La mermelada casera es de esas cosas que no pueden faltar en tu cocina. Para el desayuno, la merienda o para acompañar multitud de platos, es una elaboración sencilla y deliciosa. Aprovecha la fruta de temporada, sigue nuestras indicaciones, consejos y recetas y tendrás la más rica que te puedas imaginar

Por

La mermelada casera es un must, un básico que siempre hay que tener en la cocina. Porque nos da un juego como pocas preparaciones. Es un comodín que endulzará tus platos a cualquier hora del día, no sólo en el desayuno y la merienda -con tus tostadas de pan o cruasanes-, esta receta a base de fruta y azúcar complementa a numerosos platos, combina de cine con quesos, patés, yogures, tartas, bizcochos y un largo etcétera.

Abogamos por las versiones caseras, porque las controlas tú y sabes que están hechas con ingredientes naturales -pese a que hoy en día hay algunas comerciales muy conseguidas, que para unas prisas...-. Además, son una maravillosa forma de aprovechar productos de temporada, sobre todo si ves que tienes una gran cantidad y se te van a estropear en la despensa o en la nevera.

Ingredientes para elaborar una mermelada casera

Tan sólo lleva fruta y azúcar. La proporción recomendada, sobre todo en las recetas más antiguas, es de un 50% de azúcar y un 50% de fruta –el mismo peso de azúcar y de fruta–. Pero te recordamos que el azúcar contribuye a conservar más tiempo una mermelada de forma natural. Para ello, pesa la fruta ya preparada, sin huesos, hojas o cortezas y añade el peso de azúcar aconsejado.

Cómo elaborar una mermelada casera

  1. En primer lugar, pela y/o limpia la fruta, quitándole rabitos, semillas, etc
  2. Pesa, y por cada kilo de fruta añade el mismo peso en azúcar -no pasa nada si decides reducir la cantidad y 'aligerar' la receta
  3. Deja macerar la fruta con el azúcar durante 12 horas -este paso no es imprescindible pero el sabor a fruta se acentuará-
  4. Incorpora la mezcla en una cazuela y deja cocer a fuego vivo al principio, desespumando cuando se necesite; baja el fuego, y deja cocer entre 30 y 60 minutos, desespumando de vez en cuando
  5. Retira del fuego y deja enfriar
  6. Procede a su envasado en tarros de cristal esterilizados y tapa bien dándole la vuelta para que se haga vacío -los mejores son los de rosca-

Consejos para tus mermeladas caseras

  • Es conveniente hacer las mermeladas en cazuelas de acero inoxidable y suficientemente holgadas para que al hervir no se derrame la mermelada
  • No conviene pasarse de azúcar para que no cristalice
  • Echa una cucharadita en un plato, deja que se enfríe durante unos minutos en el frigorífico y pon el plato en vertical. Si la mermelada está líquida y se escurre, necesita más tiempo. Si se pega al plato, ya la tendrías lista
  • Una vez hecha, conviene dejar que entibie antes de pasarla a tarros de cristal previamente hervidos
  • Al verter la mermelada no tiene que quedar aire; para ello, dar unos pequeños golpes al tarro para que se ajuste bien el contenido y dejarlos sin tapar y cubiertos hasta que se forme una película
  • No olvides cerrar bien los tarros de tu mermelada

Cómo y cuánto tiempo puedes conservar una mermelada casera

Si has seguido todos estos consejos, una mermelada cerrada herméticamente puede durar en la nevera entre 3 y 4 meses sin problema. Cuando los abras escucharás un ’pop’, señal de que hiciste correctamente el vacío.

5 recetas de mermelada casera

Puedes elegir la fruta que más te guste para hacer tu mermelada, e, incluso, te sirven distintas hortalizas y verduras, que son ideales para tomar con queso, patés, etc. Nosotros te dejamos 5 opciones para que elijas y te guíes. ¡A disfrutarlas!

Paso a paso: mermelada de moras

Los frutos rojos o negros son ideales para elaborar mermeladas caseras. Nos decantamos, en esta receta, por unas sabrosas moras.

VER RECETA

Paso a paso: mermelada de uvas

Puedes usar tanto uvas blancas como rojas. Nos decidimos por las segundas y el resultado es una mermelada perfecta para, por ejemplo, servir con unos quesos.

VER RECETA

Paso a paso: mermelada de fresas y grosellas

Aquí combinamos dos frutas para preparar nuestra mermelada y el resultado es un producto lleno de matices en la boca que te parecerá una delicia.

VER RECETA

Paso a paso: mermelada de naranja al azafrán

Las especias le dan un toque muy especial a algunas mermeladas. En este caso, el azafrán aporta un sabor y aroma muy peculiares a una mermelada de naranja.

VER RECETA

Paso a paso: mermelada de higos con un toque de canela y anís

La canela y el anís realzan el sabor de esta mermelada, para la que usamos unos sabrosos higos frescos. Es ideal para, por ejemplo, acompañar a unos patés o al foie.

VER RECETA

Este y muchos más trucos y recetas top, en tu mail cada semana si te suscribes a nuestra newsletter de COCINA aquí.