Mariana Aróstegui: una vida plena

Por sus manos han pasado muchas de nuestras famosas tras dar a luz. Ahora, la bióloga nutricionista especializada en microbiota y nutrición femenina revela sus claves para estar y sentirse fantástica en un libro que sale a la venta este mes

Mariana Aróstegui
Por ¡HOLA! Living

Te quedan x días gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Te quedan pocas horas gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Estás en tu periodo de prueba gratuita. Sigue disfrutando de ¡HOLA!+.

HOLA.com, tu revista en internet

Tu período de prueba gratuita en ¡HOLA!+ se ha activado con éxito

Disfruta de todo el contenido totalmente gratis durante 7 días.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Ya tienes una suscripción activa.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Mi pasión por la vida microscópica empezó a los 10 años, cuando mi madre me regaló un microscopio por mi cumpleaños”, comienza la nutricionista Mariana Aróstegui cuando se le pregunta por cómo empezó a interesarse por el poder de las bacterias que tenemos en nuestro intestino. Predestinada, se especializó en biotecnología, la aplicación de la vida microscópica en la industria, y terminó dedicándose a la nutrición clínica, especialmente enfocada a las mujeres. Hoy, por su consulta en Bmum han pasado un sinfín de nombres conocidos.

Mariana Aróstegui©Mariana Aróstegui
Mariana Aróstegui©Mariana Aróstegui
En su método priman los alimentos ‘reales’ y ecológicos y se huye de lo procesado, el exceso de cereales y azúcares y el contacto con agentes contaminantes, como la mayoría de los químicos usados en la industria alimenticia.

Cuando las colonias bacterianas están equilibradas, se reducen las patologías digestivas, los problemas emocionales, los desequilibrios hormonales y eso nos hace sentirnos mejor y no retener líquidos o grasas. Para ello, Mariana propone un método centrado en ‘la vuelta al pasado’. “La dieta occidental contemporánea, basada en cereales, azúcares, procesados, cárnicos de mala calidad y grasas refinadas favorece el crecimiento de microbios nocivos”, explica. “En definitiva, todo aquello que nos aleja de nuestras necesidades animales reales. Desde los primeros días de vida es importante no solo lo que comemos, sino también el contacto con la naturaleza o la exposición al sol. Todo influye en nuestro equilibrio bacteriano”. Palabra de experta.

Mariana Aróstegui©Ediciones Martínez Roca