María Malo en el paraíso

Diseñadora española con conciencia ecológica y deseos sostenibles busca isla donde cumplirlos. Ella era María Malo, la respuesta a su llamada, Bali. Y esta, la historia de un sueño cumplido

Maria Malo en Bali

Te quedan x días gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Te quedan pocas horas gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Estás en tu periodo de prueba gratuita. Sigue disfrutando de ¡HOLA!+.

HOLA.com, tu revista en internet

Tu período de prueba gratuita en ¡HOLA!+ se ha activado con éxito

Disfruta de todo el contenido totalmente gratis durante 7 días.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Ya tienes una suscripción activa.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Si a María Malo le preguntas qué hace una española perdida en Bali, se ríe con ganas. “¿Perdida? ¡Y yo que me siento como en casa!”. La verdad es que no le faltan motivos, y te los puede decir de carrerilla. “Los amaneceres desde el agua, surfear olas limpias en agua calentita, moverme en moto, vivir descalza, la comida, el carácter amable de los locales, la capacidad de desarrollar mis ideas, el magnetismo de la isla… Aquí te sientas, cierras los ojos y te enchufas directamente a una corriente de vida”.

Maria Malo en Bali©2getherlikeone
María trabaja junto a la piscina, rodeada de vegetación y vestida de su propia marca. Su casa, de espacios abiertos, techos altos, materiales nobles y mucha luz, responde al estilo local.

La primera vez que esta diseñadora puso sus pies en Bali fue hace 14 años, durante unas vacaciones. Llevaba cinco años trabajando en su marca y, durante una tarde, tomando un té con un costurero local, hicieron un pantalón que acabó siendo su prenda más vendida, cerca de 10.000 en una temporada. Cuando, hace unos 5 años, comenzó a trabajar en María Malo Line, un nuevo proyecto de moda sostenible, Bali volvió a aparecérsele en sueños. “Mi proyecto estaba basado en el estilo de vida que quería llevar; y de todos los lugares que conocía, Bali lo reunía casi todo”.

“Como casi todo en mi vida, fue una corazonada. El pasado febrero, cuando volvía a Bali para un mes, no tenía ni idea de que me iba a embarcar en un proyecto que cambiaría mi vida”
Maria Malo en Bali©2getherlikeone
Maria Malo en Bali©2getherlikeone
“Mis horarios son los del sol: me levanto al amanecer, tomo la tabla y la moto, y a coger olas dos horas. Luego, vuelta a casa, cacao con maca y al lío. Por la tarde, dependiendo del mar, vuelvo al agua, me doy un paseo o hago yoga. Ducha, cenita y a la cama temprano”.

Cuenta que, cuando regresó a la isla con algo más que ganas de verano, se asustó un poco. La isla estaba cambiada, más contaminada y masificada. Pero seguía siendo un lugar mágico. Y seguía ofreciéndole algo más, una oportunidad.En Bali tuvo acceso a tejidos sostenibles de bambú y de eucalipto, a trabajar con volúmenes menores en talleres pequeños y a hacerlo de una manera más artesanal. “Bali me ha dado la posibilidad de crear una comunidad que siento como mi familia”, resume. Juntos disfrutan de cada día de trabajo, y juntos crean prendas con conciencia. “A mí me mueven mis valores, el respeto al medio ambiente, al comercio justo, un estilo de vida sano. Y considero fundamental responsabilizarme de mis creaciones. Por eso desarrollo prendas atemporales, líneas básicas bien cortadas y confeccionadas con tejidos sostenibles de primera calidad. Así rompemos con el usar y tirar y la piel respira gracias a utilizar tejidos naturales orgánicos y tintes sin tóxicos”.

Maria Malo en Bali©2getherlikeone
María, en su casa de Umalas, una zona muy tranquila, entre los talleres y una ola que le encanta, aunque la boutique quizá la anime a mudarse. Toda la ropa es de su marca.

Estos últimos cinco años, María los ha pasado desarrollando sus colecciones en Bali, pero atendiendo su tienda en Tarifa y coordinando los puntos de venta multimarca y la web desde España. Hasta ahora. “Como casi todo en mi vida, esto fue una corazonada. El pasado mes de febrero, cuando volvía a Bali para un mes, no tenía ni idea de que me iba a embarcar en un proyecto que cambiaría mi vida. Por casualidad, en el avión, vi un story de un terreno que se estaba construyendo y sentí inmediatamente que tenía que verlo. En solo una semana, María Malo Line se sumaba al proyecto de Indo Yoga Retreats en Bingin, Ulluwatu; un lugar orgánico y encantador con espacio de coworking, sala de yoga, spa para la gente que pasa mucho tiempo al sol y en el agua y entrenamientos para surfistas”. Su contribución sería una boutique con su marca; un proyecto que marcaba el inesperado comienzo de una nueva etapa.

“A mí me mueve el respeto al medio ambiente, el comercio justo, un estilo de vida sano. Y considero fundamental responsabilizarme de mis creaciones. Mis prendas se confeccionan con tejidos sostenibles de calidad”
Maria Malo en Bali©2getherlikeone
Preparando el desayuno. Toda la ropa es de su marca.

“De algún modo, ha finalizado un ciclo de 8 años, en los que he pasado más tiempo en España, y se ha abierto uno nuevo en el que voy a estar cerca del taller y el nuevo proyecto. El gato que me adoptó, Marlon, aún cuida de mi precioso Château en Bolonia y mi otra tienda aún está en Tarifa, así que mi plan será combinar unos meses aquí y unos allá, pero... aunque la vida en España es maravillosa, me encanta la vida tropical” (mariamalo.com).


Este artículo fue publicado en el número ¡HOLA! Living julio 2020.

Más sobre