Victoria de Suecia

Victoria rentabiliza su vestido floral de bautizo como look de trabajo tres años después

La princesa sueca convierte en su compra perfecta un diseño con el que convierto en la perfecta invitada hace tres años

por Luis Javier Merino

Para acudir a la reunión anual del Nordic Museum y Skansen & Friends en el pabellón Skanska Gruvan de Estocolmo, Victoria de Suecia nos ha dado una lección de estilo al recuperar como look de trabajo una prenda que ya se confirma como una de sus nuevas piezas todoterreno en este 2021. Una conversión que ya experimentamos cuando recicló el pasado otoño su traje en color rosa que conecta con Kate Middleton y doña Letizia. En esta ocasión, su elección ha sido un vestido floral de estilo romántico que le convirtió en la perfecta invitada hace tres años durante el bautizo de su sobrina Adrienne, hija de la princesa Magdalena. Un día inolvidable en el que los estampados de flores fueron la tendencia dominante.

VER GALERÍA

Un diseño con lazada y largo midi

Con fondo de lunares y vibrante estampado floral en tonos verde, ocre y morado, Victoria de Suecia recupera un vestido con largo midi que presenta unos favorecedores volantes en el bajo. Un guiño romántico que también consigue al incluir una lazada coordinada al cuello y a través de sus mangas abullonadas. Esta prenda que convierte en una compra rentable pertenece al sello byTimo, tras el que se encuentra Tine Mollatt como directora creativa y fundadora. Actualmente, está agotada.

-Los looks de colores para invitada que conquistarán a las mujeres más elegantes

VER GALERÍA

-De doña Letizia a Victoria de Suecia: así vistieron las invitadas a la boda de los duques de Cambridge

Los complementos lo cambian todo

El truco de Victoria para rentabilizar el vestido que llevó al bautizo de su sobrina Adrienne en la capilla del Palacio Dorttningholm el 8 de junio de 2018 es jugar con los complementos para conseguir un efecto final muy diferente. Hace tres años, optó por piezas más formales, como un tocado a modo de diadema. Ayer, relajó su look al acompañarlo de un abrigo de anchas solapas, de Totême (590 euros), que estrenó en febrero de 2020; y complementos en un color marrrón mucho más informal que el blanco que lució en su plan familar. En concreto, lleva salones de piel, modelo Armissa de Ralph Lauren (509 euros); y clutch con solapa geométrica, diseño 403 Sussana de Decadent. Culmina su estilismo de trabajo con pendientes de aro en oro amarillo del que prenden dos perlas, de Cravingfor; y reloj metalizado de Epoch Stockholm.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie