Vitoria (Álava): a pie o en bicicleta por el Anillo Verde

Saltar del asfalto a la naturaleza es algo que en la capital alavesa ocurre de manera espontánea, puesto que, abrazado a la ciudad, se despliega un oxigenante corredor de 30 kilómetros. En él se suceden parques, bosques, ríos, humedales y hasta un jardín botánico con especies exóticas. Un paraíso de ecosistemas con el que completar la visita a su coqueto entramado medieval

Álava
Noelia Ferreiro

Te quedan x días gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Te quedan pocas horas gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Estás en tu periodo de prueba gratuita. Sigue disfrutando de ¡HOLA!+.

HOLA.com, tu revista en internet

Tu período de prueba gratuita en ¡HOLA!+ se ha activado con éxito

Disfruta de todo el contenido totalmente gratis durante 7 días.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Ya tienes una suscripción activa.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

De tomar unos pintxos por las calles empedradas del casco viejo a encontrarnos, de pronto, en medio de un humedal con decenas de garzas sorteando los juncos al acecho de los peces. Ambas escenas se suceden en Vitoria-Gasteiz en apenas media hora, el tiempo que se tarda en llegar del mismo centro al corredor que abraza el perímetro urbano. Lo llaman el Anillo Verde y es el pulmón de la ciudad. Nada menos que 30 kilómetros, enlazados mediante zonas ecológicas recreativas, conforman este itinerario circular, resultado de un proyecto iniciado a comienzos de los años 90 por el que Vitoria fue designada en 2012 la Capital Verde Europea y que convirtió la degradada periferia en un apacible espacio natural.

Álava©Gonzalo Azumendi
Centro de Interpretación de la Naturaleza Ataria, en los humedales de Salburua.

Armentia, Olarizu, Salburua, Alegría, Zabalgana, Zadorra, Errekaleor y Las Neveras son los parques que se suceden a lo largo del Anillo Verde. Juntos conforman una gran diversidad de ecosistemas de enorme valor ecológico y paisajístico. Bosques, ríos, humedales, praderas, setos, riberas…, y hasta un jardín botánico con diversas colecciones de plantas.

Álava©Gonzalo Azumendi
Recorrer en bicicleta el Anillo Verde es una forma idónea de tomarle el pulso a la ciudad mientras se hace deporte. En la imagen, el singular edificio de Caja Vital Kutxa.

Está en las ganas y la energía de cada cual decantarse por uno u otro parque. El de Armentia, por ejemplo, alberga un extenso bosque de quejigos, encajado entre el núcleo urbano y los Montes de Vitoria, y en el que se puede visitar la célebre basílica de San Prudencio, patrón de Álava. En el de Olarizu se asienta un jardín botánico de más de 120 hectáreas, con una representación de los principales bosques de Europa. Y el de Salburua es, tal vez, el más interesante, por tratarse de un humedal en el que habitan (o hacen parada) numerosas aves y otras especies como el visón europeo, en peligro de extinción. Un lugar reconocido internacionalmente como parte de la Red Natura 2000, en el que, además de seguir los senderos que conectan las lagunas principales, es fundamental asomarse al mirador volado sobre las aguas. En el centro de interpretación Ataria facilitan toda la información.

Más ambicioso es el plan de recorrer de una vez todo el itinerario circular. Las familias lo hacen, sobre todo en bicicleta, puesto que el trazado es de dificultad media-baja y la duración del trayecto resulta asequible: cuatro horas y media. En el camino se suceden merenderos, áreas de recreo, fuentes y miradores.

Álava©Gonzalo Azumendi
La plaza de la Virgen Blanca es el lugar de encuentro de la capital alavesa, con el monumento a la batalla de Vitoria, la iglesia de San Miguel y numerosas terrazas y comercios a su alrededor.

La Vuelta al Anillo Verde es, tal vez, el sendero más famoso, pero en ningún modo el único. En una ciudad que dispone de 42 m2 de espacios verdes por habitante y de 150 kilómetros de carriles bici, los amantes de las dos ruedas tienen dónde elegir. No en vano, también por aquí discurre la Vía Verde del Ferrocarril Vasco Navarro, la Colada de Peña Betoño y la gr 25 (Vuelta a la Llanada Alavesa).

Álava©Shutterstock

A los menos activos siempre les quedarán los paseos por el centro histórico de sabor medieval. Igualmente recomendable es subir a la torre de la iglesia de San Vicente, pasar por las dos catedrales, la Casa del Cordón, el Portalón…, y la animada plaza de la Virgen Blanca, punto de partida perfecto para iniciar una ruta de vinos y descubrir otra atractiva faceta de Vitoria.

Álava©Gonzalo Azumendi
Bóveda estrellada y policromada que cubre la sala noble del torreón de la Casa del Cordón de Vitoria. Abajo, en bicicleta por el parque Armentia, que alberga un extenso bosque de quejigos.

No dejes de...

Descubrir las playas de Vitoria. Es cierto que no tiene litoral, pero sí un pantano cercano, el de Ullíbarri-Gamboa, con dos playas cuya calidad ha sido reconocida con bandera azul: Landa y Garaio. En ellas se puede disfrutar de un buen baño y practicar deportes náuticos: remo, piragüismo, windsurf... En el Parque Ornitológico de Mendixur, con más de 70 hectáreas, la zona sur del embalse, se observan aves (ullibarri-gamboa.araba.eus/es).

Álava©Gonzalo Azumendi

Guía práctica

Guía práctica

Álava©Gonzalo Azumendi
Cuándo ir

Vitoria goza de un clima continental moderado; eso sí, con grandes oscilaciones térmicas entre el día y la noche. Para encontrar la temperatura más suave, la mejor época sería la primavera.

Cómo llegar

El Anillo Verde es accesible desde diversos puntos de Vitoria a pie, en bicicleta o en autobús urbano.

Qué ver

ANILLO VERDE. Conjunto de parques que bordean la ciudad, con 90 kilómetros de senderos peatonales y ciclistas, incluido el itinerario Vuelta al Anillo Verde, de 33 kilómetros. Hay algunos centros para recabar información, como la Casa de la Dehesa de Olarizu, el Jardín Botánico de Olarizu o el Centro de Interpretación de los Humedales de Salburua Ataria. CASCO MEDIEVAL. Es el corazón de la ciudad. Merece la pena ver las dos catedrales, la Casa del Cordón, el Portalón, la Torre de los Anda… ARTIUM. El mayor museo de arte contemporáneo de Euskadi, con una importante colección de arte vasco de los siglos XX y XXI (artium.eus/es/visita). RUTA DE LOS MURALES. Diseñados y creados mediante talleres colectivos, los grandes murales desperdigados por las calles conforman una de las rutas más especiales de la ciudad, oficialmente Itinerario Muralístico de Vitoria-Gasteiz (muralismopublico.com).

Dónde dormir

PARADOR DE ARGÓMANIZ (Argómaniz,parador.es). Hay que desplazarse unos kilómetros de Vitoria para alojarse en este elegante palacio renacentista desde el que se contempla la llanura alavesa, la sierra del Gorbea y el pantano Ullíbarri-Gamboa. SILKEN HOTEL (Vitoria, hoteles.silken.com). Con una impresionante fachada de líneas clásicas y un lujoso interior contemporáneo. LA CASA DE LOS ARQUILLOS (Vitoria, lacasadelosarquillos.com). En un céntrico edificio centenario, ocho habitaciones decoradas por artistas de la ciudad.

Dónde comer

EL CLARETE (Vitoria, elclareterestaurante.com). Uno de los clásicos de la ciudad. Mítica taberna reformada y con un exquisito menú degustación. ASADOR ORIO (Vitoria, asadororio.es). En este restaurante se disfruta de la mejor carne a la parrilla. ZALDIARAN (Vitoria, restaurantezaldiaran.com). Para darse un homenaje de alta cocina. Ganador del Premio Nacional de Gastronomía.

Más información

TURISMO VITORIA-GASTEIZ, vitoria-gasteiz.org


Más sobre