/ 
clock 15min | easyFácil | 4 PORCIONES

Carpaccio de calabacín con granada y menta

Atención a este entrante con el que dejarás a todos tus invitados con la boca abierta. Es original, saludable y está lleno de sabor. El calabacín queda tierno, el queso le aporta umami y la granada y la menta frescura y mucha personalidad. Conquistará incluso al más receloso de comer calabacín crudo. ¡Pruébalo!

¡Gracias por votar! ¡Ya has votado!

Atención a este entrante con el que dejarás a todos tus invitados con la boca abierta. Es original, saludable y está lleno de sabor. El calabacín queda tierno, el queso le aporta umami y la granada y la menta frescura y mucha personalidad. Conquistará incluso al más receloso de comer calabacín crudo. ¡Pruébalo!

  • 1 Calabacín de buen tamaño
  • Granada
  • 2 ramas de Menta
  • 125 g de Queso pecorino
  • 1 Limón
  • Sal
  • Pimienta negra
  1. 1.

    Lava el calabacín y retira sus dos extremos. Con la ayuda de una mandolina, pártelo en láminas muy finitas.

  2. 2.

    Extiende las láminas de calabacín sobre la fuente o plato de presentación, debe quedar muy bien extendido, con las láminas ligeramente superpuestas para que no queden espacios libres, pero tampoco deben estar unas encima de otras completamente.

  3. 3.

    Lava las hojas de menta y sécalas ligeramente. Pícalas finamente, pero resérvate unas cuantas, las más bonitas, para adornar al final.

  4. 4.

    Exprime el zumo de limón y mezcla en una taza junto con la menta picada.


  5. 5.

    Añade un poco de sal sobre el calabacín y riega con el zumo de limón con la menta. Deja reposar el calabacín así durante 20 minutos.

  6. 6.

    Pasado ese tiempo, puedes escurrir el zumo de limón con cuidado de que no se descoloquen las láminas de calabacín si prefieres un carpaccio bien sequito, o dejarlo si no te importa que tenga jugo.

  7. 7.

    Añade el queso pecorino rallado por encima y los granos de granada.

  8. 8.

    Termina con pimienta negra recién molida y adorna con las hojas de menta que habías reservado.