Harvey Weinstein: cronología del escándalo que cambió el mundo del cine

Declarado culpable

El caso Harvey Weinstein: cronología del escándalo que cambió el mundo del cine

En 2017 se publicó una investigación periodística en la que varias mujeres desvelaban que habían sido víctimas del productor y nada volvió a ser igual

por Marina Ortiz Cortés

Una modelo italiana, Ambra Battilana, denunció a la policía de Nueva York en marzo de 2015 que Harvey Weinstein le había tocado de manera inapropiada. Al día siguiente, y en colaboración con los agentes, le grabó pidiendo perdón por lo ocurrido, pero el fiscal de Manhattan, Cyrus R. Vance Jr., no vio pruebas suficientes para que el caso siguiera adelante. Dos años más tarde, en octubre de 2017, el New York Times publicó una investigación en la que se detallaban incidentes similares ocurridos desde 1990 y se prendió la mecha en Hollywood. La actriz de Embrujadas, Alyssa Milano, fue una de las que primero acuñó el término #MeToo al pedir a sus seguidores que le contestaran con ese hashtag si también habían sido víctimas de algún tipo de acoso o abuso sexual. Se convirtió en trending topic y poco a poco conquistó el mundo, abriendo los ojos de una generación que había crecido oyendo hablar, con toda la naturalidad del mundo, del casting couch (el sofá de los cástings), una forma alegórica de referirse a las conductas inapropiadas que sufrían algunas actrices en ciertas audiciones. 

VER GALERÍA

Según The New York Times, este movimiento social presionó a las autoridades para que tomaran cartas en el asunto e investigaran al productor de Miramax. En menos de un mes, la policía de la Gran Manzana confirmó que estaba preparando un caso contra él y que, esta vez sí, había posibilidades de que llegara a juicio. El gobernador de Nueva York ordenó una investigación en la que se llegó a la conclusión de que el fiscal que lo había desestimado en 2015 había recibido donaciones de los abogados de Weinstein, por lo que se nombró a un nuevo responsable, Joan Illuzzi.

Las alfombras rojas, en huelga

Para entonces, el movimiento ya había despegado: tenía nombre y comenzaban a formarse asociaciones como Time's Up, que podría traducirse literalmente en español como "se acabó el tiempo", y en la que más de 300 mujeres de la industria cinematográfia hollywoodiense participaron. Natalie Portman, Nicole Kidman, Emma Watson, Jennifer Aniston, Eva Longoria o Reese Witherspoon formaron parte de esta iniciativa que demandaba la elaboración de una legislación que penalizara a las empresas que toleren el acoso y una hoja de ruta para alcanzar la paridad de género en estudios y agencias. Servía también como apoyo legal al #MeToo, buscando ayudar a las mujeres en su lucha contra el acoso sexual, para lo que crearon un fondo- que comenzó con 10 millones de euros- que pagaría la defensa legal de aquellas víctimas con menos privilegios. 

Aquella temporada de premios estuvo teñida de negro para protestar por el silencio que las mujeres se habían visto obligadas a sufrir; por el tiempo que había pasado sin que la Fiscalía hubiera actuado contra Weinstein; por haber tolerado la discriminación, el acoso y el abuso. Los Globo de Oro, que normalmente se celebran a principios de año, vieron cómo prácticamente la totalidad de las actrices y profesionales del sector, además de la mayoría de los hombres, vestían de luto.

VER GALERÍA

La detención y cargos de Weinstein

En mayo de 2018, tres años después de la primera denuncia puesta contra él, se emitió una orden de arresto contra Harvey Weinstein, que acudió voluntariamente a la comisaría y fue detenido por primera vez. Se le acusaba de delitos sexuales y violación pero su abogado en el momento, Benjamin Brafman, aseguraba que, aunque había tenido un "mal comportamiento", no había cometido ningún crimen. Las víctimas que sostenían el caso en ese momento eran anónimas, aunque más tarde se acabaría conociendo que eran Jessica Mann y Lucia Evans. Se puso al productor en libertad bajo fianza tras pagar 8,6 millones de euros y, después de retirarle el pasaporte, se le obligó a llevar una tobillera electrónica que controlaba sus movimientos, solo pudiendo desplazarse entre los estados de Nueva York y Connecticut.

Dos meses después se añadía una nueva víctima a la causa, más tarde identificada como Miriam Haley, que sumaba nuevos cargos al caso. Además de añadir nuevos delitos por haberla forzado, los encargados de la acusación vieron en el comportamiento del productor "agresión sexual predatoria", es decir, consideraban que sus acciones, al estar separadas por años e incluso décadas, suponían un patrón en su forma de actuar. Para demostrarlo se contó con Annabella Sciorra, actriz de Los Sopranos, que aseguraba que había sido violada por Weinstein pero no podía presentar su propio caso porque habían pasado casi 30 años y el supuesto delito había prescrito. Este último cargo suponía una posible condena de por vida pero finalmente el jurado no lo consideró a la hora de declararle culpable. Ese mismo otoño, Lucia Evans terminó saliendo de la demanda al descubrirse que el detective que había investigado su testimonio había escondido pruebas contradictorias. 

VER GALERÍA

Cuando todo parecía listo para comenzar el juicio, el abogado del productor de Shakespeare In Love abandonó a su cliente tras conocer nuevas pruebas, retrasando aún más el proceso. Contrató a un segundo equipo legal y después a un tercero, decantándose al final por el dirigido por Donna Rotunno, que ha seguido siendo su representante hasta el momento.

Más casos fuera de Nueva York

En diciembre de 2019, más de 30 mujeres llegaron a un acuerdo preliminar con el empresario después de dos años de negociaciones en un juicio civil por 23 millones de euros. Sin embargo, tras conocerse que los abogados recibirían el 25% de la cantidad final, muchas de las víctimas han decidido salir de la denuncia y presentar otra de manera individual.

Antes de que diera comienzo el juicio en Manhattan, en Los Ángeles se presentó una nueva demanda contra el productor de Kill Bill por violar a una mujer y comportarse de manera inapropiada frente a otra en febrero de 2013, con solo dos días de diferencia entre ambos. Declarado culpable en el caso neoyorquino, Harvey Weinstein aún tiene que enfrentarse a este segundo proceso legal que comenzó en enero de este mismo año. 

VER GALERÍA

Para conocer lo más relevante de hola.com y no perderte artículos como este, suscríbete a nuestra newsletter aquí.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie