Eiza González vestido rojo sexy

Transparencias y lentejuelas: Eiza González se supera con el vestido rojo más sexy

La actriz mexicana impacta con un seductor diseño durante la presentación de su última película, 'Bloodshot'

por Luis Javier Merino

No hay duda de que Eiza González se está convirtiendo en la nueva sensación mexicana de Hollywood. Si recientemente se rumoreaba su posible fichaje como Catwoman (papel que finalmente ha recaído en Zoë Kravitz), ahora la actriz puede presumir de formar parte del elenco de actores de Bloodshot, película de superhéroes en la que comparte protagonismo con Vin Diesel. Y como si hiciera honor al título de esta película, ha apostado por un estilismo inyectado en sangre para su estreno en Los Ángeles. Sin embargo, lejos de elegir una creación dramática o siniestra, ha apostado por un diseño en color rojo de tendencia que destapa su imagen más sexy con la que se supera.

VER GALERÍA

-Lee también: El debut de Eiza González en la Gala Met con el vestido más imposible

Nadie olvida su look en color amarillo sobre la alfombra roja de los Oscar 2018 (objeto de parte de los memes de la noche) ni su 'imposible' elección para debutar en la gala MET de hace dos años. Y es que Eiza González ha conseguido que la moda juegue de su parte enloquecer allá donde va. Ahora, se ha superado con su nuevo vestido rojo de lentejuelas. Una estratégica elección que se acompaña de un efecto transparente con el que presume de tipazo.

VER GALERÍA

-Lee también: Eiza González, la mexicana que bate récords con sus looks de invitada

Con cuello a la caja y sin mangas, se trata de una creación a través de la cual se dibuja el cuerpo de la actriz mexicana, de 30 años, y que pertenece a Christopher Kane (2.746 euros). Además, el diseño se acompaña de un ribeteado en la zona del escote en punto canalé de color negro. Un detalle que equilibra su imagen final y a través del cual puede coordinar su calzado, unos salones a juego con pulsera al tobillo.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie