El misterio de la princesa Charlene de Mónaco y los rumores de separación que no cesan

Después de cuatro meses, sigue retenida en Sudáfrica por razones médicas. La mujer del príncipe Alberto nunca pareció muy cómoda bajo su corona, pero, ahora, la felicidad de la Princesa está cuestionada

Charlene de Mónaco

Te quedan x días gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Te quedan pocas horas gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Estás en tu periodo de prueba gratuita. Sigue disfrutando de ¡HOLA!+.

HOLA.com, tu revista en internet

Tu período de prueba gratuita en ¡HOLA!+ se ha activado con éxito

Disfruta de todo el contenido totalmente gratis durante 7 días.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Ya tienes una suscripción activa.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Los mensajes de Palacio pretenden ser tranquilizadores, y la princesa Charlene no ha dejado de hacer declaraciones de amor a su marido, pero su larga ausencia sigue alimentando las especulaciones de separación en la prensa internacional.

La primera dama de Mónaco continúa retenida en Sudáfrica por razones médicas. Durante su misión para la conservación de la fauna, sufrió una infección de nariz, oído y garganta -previamente se había sometido a un levantamiento de senos paranasales e injerto óseo- y ya no hubo vuelta atrás. Lo explicó ella misma en una entrevista con el canal sudafricano News24, después de que los médicos le impidieran volver a Europa porque sería un riesgo volar.

itle rename Monaco©©HSHPRINCESSCHARLENE

Charlene vive en una villa cerca de Durban

Desde entonces Charlene vive en una villa cerca de Durban, según diferentes informaciones, pasa mucho tiempo cosiendo mantas para niños y solo ha recibido la visita de su familia en dos ocasiones durante estos cuatro meses.

La última, tras la operación de cuatro horas a la que fue sometida bajo anestesia general. Un momento que compartieron todos unidos, aunque ni las imágenes, los mensajes –“Alberto es mi roca y mi fuerza”- ni los reencuentros parecen suficientes para tranquilizar a un principado.

itle rename Monaco©©HSHPRINCESSCHARLENE

La situación es compleja y las últimas fotografías del matrimonio (solos y con sus hijos) realizadas por Christian Sperka y difundidas por la propia Charlene el 25 de agosto no borraron las dudas. La apariencia desmejorada de la Princesa y el abrazo entre ellos, aunque muy estrecho, calificado de frío, siguió dando pie a suposiciones. Son numerosos los medios que apuntan a que a los problemas otorrinolaringológicos se suman los de la salud de su matrimonio.

Cuando se queda en La Roca, no reside en el Palacio

Bunte, revista alemana que suele estar bien informada sobre la vida de los Grimaldi, abrió la caja de los truenos el 15 de julio cuando publicó que estaban al borde del divorcio; que Charlene estaba buscando una casa cerca de Johannesburgo y que se había comprado un caballo de carreras, un pura sangre llamado Sígueme.

Asimismo, la revista Paris Match también atribuyó su traslado a tensiones dentro de la corte en un artículo firmado por un comentarista real muy respetado de Francia, Stéphane Bern.

itle rename Monaco©©HSHPRINCESSCHARLENE

Los monegascos saben que Charlene pasa la mayor parte del tiempo entre el refugio de Roc Agel, una casa en Córcega y Turquía y que, cuando se queda en La Roca, no reside en el Palacio sino en el antiguo apartamento de la Princesa Estefanía. Tampoco les puede esconder su mirada triste y que nunca hizo el esfuerzo de aprender francés. Además, cada vez les resulta más difícil creer en los motivos de las cancelaciones a actos en el último minuto, apuntó Bern en la publicación.

Rodeada de misterio y luchando por recuperarse

La princesa melancólica no sonríe en sus salidas oficiales y muestra su lado más rebelde con continuos cambios de imagen. El último, radical: un corte de pelo estilo punk. Nunca pareció muy cómoda bajo su corona y ahora, cuando su felicidad está cuestionada, vive rodeada de misterio y luchando por recuperarse.

Charlene de Monaco©GettyImages

La última vez que los monegascos pudieron verla fue el 26 de enero, durante la celebración de la Santa Devota. Si bien es cierto que, en abril, la princesa publicó una foto familiar durante la Pascua, en Roc Agel. Con sus continuas ausencias no llamó la atención su no presencia durante semanas ni que hiciera las maletas para irse a Sudáfrica de la mano de su Fundación a luchar contra la caza furtiva de rinocerontes, en mayo… Hasta que llegó el primer comunicado de palacio para informar que no asistiría al Gran Premio de Mónaco por una infección otorrinolaringológica. Sin duda, una de sus citas preferidas.

Los rumores se dispararon cuando la Princesa comunicó que no podría regresar a Mónaco en julio para celebrar su décimo aniversario de boda

Pero solo era el comienzo. En julio, los rumores se dispararon cuando la Princesa comunicó que no podría regresar a Mónaco para celebrar su décimo aniversario de boda. Tampoco para ser la anfitriona junto al Soberano de uno de los eventos con más protagonismo para ella. La noche de la Cruz Roja a la que la princesa Carolina regresó con su familia para acompañar a su hermano… Y se unió inesperadamente el hijo ilegítimo del Príncipe, Alexandre, de 18 años, acompañado de su madre, Nicole Coste. Una novedad que, apuntan diferentes cabeceras, podría no haber gustado a la princesa. Tampoco que, en el otoño de 2020, una brasileña diera los primeros pasos para que el príncipe reconociera la paternidad de una niña de 16 años.

itle rename Monaco©GTres

Pero no sólo son los medios internacionales los que hablan de una brecha en el matrimonio. La tía del príncipe, Christa Mayrhofer-Dukor también confesaba recientemente en una entrevista con la revista italiana Oggi que “Alberto me ha hablado de distancia física e interior con Charlene. He comprendido que el divorcio es inminente”.

Está “ansiosa” y “lista para volver”, dijo el príncipe Alberto

El Soberano monegasco no ha entrado en desmentidos, aunque en su reciente entrevista con la revista People no pasó por alto las informaciones en medios que han sugerido que los problemas matrimoniales, y no los problemas médicos, son los han mantenido a su familia separada.

itle rename Monaco©©HSHPRINCESSCHARLENE

En estas últimas declaraciones, también aseguró que su esposa está “ansiosa” y “lista para volver”. “Sé que se dijo que posiblemente sería a finales de octubre, pero eso fue antes de esta ronda más reciente de citas. Estoy bastante seguro de que podemos acortar un poco ese periodo de tiempo”… Y bromeó diciendo que su esposa estaba dispuesta a hacer cualquier cosa para regresar, incluso “a ser polizón en un barco para regresar a Europa”.

Pero los problemas de Charlene persisten. La pasada semana (1 de septiembre), tan solo unas horas después de las esperanzadoras palabras del Príncipe, su mujer era ingresada de urgencia en el hospital Netcare Alberlito Ballito, en KwaZulu-Natal, cerca de Durban (Sudáfrica), después de perder el conocimiento debido a complicaciones de su afección.

itle rename Monaco©©HSHPRINCESSCHARLENE

Ingresada con nombre falso

News24 lanzó la noticia: Charlene permanece ingresada con un nombre falso para evitar las filtraciones a la prensa. Y, a las pocas horas, palacio publicó un nuevo comunicado para informar que “Su Alteza está siendo acompañada de cerca por su equipo médico, que ha afirmado que su estado de salud es tranquilizador“.

Tras este último susto y, aunque ha recibido el alta, no se sabe si la Princesa podrá regresar en la fecha que había avanzado o incluso, como dijo su marido, adelantarla. Pero de momento, todo sigue su curso. El Soberano ha multiplicado las apariciones públicas con sus hijos, los príncipes Jacques y Gabriella, de seis años, -los tres acaban de estar en Irlanda-, mientras espera el regreso de su mujer al principado.

Charlene de Monaco©GettyImages

Los rumores de separación siempre los han perseguido

Charlene lleva cuatro meses fuera de Mónaco y en unas semanas, cuando regrese a sus costas, se espera saber más de su salud y de una relación en la que los rumores de separación siempre los han perseguido. Desde antes de la boda, cuando el semanario francés L‘Express publicó que Charlene, una novia a la fuga, había tratado de escapar a Sudáfrica, al regreso de su viaje de luna de miel en Mozambique, cuando manifestaron su indignación frente a las informaciones sobre su matrimonio, que consideraron ”insoportables” y “delirantes”.

Sus vidas y sus trayectorias no pueden ser más distintas, pero Alberto y Charlene siempre han encajado en sus diferencias.