No es una elaboración muy difícil, pero tiene su técnica... sobre todo para que lograr la textura perfecta tanto del arroz como de la cremosidad de la leche. Sigue nuestra guía y lograrás hacerlo perfecto

Por

Hay postres que jamás pasarán de moda y que se encuentran siempre en las cartas de todos los restaurantes. Es el caso del flan, las natillas o, nuestro protagonista, el arroz con leche. Elaborados de diferentes formas, son dulces que están presentes en las cocinas de todo el mundo, cada uno con sus variantes y particularidades. Arroz, leche y azúcar son los ingredientes básicos de este delicioso dulce pero conseguir darle su punto tiene su miga.

Por eso, hemos confeccionado para ti una guía con las 10 claves para conseguir hacer el arroz con leche perfecto, el más básico y tradicional, paso a paso, analizando sus ingredientes, los utensilios que necesitas pare prepararlo, la técnica que tienes que seguir, etc. El objetivo es lograr una textura cremosa, ni muy líquida ni muy sólida, con el arroz ni muy entero ni excesivamente pasado y con su punto justo de dulzor.

1.- ¿Qué utensilios se necesitan?

Utiliza un cazo, cazuela u olla, de las que sepas que no corres el riesto de que se peguen los alimentos y, preferiblemente, una cuchara de madera para darle vueltas. También necesitarás alguna cuchara sopera y alguna cucharilla y, por supuesto, una puntilla -que corte bien- para pelar o cortar, por ejemplo, la piel de limón con la que se aromatiza la leche.

2.- La variedad de arroz

El arroz ideal para esta receta es el de grano redondo, porque es el que mejor absorbe tanto el líquido como el sabor. Hay quien lo lava previamente, pero a nosotros nos gusta dejarlo tal cual para que no pierda el almidón, que es una fécula que aporta cremosidad al arroz con leche.

Saber más: conoce las principales variedades de arroz y cómo cocinarlas

3.- Leche, sí, pero no solamente

La leche de la receta tradicional del arroz con leche es entera y de vaca, ya que la grasa que contiene también aporta cremosidad al postre. Con leche semi o desnatada no queda igual. La recomendación en cuanto a cantidades, por regla general, es de 1 litro de leche por cada 100 gramos de arroz.

También se pueden usar otras bebidas vegetales (de soja, almendra, arroz, coco, etc), aunque tengan menos grasa que la leche entera de vaca, le puedes aportar esa cremosidad con otras fórmulas, como veremos más abajo.

4.- ¿Podemos usar nata?

La nata, aunque no imprescidible, es especialmente recomendable cuando utilizamos esas bebidas vegetales, precisamente para contribuir a que se forme la textura más cremosa del arroz con leche. Tienes que añadirla cuando pongas a cocer todos los ingredientes. 

5.- Azúcar y otros edulcorantes

El edulcorante por excelencia es el azúcar blanco, aunque puedes usar otros (azúcar moreno, sirope de agave, estevia, panela...) determinando la cantidad en función de lo dulce que te gusten los postres. Suele incorporarse al final de la cocción para que no se queme. Si decides optar por leche condensada, no abuses con la cantidad, aunque es verdad que también contribuye a que el resultado quede más cremoso. 

6.- Aromatiza la leche

Los elementos aromáticos por excelencia de este postre son la piel del limón, sin la parte blanca, ya que amarga mucho, y la canela en rama. En ocasiones también se utiliza vainilla natural, cuya vaina se abre por la mitad para que suelte todo el aroma contenido en sus semillas. Prueba a usar otros elementos como piel de naranja, chocolate, cardamomo, anís, algún licor, café...

Saber más: ¿sabes de dónde viene la canela?

7.- Tiempo, temperatura del fuego y técnica de cocción

Puedes poner la leche con los elementos aromáticos a hervir, dejar infusionar, colar, añadirle el azúcar y cocer el arroz removiendo lentamente con la cuchara de madera durante 35-40 minutos a fuego bajo y constante para que los granos suelten su almidón y no se pegue la mezcla al fondo del recipiente. No hace falta que estés todo el tiempo dándole vueltas, valdrá con hacerlo de vez en cuando.

Hay otra opción que es cocer primero 15 minutos el arroz en abundante agua hirviendo, escurrirlo y terminar de cocinarlo en la leche aromatizada.

8.- ¿Lleva huevo?

La receta original no lo lleva, pero hay quien agrega al final una yema de huevo para aportarle melosidad. Ten cuidado de dejar que se enfríe para añadirla sin parar de remover y así evitarás que no cuaje con el calor.

9.- ¿Mantequilla sí o no?

La mantequilla no es imprescindible pero también, gracias a su contenido en grasa, aporta cremosidad. Suele echarse al final de la cocción junto al azúcar. Pero lo cierto es que si has removido a fuego lento bastante tiempo, y has usado leche entera y arroz de grano redondo, no será necesario, porque se habrá formado la crema sin más añadidos. Y ¿para qué aportar más calorías a un postre que ya va sobradito de ellas?

10.- Cómo servir el arroz con leche

En algunos lugares, como Asturias, se espolvorea una capa de azúcar y se carameliza con un quemador o un soplete. El contraste entre el caramelo crujiente y el arroz cremoso es absolutamente delicioso. Si no echas azúcar caramelizada, puedes espolvorear canela en polvo. En algunos países le agregan avellanas, almendras, pistachos o pasas y en otros lugares también lo sirven con trozos de fruta. 

Recetas diferentes de arroz con leche

No te desanimes si no te sale bien a la primera (aunque si te queda muy espeso, puedes aprovecharlo para incluirlo en otras elaboraciones como pasteles, púdines, cremas, etc). Es un postre sencillo pero requiere darle el punto y eso sólo se consigue con la práctica. Para que te animes, te mostramos 10 formas distintas de prepararlo, con su receta y su foto, desde la más tradicional, hasta la más diferente -en forma de pastel-, pasando por versiones hechas con leche de coco, leche de nuez o té matcha, entre otras.

Paso a paso: arroz con leche

Esta es la receta más clásica, la primera que te recomendamos aprender para controlar bien la técnica. Te saldrá perfecta cuando la practiques más de una vez.

VER RECETA

Paso a paso: arroz con leche y café servido con cantuccinis

Aromatizamos la leche con café para presentarte esta versión distinta. Y la servimos con unas galletas italianas que reciben el nombre de cantuccinis.

VER RECETA

Paso a paso: arroz con leche y té matcha

Esta quizás sea una versión para los más atrevidos porque el té matcha aporta un sabor y un aroma característicos, que quizás no gusten a todo el mundo.

VER RECETA

Paso a paso: arroz con leche y coulis de fresa

Esta receta se prepara de forma muy parecida a la versión clásica, pero le damos un toque diferente añadiéndole un coulís casero de fresas.

VER RECETA

Paso a paso: pastel de arroz con leche

Esta es una receta a partir de otra receta, porque usamos el arroz con leche para transformarlo en un original y delicioso pastel.

VER RECETA

Paso a paso: arroz con leche al chocolate

Si eres amante del chocolate, esta será tu propuesta favorita. Añadimos este ingrediente y cambiamos el color, el sabor... quizás también un poco la textura.

VER RECETA

Paso a paso: crema de arroz con leche

Otro ejemplo de cómo convertir el arroz con leche en otro postre diferente. Aunque este conserva todo el sabor original pero con textura de crema.

VER RECETA

Paso a paso: arroz con leche de coco caramelizado

Además de leche, a esta opción le ponemos leche de coco y leche de condensada y finalmente le ponemos azúcar para caramelizarlo. ¡Solo apto para golosos empedernidos!

VER RECETA

Paso a paso: arroz con leche con almendras y polvo de pistacho

En este caso, le vamos a dar una textura diferente a nuestro postre estrella, con el uso de almendras y pistachos. Algo más contundente pero también muy rico.

VER RECETA

Paso a paso: arroz con leche de nueces

Elaboramos nuestra propia leche de nueces caseras para hacer esta última propuesta, a la que también le vamos a poner una crema cocinada con este fruto seco.

VER RECETA

Este y muchos más trucos y recetas top, en tu mail cada semana si te suscribes a nuestra newsletter de COCINA aquí.