Meghan Markle y el príncipe Harry

En marzo se despidieron de sus papeles como 'royals'

El año del 'Megxit': la nueva vida del príncipe Harry y Meghan Markle

Desde que los duques de Sussex decidieron renunciar a sus deberes reales viven fuera del Reino Unido y se han visto salpicados por algunas polémicas

por hola.com

Tras las pasadas navidades y con el recién estrenado 2020, el príncipe Harry y Meghan Markle sorprendieron al mundo con una insólita decisión: renunciaban a sus obligaciones reales para volcarse en sus propios proyectos solidarios. Un movimiento inesperado para uno de los hijos del heredero al trono británico y que abrió una crisis sin precedentes que Isabel II logró atajar en tiempo récord, desde su finca de Sandringham, donde hasta esta Navidad acostumbraba a pasar las fechas más entrañables del calendario. Finalmente los duques de Sussex lograron lo que ya ha pasado a la posteridad como el Megxit gracias a un acuerdo en el que lograron su ansiada libertad, poder vivir fuera de Reino Unido y ser económicamente independientes para emprender una nueva vida. Eso sí, con algunas concesiones que quedaron detalladas punto por punto en un acuerdo, que permitió que dos meses después fueran totalmente autónomos para desvincularse de la Familia Real. Durante este año, la vida de Harry y Meghan y la de su hijo Archie ha cambiado radicalmente y también ha estado salpicada por algunas polémicas.

VER GALERÍA

A continuación detallamos los puntos clave de la salida de los duques de Sussex:

El anuncio de su paso atrás institucional

A través de sus canales oficiales, los duques de Sussex anunciaron su decisión de dejar de ser miembros ‘senior’ de la Familia Real británica y “trabajar para ser independientes a nivel financiero mientras seguimos apoyando al completo a Su Majestad la Reina”. También anunciaron sus planes de vivir entre Reino Unido y Norte América. Isabel II no se quedó impasible y horas después respondió con otro comunicado en el que daba a entender su malestar. Sin embargo, mujer práctica donde las haya, llamó a losmiembros que ocupan las primeras posiciones en la línea de sucesión al trono para zanjar el asunto y no dejar ningún fleco suelto. Así, en la cumbre de Sandringham se establecieron las nuevas reglas del juego para los duques de Sussex que, entre otras cosas, podían seguir conservando su título, pero no el tratamiento de altezas reales, su casa de Inglaterra, Frogmore Cottage, a cambio de que pagaran las obras de rehabilitación que se sufragaron con el erario público, la prohibición de usar con fines comerciales la marca Sussex Royal, contar con su propio servicio de seguridad para poder vivir fuera de Gran Bretaña y no tener deberes reales. Primero vivieron un tiempo en Canadá, país al que Meghan se mudó en su época de actriz, para luego recabar en California (Estados Unidos).

Salen a la luz sus primeros contratos laborales

La duquesa de Sussex fue la primera en tener un nuevo trabajo. Disney, el gigante del entretenimiento, la fichó para poner la voz en off en un documental a cambio de que la compañía hiciera una donación a Elephants Without Borders, que se dedica a la vida silvestre y los recursos naturales. Tras esta primera toma de contacto con el mundo laboral, la Duquesa y su marido han tenido otras muchas ofertas profesionales y han aparecido en muchas ocasiones, la mayoría de manera virtual a causa de la pandemia para visibilizar y poner el foco en muchas de las causas que les interesan como es el feminismo, la erradicación del racismo, la conservación del medio ambiente, los problemas mentales y la juventud.

VER GALERÍA

- ¿Aún no sabes que significa 'Megxit'? El prestigioso diccionario inglés Collins te lo explica

- Todos los tabúes que ha roto Meghan Markle

Nuevos compromisos benéficos

Tras la cumbre de Sandringham y con el acuerdo del Megxit firmado, Meghan pronto comenzó a crear su propia agenda. Solo una semana después de que decidieran dar un paso atrás como royals, la duquesa reapareció en un refugio de mujeres en Vancouver. Mientras, su marido acudió al Palacio de Buckingham para presenciar el sorteo de la Copa Mundial de la Liga de Rugby. Aunque técnicamente ya no estaban dentro del núcleo duro de los Windsor, se abrió un periodo de transición que duraría hasta marzo en el que, principalmente, el nieto de la Reina tendría que participar en algunos actos institucionales que ya estaban previstos. Fue en uno de estos compromisos cuando el hijo menor del príncipe Carlos rompió su silencio tras el Megxit y en un discurso histórico dijo: “Quiero que escuchen mi verdad”. Durante la cena en beneficio de la organización Sentebale, que fundó en 2006, manifestó que “la decisión que hemos tomado de dar un paso atrás no ha sido a la ligera. Han sido muchos meses de conversaciones, tras muchos años de retos. Y sé que no siempre lo hemos hecho bien, pero llegados a este punto, no había otra opción”.

De Canadá a Estados Unidos y cada vez más lejos de Reino Unido

A pesar de conservar su casa inglesa de Frogmore Cottage, lo cierto es que entre las restricciones para viajar por culpa de la pandemia y que su vida al otro lado del charco está ya muy asentada, parece poco probable que los Sussex regresen a Reino Unido en el corto plazo, aunque quizá den una sorpresa esta Navidad. Así las cosas, los Duques llevan ya un tiempo viviendo en una mansión en Montecito, Santa Bárbara (California), que adquirieron en verano y donde están criando a su hijo Archie, de 19 meses. Antes, estuvieron en otra magnífica villa de Beverly Hills del actor Tyler Perry.

VER GALERÍA

Su esperada reaparición y su marcha definitiva a lo grande

Marzo de 2020 marcó un antes y un después en la vida de los duques de Sussex. A principios de ese mes la pareja regresó a Reino Unido para hacer entrega de los premios Endeavour. Con una incesante lluvia y todos los flashes apuntado hacia ellos, Harry y Meghan reaparecieron en el país del Príncipe como dos estrellas de Hollywood. Cómplices y muy sonrientes derrocharon simpatía y buen humor en una ceremonia de entrega de galardones que se otorgan a los militares veteranos heridos en acto de servicio. De ahí fueron al Royal Albert Hall vestidos de gala en el que se convirtió en su penúltimo acto oficial para, el 9 de marzo, despedirse de su papel de royals rodeados de la Familia Real en la Abadía de Westminster con motivo del Día de la Commonwealth, una de las jornadas más importantes del calendario británico. Allí, además de encontrarse con la Reina, estuvieron con el príncipe de Gales, la duquesa de Cornualles, los duques de Cambridge y los condes de Wessex, en un acto en el que Meghan deslumbró vestida de verde y que puso de manifiesto la tensión entre los hermanos, que apenas se dirigieron la palabra. Esa fue la última vez que se vio en público a los Sussex con el núcleo duro de la Familia.

VER GALERÍA

Fundan Archewell, su nueva organización

Un mes después de su último acto como miembros de primer nivel de la realeza, Meghan y Harry desvelaron los detalles de su nueva entidad sin ánimo de lucro a la que han llamado Archewell, un claro homenaje a su hijo Archie y de la que aunque ya hay página web todavía poco se conoce de sus objetivos, aunque si que está previsto que sea un megaproyecto que contemplaría un imperio educativo multimedia e incluso el lanzamiento de un amplio sitio web de bienestar con películas, podcast y libros. Sobre su lanzamiento, que podría haberse retrasado por la pandemia, ya dijeron que la lanzarán “cuando sea el momento adecuado”.

Ruptura con los tabloides

En su particular guerra para lograr su ansiada independencia, los duques de Sussex anunciaron otra gran cruzada: su decisión de romper lazos con cuatro importantes periódicos sensacionlistas ingleses. De esta manera no responderían a las preguntas de los periodistas de Daily Mail, Daily Mirror, The Sun y Daily Express ni con otras publicaciones generalistas de los grupos a los que pertenezcan estos medios. “Es gravemente preocupante que una parte influyente de los medios de comunicación durante muchos años, haya tratado de aislarse, de no  asumir la responsabilidad de lo que publican, incluso cuando saben que será distorsionada, falseado o será invasivo más allá de lo razonable”, dijeron. A esta medida se suma el litigio que la nuera del príncipe Carlos mantiene contra Associated Newspaper, editora de Mail on Sunday, a la que demandó por publicar extractos de una carta “privada y confidencial” enviada a su padre, Thomas Markle, en agosto de 2018, tres meses después de su boda con el príncipe Harry.

VER GALERÍA

La esperada aparición de Archie

Archie, el hijo de la pareja, ha permanecido ajeno a los focos casi desde su nacimiento y las imágenes de él se cuentan con los dedos de una mano. Además de su presentación al poco de nacer, su bautizo, su aparición en la gira por África  y una fotografía en sus primeras navidades, el pequeño casi no ha sido retratado. Sin embargo, los Duques quisieron mostrar un vídeo con motivo de su primer cumpleaños, que tuvo lugar el 6 de mayo de 2020 en el que se le veía con su madre leyendo un cuento, en unas imágenes grabadas por su padre. Desde entonces al bisnieto de la soberana no se le ha vuelto a ver

VER GALERÍA

Sale a luz una biografía autorizada

En agosto salió a la luz la biografía Finding Freedom: Harry, Meghan and the Making of a Moder Royal Family (Encontrando la libertad: Harry, Meghan y la creación de la Familia Real moderna) en la que se daba “un retrato honesto y cercano de una pareja segura, influyente y progresista que no tiene miedo a romper la tradición y crear un nuevo camino”, según Dey Street Books, la editora con sede en Nueva York, responsable de este lanzamiento firmado por Omid Scobie y Carolyn Durand y en el que se prometía mostrar “la verdadera historia del príncipe Harry y Meghan”.

Un gran golpe de efecto: firman un contrato con Netflix y con Spotify

A principios de septiembre, HELLO! confirmó que la pareja había sellado un importante acuerdo con Netflix. Ellos mismos dieron detalles del contrato en el que crearán “contenido que informe, pero que también de esperanza. Como padres recientes, hacer una programación familiar que inspire es importante para nosotros”, explicaron. Desde la plataforma digital detallaron que se mostraron “increíblemente orgullosos” de que  los duques de Sussex les eligieran para realizar formatos de toda índole: desde documentales a largometrajes pasando por programas infantiles y otros espacios guionizados. Hace tan solo unos días se conoció que producirán y presentarán programas en Spotify y cuyo contenido comenzará este mismo mes de diciembre. Su primera serie de podcasts completos se podrá escuchar a partir del próximo año.

VER GALERÍA

Rompen con uno de los tabúes de la realeza

Desde que se casaron, Harry y Meghan impusieron un estilo propio que se ha acentuado tras el Megxit. Con ellos no van los convecionalismos y si están implicados en algo lo hacen con todas las consecuencias. Así, en una de sus apariciones televisivas, rompieron con uno de los tabúes de la realeza más arraigados: manifestarse sobre cuestiones políticas. Desde el jardín de su casa animaron a los estadounidenses a participar en las elecciones presidenciales de Estados Unidos, que finalmente dieron como vencedor al demócrata Joe Biden. “Cuando votamos, nuestros valores entran en acción y nuestras voces son escuchadas”, dijo Meghan, que también se convirtió en la primera persona de la realeza británica en ejercer su derecho al voto.

VER GALERÍA

La confesión más desgarradora

Hace tres semanas, y mientras circulaban rumores de que Meghan podría estar embarazada de nuevo, una vez más la Duquesa sorprendía a todos con su confesión más íntima y personal. Rompiendo nuevamente tabúes revelaba que sufrió un aborto en julio cuando estaba esperando su segundo bebé. La forma y el fondo de este desgarrador testimonio también sorprendió. Meghan no eligió un comunicado sino un artículo de opinión en el New York Times, un periódico estadounidense de corte progresista y de gran prestigio mundial para hacer una confesión en primera persona hablando como nunca de su privacidad, esa que tanto está tratando de proteger de la prensa, un movimiento que sorprende, sobre todo, cuando la Duquesa tiene un litigio judicial con los tabloides precisamente por intromisión en su esfera más privada. También resulta inaudito que un miembro de la Familia Real británica hable de un tema tan personal de una manera pública, tan abierta y tan franca usando un altavoz como es el rotativo estadounidense. “Sabía, mientras abrazaba a mi primogénito, que estaba perdiendo al segundo”, escribió en la columna de opinión. Después continúa su relato cuando estaba en la cama del hospital y el príncipe Harry junto a ella. “Sentí la palma de su mano húmeda por nuestras lágrimas y besé sus nudillos” para acabar dando muestras de lo dolorosa que ha sido para ella esta traumática experiencia: “Perder un hijo significa cargar con un dolor casi insoportable, experimentado por muchos, pero del que pocos hablan. Mi esposo y yo descubrimos que en una planta del hospital con cien mujeres, entre diez y veinte habían sufrido un aborto espontáneo. Sin embargo, este tema sigue siendo tabú”, lamentó en su carta abierta en el medio de comunicación. Semanas más tarde reapareció en la cadena de televisión CNN para poner en valor el trabajo de los trabajadores esenciales durante la pandemia.

Loading the player...

Escucha a Meghan y Harry locutando su primer programa de podcast

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie