/ 
clock 30min | easyFácil | 4 COMENSALES

Alcachofas con almejas

Este es uno de los guisos más tradicionales que hay. Y siempre saldrá mejor si estamos en temporada de alcachofas, una hortaliza con numerosas propiedades saludables y un recorrido infinito en los fogones. Opta también por unas almejas de calidad, aunque también puedes utilizar otros bivalvos como chirlas o berberechos. Añade un poco de algún vino blanco seco -a nosotros nos fascinan los de Jerez, por ejemplo un fino o una manzanilla-.

Alcachofas con almejas

¡Gracias por votar! ¡Ya has votado!

Este es uno de los guisos más tradicionales que hay. Y siempre saldrá mejor si estamos en temporada de alcachofas, una hortaliza con numerosas propiedades saludables y un recorrido infinito en los fogones. Opta también por unas almejas de calidad, aunque también puedes utilizar otros bivalvos como chirlas o berberechos. Añade un poco de algún vino blanco seco -a nosotros nos fascinan los de Jerez, por ejemplo un fino o una manzanilla-.

  • 12 ud de Alcachofas
  • 500 g de Almejas
  • 2 ud de Cebolleta
  • 2 dientes de Ajo
  • 1 vasito de Vino blanco
  • 0.5 unidad de Limón
  • 1 cucharadita de Harina
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Perejil fresco
  1. 1.

    Limpia las alcachofas y quítales la parte superior y las hojas exteriores. Úntalas con limón para que no se ennegrezcan.

  2. 2.

    Cuece las alcachofas en una cazuela con agua, sal y unas ramas de perejil durante 15 minutos aproximadamente. Cuando estén tiernas, escúrrelas y reserva el caldo. Corta las alcachofas en cuartos.

  3. 3.

    Pica las cebolletas y el ajo y póchalos en una sartén con un chorrito de aceite.


  4. 4.

    Agrega el vino y deja que reduzca para añadir la harina y rehogar ligeramente.

  5. 5.

    Incopora 4 cazos del caldo de cocer las alcachofas y mezcla bien sin dejar de remover.

  6. 6.

    Incorpora las almejas y cuando se abran introduce las alcachofas y espolvorea con perejil picado.

  7. 7.

    Remueve bien para que se mezcle todo y sirve el resultado en platos hondos. ¡No dejes que se enfríe!