Chris O'Neill, marido de Magdalena de Suecia, sale al paso de los últimos comentarios sobre él: 'Soy el que mantiene a la familia'

El empresario está pasando el verano en el palacio de Solliden, Suecia, junto a su mujer y sus dos hijos

por hola.com

“Yo soy el que mantiene a la familia y necesito poner comida en la mesa. Tengo un trabajo en el que no siempre puedo decidir un mes antes estar en un acto oficial”, asegura tajante Chris O’Neill, el marido del princesa Magdalena de Suecia, en una entrevista al diario sueco Expressen. Sus constantes ausencias el último año en importantes eventos de la Familia Real, entre ellos el 69 cumpleaños del rey Carlos Gustavo de Suecia el pasado mes de abril, han sido muy criticadas. Llegando incluso a afirmarse que el matrimonio estaba atravesando una fuerte crisis.

VER GALERÍA

Las declaraciones datan del pasado 21 de julio, durante sus vacaciones estivales en el palacio de Solliden. "Tengo mi empresa en la que trabajo muy duro y donde puedo ser que coincida la visita de un cliente con un evento importante”, dice. “Estos clientes no tienen visión de futuro”, asegura O'Neill, de 41 años. Además contesta a aquellos que le ven como un ‘chico malo’: “Ellos no me conocen. No tienen idea de quién soy”, añade.

La familia ha regresado a Suecia después de vivir un tiempo en Nueva York. Ahora volverán a cambiar de residencia, esta vez se establecerán en Londres donde el empresario dirige la compañía Wilton Pagos Limited. “Llegar a Suecia fue temporal. Nunca fue nuestra intención. El plan desde el principio era que íbamos a vivir en Londres, pero luego vino el nacimiento del bebé y pensamos que sería bueno estar en Estocolmo durante este tiempo”, aclara. “No quiero estar sólo todas las noches en una habitación de hotel. Quiero volver a casa con la familia y que podamos cenar juntos. Todo lo demás no es importante”, reconoce. La princesa Magdalena y los niños se mudarán “a principios de otoño”, confirma y su estancia en la capital inglesa se prolongorá durante dos años.

VER GALERÍA

A principios de julio nacía el segundo hijo de la princesa Magdalena de Suecia y su marido, el príncipe Nicolás, y el empresario ha querido contar cómo fue el parto en el que estuvo presente. Fue una experiencia “maravillosa” e, incluso, fue el encargado de cortar el cordón umbilical. “Sí, obviamente fue muy mágico. Fantástico”. El bebé lleva por nombre, Nicolás Paul Gustaf, el primer nombre lo eligió Magdalena, el segundo en honor al fallecido padre de Chris O’Neill y Gustaf en homenaje al Rey de Suecia.

VER GALERÍA

Ahora toca organizar el bautizo del bebé -sexto en la línea de sucesión al trono- que llegó al mundo dos días después de la boda del príncipe Carlos Felipe de Suecia y Sofia Hellqvist, y ya están pensando en la fecha. “Ahora bien, no sólo decidimos nosotros, hay muchas personas involucradas en el bautismo y se debe elegir una fecha en la que todo el mundo puede estar”. Además ha confirmado que la celebración tendrá lugar en Suecia. “No será en Öland, pero posiblemente sea en Estocolmo o en el Palacio de Drottningholm”. En su capilla, situada en la isla de Lovön, fue bautizada la princesa Leonore en junio de 2014. El deseo de los padres es que se oficie un bautismo muy parecido al de su primogénita. “Nos quedamos muy agradecidos por el bautismo. Y felices de que fuera tan bien”.

VER GALERÍA

Durante la entrevista también habla de las vacaciones de verano que está disfrutando en el palacio de Solliden. Un precioso lugar rodeado de naturaleza y situado en la isla sueca de Öland . “Estamos pasando unos días maravillosos”, dice. “Cogemos las bicis, hacemos excursiones. La princesa Leonore descubre el increíble huerto de palacio. Los primos juegan entre sí y crecen juntos”, revela. También reconoce que tiene un trato muy normal con sus suegros. “Los padres de Magdalena son unas personas muy generosas”. Y añade: “Estoy muy agradecido de que haberles conocido”.

- Las primeras imágenes del segundo hijo de Magdalena de Suecia y Chris O'Neill

- Magdalena de Suecia se mudará a Londres con su familia en otoño

- La desconocida riqueza de Chris O´Neill

A la pregunta de si se arrepiente de pertenecer a la Familia Real y ver vulnerada su privacidad es contundente: “Nunca". Y añade: Si tuviera que hacerlo de nuevo, por supuesto, que me convertiría en parte de la familia. Otra vez y un millón de veces. Son las personas más generosas que he conocido”.

El empresario, de origen británico, concluye la entrevista con una cuestión que despierta gran curiosidad entre los ciudadanos del país de su mujer, no es otra que cómo lleva sus progresos con el idioma sueco. “Poco a poco, pero algo lento debido a mis constantes viajes. ¡Leonore y yo aprendemos juntos!, bromea.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie