palacio-buckingham-getty

Isabel II lanza su propia 'ginebra real' elaborada en el Palacio de Buckingham

La bebida promete hacer las delicias de los gourmets y levantar la marca de la soberana tras la crisis

por hola.com

Ahora cualquiera podrá disfrutar de una buena copa en la comodidad de su propia casa exactamente igual que lo haría una reina. Y es que Isabel de Inglaterra ha lanzado su propia ginebra elaborada con ingredientes botánicos cuidadosamente seleccionados de los jardines del Palacio de Buckingham. La ginebra premium de etiqueta real se encuentra disponible desde hace apenas unos días en pequeños lotes en la tienda de regalos de Royal Collection Trust a un precio de 40 libras (en torno a los 45 euros) la botella de 70 cl y está previsto también que comience a servirse en eventos oficiales en palacio en el futuro. 

VER GALERÍA

Isabel II, una Reina a la última, realiza su primera videollamada a los 94 años
- Isabel II disfruta con una gran sonrisa del 'Trooping the Colour' más íntimo

“La esencia de esta ginebra está impregnada de notas cítricas y herbales derivadas de 12 componentes botánicos, varios de los cuales han sido extraídos del jardín del Palacio de Buckingham, como verbena de limón, bayas de espino, hojas de laurel y de morera. La plantación de moreras se popularizó en Inglaterra durante el reinado de Jaime I y ese vínculo real aún perdura hoy con 40 especies diferentes de árboles en el jardín del Palacio”, explicó un portavoz de The Royal Collection Trust haciendo notar su exclusividad, un lujo para paladares exigentes.

VER GALERÍA

La soberana británica ha compartido con el mundo su bebida favorita tal y como a ella le gusta. La reina Isabel bebe su ginebra con Dubonnet, un vino dulce fortificado de origen francés, y al parecer toma el cóctel con dos partes de Dubonnet por una parte de ginebra, con una rodaja de limón y mucho hielo, pero The Royal Collection Trust recomienda para calmar la sed  “servir una medida de ginebra en un vaso corto lleno de hielo antes de rellenar con tónica y adornar con una rodaja de limón”. 

No habrá una ginebra más exquisita que la de la reina Isabel en el mercado, por su real abolengo y por su elegancia. La botella de vidrio transparente está decorada con una etiqueta azul turquesa que lleva como motivo un marco dorado repujado, del estilo de los muchos que cuelgan en las paredes de palacio, con flores naturales intrincadas. El propio Palacio de Buckingham firma el producto con el símbolo de la corona, ambos de color dorado, a tono también con el tapón.

VER GALERÍA

Isabel II y el Duque de Edimburgo, del flechazo juvenil al amor eterno

Todas las ganancias de las ventas de la ginebra se destinan a The Royal Collection Trust, una organización benéfica registrada, que ayuda a financiar el cuidado y la conservación de la Colección Real, y la promoción del acceso y el disfrute de la Colección a través de exposiciones, publicaciones, préstamos y programas educativos. Su estratégica salida al mercado, tras haberse anunciado que el Castillo de Windsor, el Palacio de Holyroodhouse, el Royal Mews en el Palacio de Buckingham y las Galerías de la Reina en Londres y Edimburgo reabrirán al público el 23 de julio, viene a remontar la crisis que atraviesa la marca real después de haber caído drásticamente su facturación en tiempos del coronavirus.

De los beneficios estimados de 77 millones de libras (cerca de 85 millones de euros) a los 13 escasos (casi 14 millones y medio de euros) computados a día de hoy, según las cuentas de la prensa británica. La bebida promete hacer las delicias de sus fans y a su vez levantar las finanzas a golpe de cubito de hielo, de brindis y de tradición. Aún se cuenta que la legendaria buena salud de la reina madre bebía de tales fuentes: una ginebra antes del almuerzo.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie