Realeza

FOTOGALERÍA: Así son los colegios de los 'mini royals' europeos

1/12 © Gtresonline

Con la llegada de septiembre, las mochilas y los uniformes vuelven a formar parte del paisaje urbano. Después de unos meses de confinamiento, marcados por la educación a distancia, los niños vuelven a sus colegios para reencontrarse con compañeros y profesores en un curso académico que empezará entre fuertes medidas de seguridad sanitarias a las que ha obligado la crisis del coronavirus. Los hijos de reyes y príncipes europeos no son ajenos a la vuelta al cole y ya se preparan para estrenar cuadernos, bolígrafos, subrayadores y libros de texto. Cada uno lo hace en diferentes tipos de colegio desde públicos a privados, religiosos o laicos. 

La princesa Leonor y la infanta Sofía volverán al colegio privado Santa María de los Rosales de Madrid la semana que viene. La heredera comenzará 4º de la ESO, el último curso de Secundaria, mientras que su hermana estará en las aulas de 2º de ESO. Este centro es el mismo por el que pasó su padre, don Felipe, y se fundó en 1952 por parte de un grupo de personas relacionadas con el mundo intelectual y con el sector empresarial. La idea era crear 'un centro educativo que fuese un innovador foco de educación privada'. En todos estos años han pasado por sus aulas, además del Rey y sus hijas, importantes personalidades relevantes del mundo de la política, la economía, la ciencia, el arte y el deporte. Entre su ideario, este centro escolar imparte 'una educación privada encaminada a hacer de nuestros alumnos personas físicas y psíquicamente sanas, que piensen con rigor y creatividad, que valoren con independencia y criterio, que enfoquen su actividad con responsabilidad y aceptación del deber (...) personas que, por su formación, estén preparadas para trascender a una vivencia religiosa cristiana que encuentre sus bases en la aceptación, la convicción y el amor'. Santa María de los Rosales centra su actividad en cuatro áreas de conocimiento: las ciencias sociales y experimentales, las humanidades, los idiomas (inglés, francés, alemán y chino) y las tecnologías de la Información y la Comunicación. Uno de sus objetivos es potenciar las lenguas extranjeras. Además ofrece a sus alumnos formación religiosa católica y la celebración oficial de la Primera Comunión y la Confirmación, en 4º de Primaria y 1º de Bachillerato. Pese a ello, 'los alumnos que profesan otras religiones son igualmente bienvenidos y se les ofrecen opciones alternativas'. Tiene comedor, transporte escolar, servicio médico, gabinete psicopedagógico, club deportivo, escuela de música y de artes, espacio para padres y un plan de convivencia

2/12 © Gtresonline

George de Cambridge, hijo mayor del príncipe Guillermo, acude a la escuela Thomas's Battersea, ubicada en el sur de Londres, desde el año 2017. Cuenta con casi 600 alumnos entre los 4 y los 13 años y el precio por curso ronda los 7.000 euros. Su regla escolar más importante es: 'ser amable'. Desde sus inicios, la escuela ha hecho mucho énfasis en las artes y en el fomento del deporte. Aunque es un centro cristiano está abierto a niños de todas las religiones pues 'nuestros valores son universales'. Fomenta el aprendizaje individual de cada alumno para potenciar así su curiosidad y su sentido investigador con independencia, confianza, liderazgo y humildad. El uniforme es obligatorio y hace que los pequeños disfruten de una identidad y de una pertenencia a un grupo. Ofrecen, además, clases extraescolares de ballet, debate, kárate, arte, jardinería, natación, judo, atletismo... Además de combinar unos altos estándares académicos, un plan de estudios amplio, este centro está muy comprometido con mejorar las oportunidades de niños de Londres como de ámbitos rurales de Nepal

3/12 © Gtresonline

A sus 5 años, Charlotte de Cambridge comparte colegio con su hermano mayor. Después de pasar por la guardería Willcocks de Londres, se unió al prestigioso colegio del príncipe George en septiembre de 2019. A pesar del confinamiento provocado por la pandemia, la segunda hija de los duques de Cambridge podría haberse reincorporado a sus clases presenciales en junio. Sin embargo, sus padres decidieron que no volvería a la escuela antes del verano. El pequeño de la familia, el príncipe Louis, todavía no acude al colegio. El uniforme de Charlotte es igual que el de su hermano, salvo que en su caso lleva una falda en lugar de bermudas

Más sobre: