Mujer embarazada haciendo una pregunta.©AdobeStock

Embarazo

Estas son las dudas más frecuentes de las mamás primerizas

En formato pregunta-respuesta, hablamos con una de las ginecólogas y obstetras más reconocidas de nuestro país para que nos resuelva esas grandes incógnitas

Cuando nos enteramos de que vamos a ser mamás, nos llenamos de preguntas para las que no tenemos respuesta. Además, si somos primerizas, sentimos que se abre un mundo ante nosotras. Por eso, el libro publicado por la Dra. Sofía Fournier, ginecóloga y co-propietaria de Gynaikos, además de obstetra y doctora en medicina maternofetal con una larguísima trayectoria profesional, tiene el título perfecto: ¡Voy a ser mamá! ¿Y ahora qué? (Libros Cúpula). Porque esa es la gran pregunta que engloba a todas, ¿qué hay que hacer ahora?

La doctora, especialista en la obstetricia de alto riesgo y al diagnóstico prenatal, nos ofrece en este auténtico manual una guía para sobrevivir a una etapa llena de cambios de una forma sana, consciente y feliz, además de ayudarnos a resolver algunas de las grandes dudas. A ella le hemos preguntado cuáles son las preguntas más frecuentes con las que se ha encontrado y, en formato pregunta-respuesta, que nos ayude a resolverlas.

Me entero de que estoy embarazada, ¿qué es lo primero que tengo que hacer?

Lo primero que tienes que hacer, además de compartirlo con tu pareja, por supuesto, tienes que seguir un poco en la línea de lo que deberías haber hecho durante la búsqueda del embarazo. Esto es, sobre todo, tener un estilo de vida saludable, siguiendo una buena dieta y eliminando cualquier tipo de tóxico (como el tabaco, el alcohol y los fármacos), además de intentar incorporar el deporte diario, pues no podemos abandonarnos y engordar demasiado.

Por otro lado, debemos ser conscientes de que nos esperan 9 meses que van a ser geniales, pero que también van a necesitar de un esfuerzo por nuestra parte.

¿Cómo me organizo para llegar con todo bajo control al final del embarazo?

Para conseguirlo, una de las cosas que yo siempre digo es que tienes que aprender a organizar tu vida por parcelas. Es decir:

  1. Los cuidados que pueda necesitar la gestante durante el embarazo. Además de lo dicho en la pregunta anterior, tener en cuenta los controles médicos que necesitarás con tu ginecólogo y matrona. Así, a nivel personal, la mujer debe ser muy consciente del escenario en el que se está moviendo y sus circunstancias personales. No es lo mismo quedarse embarazada de manera natural con 28 años, que por reproducción asistida a los 40 años y tener un embarazo gemelar. Preparar vuestro entorno para la llegada del bebé a su nuevo hogar es otra de las parcelas.
  2. Conocer bien el equipo médico con el que vas a dar a luz y confiar plenamente en él.
  3. Y algo también importante es organizarte de cara a tu faceta laboral: hasta cuándo crees que te vas a encontrar bien para trabajar, cuándo crees que necesitarás bajar el ritmo, etc. Por ejemplo, si es tu segundo embarazo, seguramente tengas que tomar medidas antes por un mayor cansancio.
  4. La información es poder, por lo que saber un poco las cosas que te pueden ir pasando te dará cierta tranquilidad. Los libros son muy buenas herramientas en este sentido. Toda gestante con información fiable y veraz sobre las posibles circunstancias de su embarazo estará siempre mucho más tranquila.
  5. Por último, conocer a otras embarazadas y sus realidades también ayuda. Por eso, asistir a un curso de preparación al parto o cualquier tipo de taller durante la gestación puede ser otra gran herramienta.

Sin embargo, debes intentar que el embarazo forma parte de tu vida, pero no es lo único, puedes seguir haciendo tu vida normal, practicando deporte o, si te encuentras bien, seguir trabajando.

Uno de los consejos que nos has dado es ‘conocer a tu equipo médico’, es decir, elegir un ginecólogo de confianza, pero ¿qué hay de la matrona?¿cuándo tengo que llamarla?

El tema de la matrona funciona diferente en cada uno de los hospitales y equipos médicos. Por eso, es muy importante saber dónde quieres llevar el control de la gestación. Por ejemplo, si lo llevas por la Seguridad Social, la gran mayoría de las visitas, si tu embarazo es de bajo riesgo, las harás con la matrona. Ella será tu referente. Sin embargo, si acudes por la Sanidad Privada, no tendrás visitas a la matrona, sino al ginecólogo. Él será tu referente entonces. En ambos casos, eso sí, llegados ya al tercer trimestre, tendrás visitas con ambos. Lo más habitual es que vayas a conocer al equipo médico al completo.

Una segunda pregunta, seguida de esta última, sería, ¿es importante saber elegir bien el hospital al que acudirás?

Sí, elegir el hospital es importante. Tienes que saber si tu plan de parto se va a poder llevar a cabo al hospital en el que quieres dar a luz, tienes que conocer bien cómo es el circuito de parto, pedir que te lo expliquen para saber qué es lo que va a pasar.

Si me preguntas cómo elegirlo, yo siempre recomiendo que el hospital tenga una Unidad de Neonatología bastante potente, además de un equipo de anestesistas, ginecología y obstetricia de guardia 24h y, a poder ser, otras especialidades también de guardia, por ejemplo, una de cirugía general.

Y, ¿cómo sé en qué momento voy a Urgencias?

Esto depende del trimestre en el que te encuentras, puede haber motivos muy diferentes. Pero, en general, los motivos comunes a todos ellos son una fiebre mantenida por encima de los 38 °C o cualquier otro motivo que nos haría ir a Urgencias sin estar embarazada, por ejemplo, una gastroenteritis o una picadura de medusa o insecto con reacción alérgica. Luego ya, por trimestres:

Por lo general, ¿qué es lo que más suele asustar a las embarazadas?

En general, cuando es el primer embarazo de la gestante, a lo que más respeto suele tener (e, incluso, miedo), es al parto. Por eso, es importante hablarlo con frecuencia en consulta a partir del tercer trimestre y explicar muy bien cómo transcurre un parto normal y todo lo que le rodea.

Y luego, las dudas y miedos suelen ser muy variopintos, aunque la comida genera mucha controversia, se crean leyendas urbanas e inquieta bastante. En este caso, de nuevo, las fuentes a las que se acuda deben ser muy fiables y anotar todas las dudas para que, cada vez que se acuda a consulta, se puedan preguntar.

Por último, aunque esto ya es muy avanzado en el parto e incluso en el posparto, la lactancia y la llegada del bebé a casa, integrarlo en nuestra rutina en el hogar es otra de las grandes dudas que les surge a las mujeres embarazadas.

En tu libro, recomiendas a las futuras mamás no escuchar consejos, ¿qué significa esto?

No que no escuches consejos per sé, sino que lo hagas, todos los que te den, pero luego en casa los analices en frío y te quedes con los que te interesas. Cuando una mujer comenta en su círculo social y familiar que va a ser madre, todo tu entorno (con su mejor intención) van a querer compartir su experiencia de maternidad. Tú escucha, pero no te lo tomes todo al pie de la letra, porque cada embarazo es una experiencia única y diferente. Ante las dudas o alguna contradicción que no sepas capaz de solventar, siempre debes consultar a tu personal sanitario de referencia.

Y luego están los consejos por Internet. Se puede buscar, pero siempre en páginas fiables, preferentemente escritas por un personal sanitario y profesional. No es lo mismo un blog de un pediatra u obstetra, que el de una madre que es arquitecta y quiere compartir su propia experiencia. Te pongo un ejemplo, la vacuna de la gripe, que genera muchísima controversia. Puedes leer mil cosas, pero si tú equipo médico te recomienda ponértela, confía en él. Seguramente si acudes a Internet, leerás de todo, te generará mucha más ansiedad y será peor.

Por eso, yo digo sí a los libros, a los blogs de profesionales y, en cuanto a los foros de opinión, los menos posibles. Obviamente, si lo que buscas es ver cuál es la mejor cuna de 2021, pues está fenomenal, pero para temas de COVID-19, listeria o diabetes gestacional, mejor expertos.

Hablando de la COVID-19, por último, estoy embarazada ¿me vacuno o no?

Esta enfermedad lleva apenas dos años con nosotros y, aunque a los médicos nos encantaría poder dar una seguridad absoluta siempre, en este caso, no podemos hacerlo. Lo que pasa que las embarazadas son auténticas esponjas de información, quieren tener una información clara y específica. De todas formas, la recomendación general de los ginecólogos es que “sí, vacunaros”, porque os van a poner algunas de las dos vacunas que están hechas con ARN mensajero, que son seguras tanto para la madre como para el bebé. Bien es cierto que lo que ocurre es que, al poco tiempo, puede dar una reacción con fiebre y escalofríos, por ejemplo, y si no deseas tomar antitérmicos estando embarazada, encontrarás gran malestar, etc.

Sin embargo, la recomendación general es vacunarse, aunque como afirma la propia Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia, preferiblemente a partir de la semana 20, porque, es verdad, por debajo de esa semana la pauta es mucho más conservadora al no existir estudios en los que se haya vacunado a mujeres embarazadas por debajo de esta semana al ser una vacuna muy nueva. Esto es lo que se ha establecido por consenso. Ahora, obviamente todo esto puede ir cambiando o evolucionando, por lo que las mujeres deben mantenerse atentas a la información y tolerantes al cambio.

Por último, en tu libro aconsejas vivir el embarazo desde el principio con los cinco sentidos, ¿qué nos quieres decir?

Esto es un consejo personal que yo doy porque, en España, de media vamos a vivir un embarazo muy pocas veces en nuestra vida. Ojalá la sociedad nos permitiera hacerlo más de dos, pero la realidad es que no suele ser el caso. Muchas veces nos agobiamos, sobre todo, por cómo se lo vamos a decir a nuestro jefe, te obligas a trabajar sí o sí hasta el último día y lo que yo les planteo siempre es: ¿cuántos años de vida profesional tienes por delante? ¿y cuántas veces crees que vas a quedarte embarazada? La diferencia en la respuesta es enorme. Ya tienes la respuesta.

Por tanto, para vivirlo con los cinco sentidos tienes que aprender a relativizar. No pasa nada si no estás al 100% en el trabajo, por ejemplo, pero sí que en estos escasos 9 meses debes encontrar al menos una tarde en la que dedicar más de una hora a una actividad física, que va a ser buena para tí y para el bebé. Hay que encontrar el equilibrio que compense, con un esfuerzo que, al final, sea gratificante y entendiendo que el embarazo debe ser el centro de nuestro día a día en el sentido de cuidarnos. Estamos ante una ventana de oportunidad para conseguir un estilo de vida saludable que luego podamos mantener en el tiempo, las embarazadas están muy receptivas a los cambios hacia una buena vida.

© ¡HOLA! Prohibida la reproducción total o parcial de este reportaje y sus fotografías, aun citando su procedencia.