Suflé Alaska de marrón glacé
 / 
clock 05:00 | mediumMedia | 6 COMENSALES

Suflé Alaska de marrón glacé

Este postre te retrotraerá a tu más tierna infancia. Fue un clásico del siglo XX. Recibía también otros nombres como 'Tortilla Alaska', 'Helado sorpresa' o 'Helado con secreto'. Ha sido tan popular durante tantos años que Estados Unidos le rinde homenaje celebrando un día en su honor, el 1 de febrero. Su elaboración te llevará un tiempo considerable pero cuando pruebes el resultado te darás cuenta de lo mucho que merece la pena. Hay otra versión que se hace de la misma forma, pero al final se le añade licor y se flambea.

¡Gracias por votar! ¡Ya has votado!

Este postre te retrotraerá a tu más tierna infancia. Fue un clásico del siglo XX. Recibía también otros nombres como 'Tortilla Alaska', 'Helado sorpresa' o 'Helado con secreto'. Ha sido tan popular durante tantos años que Estados Unidos le rinde homenaje celebrando un día en su honor, el 1 de febrero. Su elaboración te llevará un tiempo considerable pero cuando pruebes el resultado te darás cuenta de lo mucho que merece la pena. Hay otra versión que se hace de la misma forma, pero al final se le añade licor y se flambea.

Para el helado
  • 500 ml de Nata para montar
  • 4 ud de Yemas de huevo
  • 120 g de Azúcar blanco
  • 1 cs de Castañas (en puré)
  • 1 rama de Vainilla natural
  • 1 ud de marrons glacé
Para la base
  • 100 g de Galletas digestive
  • 80 g de Mantequilla en pomada
  • 1 cs de Azúcar moreno
Para el merengue
  • 2 ud de Claras de huevo
  • 120 g de Azúcar blanco
  • 1 pizcas de Cremor tártaro
  • 1 pizcas de Sal
  • 1 cc de Esencia aroma de vainilla (en realidad es media cucharada)
PARA EL HELADO
  1. 1.

    Abrimos longitudinalmente la rama de vainilla con la punta de un cuchillo y extraemos las semillas.

  2. 2.

    Picamos a cuchillo el marrón glacé en trocitos pequeños.

  3. 3.

    Echamos en una cazuela la nata, el azúcar, el puré de castañas y las semillas y calentamos hasta que se disuelva el azúcar

  4. 4.

    Retiramos del fuego y enfriamos 10 min.

  5. 5.

    Batimos las 4 yemas en un cuenco y las incorporamos a la mezcla anterior hasta obtener una crema homogénea. La echamos en una cazuela y la ponemos a fuego bajo, removiendo constantemente hasta que comience a espesar.


  6. 6.

    Retiramos del fuego y pasamos por un colador fino echando en un bol el resultado.

  7. 7.

    Lo metemos dentro de otro bol con agua helada mientras continúamos batiendo hasta que se enfríe (unos 15 minutos).

  8. 8.

    Añadimos el marrón glacé picado, mezclamos y vertemos en el vaso de la heladera.

  9. 9.

    La ponemos en funcionamiento y esperamos a que cuaje (entre 20 y 25 minutos).

  10. 10.

    Forramos un bol grande con dos capas de papel film, en el interior ponemos el helado y lo metemos en el congelador.
PARA LA BASE
  1. 1.

    Desmenuzamos las galletas en un cuenco y las mezclamos con la mantequilla y el azúcar.


  2. 2.

    Colocamos esta mezcla sobre el helado extendiéndola con una espátula y dejando un espesor de 1 cm.

  3. 3.

    Cubrimos con papel film y reservamos 4 horas en el congelador.
PARA EL MERENGUE
  1. 1.

    Echamos las claras, el azúcar y la sal en un bol que pondremos el baño maría dentro de una cazuela con agua a fuego bajo.

  2. 2.

    Batimos con varillas eléctricas hasta disolver el azúcar, unos 3 min.


  3. 3.

    Retiramos del calor y añadimos el cremor tártaro y el extracto de vainilla. Continuamos batiendo hasta montar a punto de nieve firme.

  4. 4.

    Metemos el resultado en una manga pastelera con boquilla rizada y reservamos en el frigorífico.

  5. 5.

    Sacamos el helado del congelador, desmoldamos sobre una fuente redonda y retiramos el papel film.
PRESENTACIÓN
  1. 1.

    Cubrimos completamente el helado con el merengue preparado y doramos cuidadosamente con un soplete toda su superficie -puedes agregar algún licor para flambear- ¡Servimos inmediatamente y a disfrutar!