7 claves para mejorar el rendimiento de tu clase de ciclo

Por Estefanía Arnaldo

by hola.com Cada vez somos más las que disfrutamos de un sistema de entrenamiento tan completo como el ciclo, pero, como monitora, veo muchas cosas mejorables en el comportamiento de algunas alumnas, y no quiero que a ti te pase, así que aquí te dejo unas normas básicas para pedalees hasta el máximo rendimiento.

1. Empieza progresivamente el cardio
Desde que empiezas a correr hasta que los ajustes fisiológicos de tu cuerpo consiguen llevarte más oxígeno a tus músculos, pasa un rato en el que se produce una deuda importante de oxígeno que arrastrarás durante toda la clase, la única manera de evitarla es empezando suavemente, sigue la progresión de la clase.

2. Si tienes la opción, elige calas automáticas para la bici, repartirán mejor el esfuerzo entre los músculos de tus piernas, ya que además de los músculos de empuje, trabajarán también los de recogida. Para ello es necesario que compres un calzado especializado.

3. Busca tus pulsaciones. Tienes que saber a qué frecuencia cardiaca aproximada te mueves, para ello, es recomendable que, hasta que conozcas bien las respuestas de tu corazón, vayas con pulsómetro.

4. Colócate bien los ajustes de la bici: es esencial. Habla con el monitor y que te vea, ningún pedaleo puede ser bueno si no has ajustado la máquina a tus necesidades.

5. Vuelve a la calma al terminar. Es muy importante que termines la sesión progresivamente, para que tu corazón vaya reduciendo poco a poco las pulsaciones, y no salgas acelerada de la clase, al contrario, para que salgas bien relajada.

6. Estira después para soltar. Es bueno estirar después del entrenamiento, pero debe ser un estiramiento suave, piensa que el músculo está algo deshidratado y también tenso, y que necesita que le ayudes a soltar, pero no lo fuerces.

7. Intenta ir siempre a la misma máquina. Eso te dará sensaciones parecidas de una a otra sesión y te resultará más fácil descubrir tu evolución.

Más sobre:

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie