Charlene ya está en casa: el conmovedor reencuentro con su familia y su nueva imagen

No los había visto desde agosto, cuando viajaron a Sudáfrica para pasar unos días con ella

Charlene HOLA 4033

Te quedan x días gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Te quedan pocas horas gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Estás en tu periodo de prueba gratuita. Sigue disfrutando de ¡HOLA!+.

HOLA.com, tu revista en internet

Tu período de prueba gratuita en ¡HOLA!+ se ha activado con éxito

Disfruta de todo el contenido totalmente gratis durante 7 días.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Ya tienes una suscripción activa.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

No veía la hora de volver a casa, pero, después de seis meses de calvario, la princesa Charlene ha podido regresar a Mónaco.

Ya está en su hogar junto a su marido y sus hijos. Durante su período de recuperación en Sudáfrica, se perdió incontables citas y tampoco pudo celebrar su décimo aniversario de boda en julio, pero ha llegado a tiempo para celebrar el Día Nacional, el séptimo cumpleaños de los príncipes Jacques y Gabriella y hacer todos los preparativos de la Navidad.

Portada HOLA 4003©Hola
Charlene HOLA 4033©Eric Mathon/Palacio Principesco, Mónaco
Sobre estas líneas, la imagen familiar más esperada en Mónaco. La princesa abraza a su marido y a sus hijos, vestidos con el uniforme del colegio, en la plaza del palacio ante la legendaria escalinata.

Las imágenes de la familia reunida de nuevo en las legendarias escalinatas del palacio Grimaldi —las más esperadas en el principado— ponen fin a los rumores de ruptura con el príncipe Alberto, y también a meses de especulaciones sobre su prolongada desaparición de la agenda institucional.

Viajó en ‘jet’ privado, fue recibida con abrazos y flores por su marido y sus hijos y llegó con cambio de imagen y un nuevo compañero, un perro al que ha llamado Khan

‘¡No se fue de Mónaco enfadada!’

Charlene ha vuelto por fin. El regreso anunciado por el príncipe Alberto de Mónaco se ha cumplido. El tiempo también ha dado la razón al soberano: “¡No se fue de Mónaco enfadada!”, y el reencuentro no ha podido ser más conmovedor.

Charlene HOLA 4033©Eric Mathon/Palacio Principesco, Mónaco
La princesa dice adiós mientras se dirigen al interior de la residencia con un acompañante inesperado, Khan, un cachorro de perro de la raza rhodesian ridgeback, que ha traído de Sudáfrica. La esposa del soberano, que ahora lleva el pelo castaño, vestía un abrigo de Prada, un traje beis de cachemira, de Loro Piana, botas altas y bolso bandolera, de Ralph Lauren.

También lo dijo Palacio: “El lunes por la mañana, el príncipe Alberto, acompañado por la princesa Estefanía, el príncipe heredero Jacques y la princesa Gabriella, dieron la bienvenida a la princesa de regreso al Principado de Mónaco. Un reencuentro lleno de alegría y emoción”.

Charlene, protegida con una mascarilla con el escudo de los Grimaldi, fue recibida por su familia con besos, abrazos y un enorme ramo de flores. No se veían desde el pasado agosto, cuando el soberano y sus hijos viajaron al continente africano para acompañarla durante algunos días, y había muchas ganas.

Charlene HOLA 4033©Eric Mathon/Palacio Principesco, Mónaco
Sobre estas líneas, la princesa, con el príncipe Jacques, de seis años.

‘Estar aquí fue un momento muy difícil’

La propia princesa lo contaba antes de embarcar rumbo a Europa.

“Estar aquí fue un momento muy difícil, pero al mismo tiempo fue maravilloso regresar a Sudáfrica. Me gustaría dar las gracias a los médicos, que hicieron un trabajo impresionante y me ayudaron mucho. Y, ahora, no puedo esperar a reunirme con mis hijos. Gracias, Sudáfrica, gracias a todos. Dios los bendiga”.

Las imágenes más esperadas en el principado, después de seis meses de ausencia, ponen fin a los rumores de ruptura entre Charlene, de cuarenta y tres años y el príncipe Alberto, de sesenta y tres años

La princesa despegó desde el aeropuerto de King Shaka, en Durban —fue despedida por su gran amigo, Misuzulu kaZwlithini, el Rey de los zulúes—; el domingo por la noche, en un jet privado, llegó a Niza, después de un vuelo de diez horas, alrededor de las nueve menos cuarto de la mañana del lunes día 8 de noviembre. Y, desde el sur de Francia, se trasladó en helicóptero —el principado solo cuenta con un helipuerto— hasta Montecarlo. A pie de pista, la esperaban su marido y sus hijos, los mellizos, a los que llama Jacqui and Bella, que también la han echado muchísimo de menos.

Charlene de Mónaco©@hshprincesscharlene
Los cuatro, en Sudáfrica. La imagen fue realizada durante la visita que su familia le hizo en agosto.

Abrazados en el patio de palacio

Después, todos juntos posaron para los fotógrafos en el patio de palacio. En las imágenes se puede ver a la princesa, con un abrigo de Prada, vestido de cachemira y botas altas, abrazando a su marido y a sus pequeños, que llevan el uniforme del colegio.

Y no solo la familia. En la maleta, Charlene ha traído un acompañante inesperado, un cachorro de perro de la raza rhodesian ridgeback. Khan, el otro protagonista de la jornada, ha llegado a la vida de la princesa después de que el pasado octubre muriera Monte, su chihuahua. “Mi angelito murió anoche, fue atropellada. Te extrañaré mucho, descansa en paz”.

La última vez que los monegascos pudieron ver a Charlene fue a finales de enero, durante la celebración de Santa Devota, y, ahora, la próxima cita ya está fijada. Será el 19 de noviembre y reaparecerá junto a toda la familia Grimaldi, o la mayoría, que también tendrá muchas ganas de verla.

Charlene de Mónaco©@Christian Sperka
Charlene, abrazando a un rinoceronte durante una misión contra la caza furtiva, que la llevó a su antiguo país. Fue en mayo y ya no pudo volver. Sufrió una infección de nariz, oído y garganta, surgieron complicaciones y tuvo que ser operada en tres ocasiones. La última, el 8 de octubre.

Apoyo de su marido

En su ausencia, especialmente la princesa Carolina, han apoyado a su marido en la agenda oficial y también le han echado una gran mano con sus hijos.

Medio año después de que, en una misión contra la caza furtiva de rinocerontes, sufriera una infección de nariz, oído y garganta —previamente se había sometido a un levantamiento de senos paranasales e injerto óseo—, y completando un mes de recuperación, tras la última operación que la llevó por tercera vez a quirófano, Charlene ya está en su hogar. Hasta ahora no se había podido subir a un avión, ya que, al no igualarse la presión de los oídos, no podría soportar un vuelo de más de veinte mil pies de altura.

Charlene de Mónaco©@hshprincesscharlene
El abrazo del matrimonio, que tanto dio que hablar este verano.

La ilusión de curarse cuanto antes para volver a reunirse con su familia y la fe —desde que abrazó el catolicismo no ha dejado de dar testimonios de lo que la nueva religión representa en su vida— la han impulsado hasta aquí.

“No puedo esperar a reunirme con mis hijos. Gracias, Sudáfrica, gracias a todos. Dios los bendiga”, dijo la princesa antes de embarcar en el avión que la trajo a Europa

Está más delgada que nunca, y ha dejado atrás el corte de pelo radical, aunque se ha teñido de castaño. La nueva Charlene ha vuelto y ha escrito con un corazón: “Ha sido un día feliz”. “Gracias a todos por mantenerme fuerte”.