Guillermo y Máxima de Holanda con sus hijas

Guillermo y Máxima de Holanda ¿cancelan su viaje navideño a Argentina para evitar nuevas críticas?

A mediados de octubre se vieron obligados a regresar de su residencia de Grecia, a donde viajaron a pesar de las restricciones sanitarias

por Beatriz Castrillo

Guillermo y Máxima de Holanda parece que han aprendido la lección después de que a mediados de octubre se vieran obligados a regresar de su residencia en Grecia, destino en el que esperaban pasar las vacaciones de otoño, a pesar de que el Gobierno había desaconsejado los desplazamientos al extranjero por el coronavirus. La presión de la opinión pública les hizo regresar en menos de 24 horas a los Países Bajo, pedir disculpas públicas y reconocer que su actuación había sido ‘muy imprudente’. Con la Navidad a la vuelta de la esquina, el soberano y su esposa han sido muy precavidos y para evitar nuevas críticas habrían decidido suspender su tradicional viaje a Argentina que cada diciembre suele hacer la Familia Real al país  natal de la reina Máxima, donde vive gran parte de su familia.

VER GALERÍA

Detrás de esta decisión no solo estarían las medidas impuestas para frenar la segunda oleada del coronavirus, sino las muchas polémicas que han perseguido al Rey desde que estalló la crisis sanitaria. Así lo ha asegurado el periodista Marc van der Linden, en el programa RTL Boulevard, en el que afirma que la cancelación de la visita de los Reyes y sus hijas, la princesas Amalia, Alexia y Ariane es ya un hecho. Al parecer, las críticas que han recibido en los últimos tiempos por viajar cuando las autoridades recomendaban no hacerlo estarían detrás de esta medida y no solo las medidas de seguridad por el coronavirus. El punto de inflexión vino cuando el pasado 16 de octubre decidieron ir  a su villa de Kranidi, en la península del Peloponeso, para disfrutar de unos días de descanso. Su movimiento causó un gran malestar en la oposición política y en los holandeses puesto que el Gobierno acababa de decretar un confinamiento parcial y recomendaba viajar lo menos posible por la pandemia. Un error que puso contra las cuerdas al Ejecutivo y al primer ministro, Mark Rutte, pues él sí estaba informado de los planes del soberano, pero no su ministro de Sanidad.

- Todas y cada una de las polémicas que rodean a la carroza de oro de Guillermo y Máxima de Holanda

- Así se cierra una crisis según Máxima de Holanda

Aunque en un comunicado, la Casa Real explicó que la pareja real había abortado sus vacaciones al ver la reacción de la gente, unos días más tarde, los reyes Guillermo y Máxima quisieron mandar un mensaje en vídeo en el que pedían disculpas y en el que aseguraban “que a pesar de que el viaje se realizó con todas las garantías, fue muy imprudente no tener en cuenta las nuevas restricciones. Decidimos regresar al darnos cuenta de que no deberíamos haber ido”, lamentó el soberano. Sin embargo, un día después de este vídeo que dio la vuelta al mundo, la controversia salpicó a sus hijas cuando se descubrió que solo tres de los cinco miembros de la Familia Real habían regresado de inmediato de Grecia. La princesa Amalia y Alexia se quedaron cuatro días más, siendo descubiertas por algunos de los pasajeros con los que compartieron avión de regreso a casa.

VER GALERÍA

Antes de estas criticas recientes, los Reyes ya habían estado en la diana a cuenta de otra estancia en Grecia. Este mismo verano Guillermo de Holanda pedía disculpas por haber sido fotografiado junto a su mujer sin mascarilla y sin mantener la distancia de seguridad durante sus vacaciones de agosto. Estuvieron en el ojo del huracán cuando, muy bronceados y sonrientes, accedieron a fotografiarse junto a un espontáneo con el que se tomaron una foto en la que ninguno de los tres llevaba protección en la cara y estaban muy juntos. Todas estas opiniones negativas sobre su comportamiento estando de vacaciones habrían hecho que este año decidieran pasar las navidades en Holanda en el antiguo pabellón de caza He Oude Loo, situado en la localidad de Apeldoorn, a unos cien kilómetros de Ámsterdam, en plena naturaleza.

Además de su villa griega, Guillermo de Holanda también se ha visto cuestionado por la construcción de una vivienda de lujo en Mozambique, que vendió en el año 2009, en plena crisis económica y que causó malestar por ser un lugar muy alejado al que habría que sumar los costes de seguridad y desplazamiento. También ha sido muy comentado  el elevado presupuesto que supuso la remodelación del palacio Huis ten Bosch de La Haya, que se ha convertido en su residencia oficial. La cifra inicial para las obras era de 35 millones de euros, pero finalmente la suma se elevó hasta los 63 millones.

Loading the player...

Guillermo y Máxima de Holanda piden perdón tras su viaje a Grecia

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie