Realeza

Los gestos de cariño entre Federico de Dinamarca, su esposa Mary y sus hijos en la Royal Run

1/10 © Cordon Press

Por fin ha llegado una de las citas más esperadas por los miembros de la Casa Real danesa. Después de un año sin celebrarse a causa de la crisis sanitaria, nuevamente el deporte vuelve a ser el protagonista gracias a la Royal Run, una multitudinaria carrera solidaria en la que tanto Federico y Mary de Dinamarca como sus hijos se implican personalmente en cada edición. Este año, el evento nos ha dejado auténticas imágenes para el recuerdo, como ha sido ver al Príncipe y a su esposa regalarse gestos de cariño en forma de besos, abrazos y miradas cómplices ante las cámaras una vez que se encontraban, demostrando una vez más lo unida que está la familia y lo mucho que se quieren

Los royals tienen pasión por España y a los príncipes de Dinamarca también les encanta

2/10 © Cordon Press

En otra instantánea, se aprecia como Mary de Dinamarca coge de la cintura a su marido con ambas manos, una fotografía que es sin duda para enmarcar y que encajaría perfectamente en el álbum personal de la Casa Real danesa. Un escena que rebosa amor por los cuatro costados y que les serviría para recordar este día tan especial, no solo por lo que significa para ellos la Royal Run sino por el profundo afecto que se tienen entre ellos. El príncipe Federico de Dinamarca y la abogada australiana Mary Donaldson se casaron el 14 de mayo de 2004 en la catedral de Nuestra Señora de Copenhague, en lo que fue una boda histórica. El ambiente festivo se vivíó en todos los rincones de la capital danesa y miles de personas salieron aquel día a las calles para celebrarlo

¡Qué mayores! Los hijos de Federico y Mary de Dinamarca sorprenden en su último posado familiar

3/10 © Cordon Press

Federico de Dinamarca y su hija Isabella se abrazan en esta entrañable estampa, una de las muchas que nos dejó la Royal Run. El pasado mes de abril, los Príncipes anunciaron que trasladaban su residencia a la cancillería en el castillo de Fredensborg, un edificio barroco del siglo XVIII donde suelen pasar las temporadas de verano. Decidían estrenar entonces los nuevos retratos de Isabella de Dinamarca con motivo de su cumpleaños. La princesa soplaba 14 velas y posaba para la cámara de su madre en unas preciosas instantáneas que demostraban lo mucho que ha crecido

Las imágenes de la boda de la heredera de los vinos Pingus en Valladolid, a la que asistieron Federico y Mary de Dinamarca

Más sobre: