leon-terraza-catedral

León, la ciudad del buen vivir, en 10 planazos

Ir en busca del Santo Grial, tomarte una copa de champán en Casa Botines, salir de cortos y claretes por el Húmedo o ilusionarte con los mejores magos del mundo. Ideas que te van a sorprender en la capital leonesa.

por HOLA.COM PARA TURISMO DE LEÓN

1. LA CAPILLA SIXTINA Y EL SANTO GRIAL ¡ESTÁN EN LEÓN!

León también tiene su propia Capilla Sixtina, pero del arte románico. Es el Panteón de los Reyes de la basílica de San Isidoro, un espacio maravilloso decorado con capiteles cargados de simbolismo y pinturas al fresco en el que se enterraron nada menos que 11 reyes y 12 reinas, además de un buen número de infantes y nobles. Pero este templo guarda otras sorpresas, como sus claustros, su coro, sus códices medievales, un hotel boutique (hotelrealcolegiata.com) y una mayúscula, la del que, según algunos estudios, es el cáliz utilizado por Cristo en la Última Cena, decorado por las joyas personales de la mismísima Doña Urraca (museosanisidorodeleon.com).

VER GALERÍA

VER GALERÍA

2. UNA COPA DE CHAMPÁN EN CASA BOTINES

Ni en Reus, donde nació, ni siquiera en Cataluña, el museo más grande del mundo de Antoni Gaudí está en León: la Casa Botines, una obra modernista que el artista integró en la ciudad medieval por encargo de una familia relacionada con la industria textil. La visita por su interior es todo un planazo, pues además de interactuar con «Gaudí, el arquitecto de los sueños», podemos ver algunos de los elementos que diseñó, admirar una colección de los Caprichos de Goya o cuadros de Sorolla o Ramón Casas y rematar con las vistas de la ciudad que ofrece su torreón (casabotines.es) o en su bar-champagnería El Modernista de Ezequiel, que también es restaurante acorde al museo. Sentado a las puertas de la casa, Gaudí contempla su obra.

VER GALERÍA

VER GALERÍA

3. DESLUMBRARTE CON LOS JUEGOS DE LUCES DE LA CATEDRAL

Poner la vista en las vidrieras de la catedral de León es quedarse flasheado a la primera, porque son 1800 metros cuadrados de cristal policromado lo que ocupan, pero también por sus juegos de luces y sombras, que le dan un ambiente poderoso y místico. Después del deslumbramiento, hay que descubrir las otras joyas de esta maravilla arquitectónica: sus pináculos, las gárgolas, las dos torres, el rosetón, el coro, el trascoro... La entrada tiene un precio de 6 € y 5 € el museo.

VER GALERÍA

4. UN PLANAZO CON MUCHO ARTE (CONTEMPORÁNEO) EN EL MUSAC

Rivalizando con las vidrieras de la catedral, los tres mil vidrios de colores que forran el vanguardista Museo de Arte Contemporáneo de Castilla y León (musac.es). Si lo tuyo es el arte contemporáneo, después de sacarte un selfie delante de su fachada, en el interior siempre puedes ver la última exposición temporal de los artistas contemporáneos más importantes. Los domingos, la entrada es gratuita.

VER GALERÍA

5. DE CORTOS, CLARETES Y TAPAS POR EL HÚMEDO

Los cortos son las cañas a la leonesa y en esta ciudad no hay corto –ni vino clarete de Valdevimbre– que se sirva sin su correspondiente tapa, siempre por cortesía de la casa. La plaza de San Martín, muy cerquita de la plaza Mayor, es el centro de ese entramado de calles estrechas que forman el barrio Húmedo, rebosante de tascas, bares y tabernas. Sin moverte de este espacio puedes pasar por Embutidos Entrepeñas, probar las patatas o las setas con salsa de queso de El Calecho o rematar en El Rebote, con sus croquetas de mil sabores.

VER GALERÍA

6. DESCUBRIR EL BARRIO DEL CID, QUE AHORA LLAMAN ROMÁNTICO

El Húmedo tiene un rival que le disputa el tapeo en León. Es el del Cid, que también se conoce como el Romántico y se extiende desde la calle Ancha hasta San Isidoro. La plaza Torres de Omaña ejerce de centro, donde allí mismo puedes disfrutar de las tapas de El Patio en su terraza. Un clásico es tomarse los mejillones en salsa de La Ribera (Fernando González Regueral, 8) y si buscas tapeo algo más creativo, el moderno Clandestino (Cervantes, 1) y el restaurante-vinoteca La Trastienda del 13 (ancha, 1). Pero si de tapas se come bien en León, en alta cocina también hay nivel, con referencias como Cocinandos (cocinandos.com), poseedor de una estrella Michelin y cuyo menú de 8 platos lo podemos degustar por solo 54 €. O por 55 € el del restaurante LAV (restaurantelav.com), un espacio contemporáneo ubicado en el hotel Alfonso V.

VER GALERÍA

7. VER LEÓN DESDE LAS ALTURAS

Pero la capital leonesa tiene también un skyline que merece ser contemplado. Un mirador excepcional es la torre de Casa Botines, pero para planazo el que ofrece la azotea del Hotel Conde Luna, donde se encuentra niMú (nimuazotea.com), que además de vistas ofrece la posibilidad de comer, cenar o tomar algo. Al atardecer, la imagen de la catedral de noche es para no olvidar.

VER GALERÍA

8. UNA DE ROMANOS

Como Ávila, León también tiene su muralla, pero esta romana, y podemos recorrer el tramo del parque del Cid por el paseo superior. De su pasado romano también se puede aprender visitando la Casona de Puerta Castillo, que acoge el Centro de Interpretación del León Romano y donde además de la exposición, se hacen talleres y visitas a excavaciones arqueológicas de la ciudad. Para completar el planazo, junto a los cubos de la muralla está Pablo (restaurantepablo.es), templo de la nueva cocina leonesa y reconocido con una estrella Michelin. Su menú degustación, por 60 €.

VER GALERÍA

9. COMO UN PEREGRINO POR LEÓN

El eterno trasiego jacobeo es palpable en muchos rincones de la ciudad, pero uno que nadie se pierde es la plaza del Grano, que descubriremos deambulando por las callejuelas del casco antiguo. Su antiguo empedrado de canto rodado, los soportales de algunos edificios antiguos, el palacio del Conde Luna, la cruceta en el centro y la iglesia del Mercado adornan uno de los espacios más bellos de León. Bellísimo y una experiencia es dormir en el hospital de peregrinos más importante de la ciudad, que hoy acoge el Parador de San Marcos (parador.es) y que acaba de reabrir más espectacular que nunca tras permanecer tres años cerrado por una reforma integral.

VER GALERÍA

10. VIVIR LA MAGIA EN NAVIDAD Y MUCHO MÁS

Al acabar el año, a León se va muy ilusionado. Así es desde hace 17 años, los que lleva celebrándose el Festival Internacional León Vive la Magia. Este 2020, del 25 de diciembre al 1 de enero y con todas las medidas de seguridad, la ciudad vuelve a ser un lugar mágico que, aunque no se vivirá en las calles, sí podemos disfrutar de sus numerosos espectáculos en teatros, centros culturales, cafés y otros espacios lúdicos. Más antiguas, y con mucha historia, son las tradiciones de Las Cabezadas –en primavera– y Las Cantaderas –en el mes de octubre–. La primera se remonta al siglo XII y representa el agradecimiento del Ayuntamiento al Cabildo por el milagro que tuvo lugar cuando, con motivo de una rogativa a San Isidoro la lluvia cayó en abundancia sobre los campos de León. La segunda tiene su origen en el siglo XVI y conmemora la batalla de Clavijo y la liberación del legendario tributo de las cien doncellas que los reyes asturleoneses venían pagando anualmente a los califas musulmanes. Otro momento importante es la ciudad es la Semana Santa, de interés turístico internacional.

VER GALERÍA

VER GALERÍA

Y NO TE PIERDAS...

Un día en León en 8 paradas (además de su catedral)

Guía para comerse León, Capital Española de la Gastronomía 2018

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie