Su título más preciado: madre

Cercana, afectuosa, muy presente y entregada a la felicidad de sus chicos. Diana tenía un don maternal único. ‘Vivo para mis hijos’, afirmaba

Diana de Gales especial

Te quedan x días gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Te quedan pocas horas gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Estás en tu periodo de prueba gratuita. Sigue disfrutando de ¡HOLA!+.

HOLA.com, tu revista en internet

Tu período de prueba gratuita en ¡HOLA!+ se ha activado con éxito

Disfruta de todo el contenido totalmente gratis durante 7 días.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Ya tienes una suscripción activa.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Era una madre de los pies a la cabeza, y los nacimientos del príncipe Guillermo, el 21 de junio de 1982, y del príncipe Harry, el 15 de septiembre de 1984, le proporcionaron satisfacción y determinaron su principal propósito en la vida. “Vivo para mis hijos”, dijo una vez. “Estaría perdida sin ellos”.

Diana de Gales especial©GettyImages/ PA Images
Diana de Gales especial©PA Images

Muy consciente de que la suya no era una familia común y corriente, se esforzó por brindarles a sus hijos una infancia lo más normal posible, antes de que estos entraran de lleno en el férreo mundo del deber y el protocolo.

En lugar de dejar a Guillermo con sus niñeras en casa, como era habitual, cuando en 1983 viajaron a Australia y Nueva Zelanda, para una gira de seis semanas, Carlos y Diana se llevaron a su bebé de nueve meses con ellos.

Diana de Gales especial©GettyImages
Guillermo, ayudado por su hermano, Harry, lleva las bridas del poni, ante la mirada llena de orgullo de Diana. Como primogénito, Guillermo nació siendo el segundo en la línea de sucesión al trono británico. Diana tuvo especial cuidado en fomentar un fuerte vínculo entre los hermanos para que Harry se sintiera igualmente valorado.

Mientras que a las generaciones anteriores de niños de la realeza se los educaba en palacio, Diana inscribió a Guillermo y Harry en escuelas locales y los alentó a compartir juegos con sus compañeros de clase.

El tiempo libre que compartía con sus hijos estaba lleno de diversión. Se la podía ver exultante con ellos en un día de parque de atracciones.

Diana de Gales especial©GettyImages
Diana de Gales especial©GettyImages
Diana adoraba a sus hijos, nos cuenta la fotógrafa Gemma Levine. A diferencia de las generaciones anteriores de la realeza, ella se aseguró de que asistieran a escuelas en lugar de que los educaran en casa. Ir a recogerlos a la salida de clase (abajo a la izquierda) era su momento preferido del día. Y, cariñosamente, los guiaba en los actos oficiales (abajo, a la derecha).

Ella era divertida de principio a fin”, dice Harry. “Uno de sus lemas favoritos para mí era: “Puedes ser tan travieso como quieras, pero que no te pillen”. Ella nos veía jugar al fútbol y, ya sabes, también esconder dulces en nuestros calcetines”.

El exguardaespaldas de Diana, Ken Wharfe, recuerda: “Guillermo y Harry tuvieron una infancia extraordinaria y eran completamente ajenos a la infelicidad de sus padres, pero Diana también quería reducir sus privilegios excesivos. Cuando llegaban regalos en camiones al Palacio de Kensington, se devolvían todos. Diana no quería malcriar a sus hijos”.

Diana de Gales especial©Rexfeatures
Diana de Gales especial©GettyImages
Harry y Guillermo perdieron trágicamente a su madre siendo muy jóvenes. Sin embargo, los años que disfrutaron con ella estuvieron repletos de grandes momentos. Ella los preparó para sus futuros roles y les transmitió sus valores, la generosidad y la compasión. Durante sus descansos, se convirtió en su mejor compañera de juegos.

Sabía que el mejor regalo que podía entregar a sus hijos era amor y, por supuesto, se aseguró de que Harry se sintiera tan valorado como Guillermo, a pesar de ser el ‘suplente’ del heredero.

“Ella era la mejor madre del mundo. Nos asfixiaba con su amor”, dijo Harry. “Simplemente te envolvía y te apretaba lo más fuerte posible y no había escapatoria; estarías allí todo el tiempo que ella quisiera abrazarte. Incluso ahora puedo sentir los abrazos que solía darnos”.

Diana de Gales especial©Bob Thomas Sports Photography via Getty Images
Diana de Gales especial©GettyImages
Harry y Guillermo tenían diferentes personalidades y destinos, pero ambos eran muy queridos por su madre. El príncipe Harry era más travieso y, desde pequeño, mostró interés por el mundo militar, mientras que Guillermo era más tranquilo y estudioso. Ambos, al igual que sus padres, amaban el deporte y las actividades al aire libre.

“Extraño ese sentimiento”, agregó. “Echo de menos tener a nuestra madre para recibir esos abrazos y esa compasión suya que todos necesitamos. A puerta cerrada, era una madre muy cariñosa y una persona increíblemente divertida. Creo que vivió gran parte de su vida en privado, a través de nosotros, y creo que esa faceta de diversión infantil solo salía a relucir cuando pasaba tiempo con nosotros”.

Diana de Gales especial©GettyImages
Diana corre para dar a sus hijos uno de sus característicos abrazos, en el Royal Yacht Britannia, amarrado en Toronto, en 1991. Los niños habían estado esperando a que sus padres regresaran al barco después de sus compromisos oficiales. La ilusión de Diana por reunirse con ellos se hizo palpable en esta escena. “Ella simplemente te envolvía y te apretaba lo más fuerte posible y no había escapatoria”, reveló el príncipe Harry al compartir este cariñoso recuerdo.

La fotógrafa Gemma Levine recuerda a Diana junto a sus hijos

Corría 1994 y yo estaba terminando un libro de fotos, Gente de los 90, para recaudar dinero a favor del Fondo de Cáncer Infantil Malcolm Sargent, del cual Diana era patrocinadora. Ella escribió el prólogo y yo tomé su foto para la portada. Entró en mi estudio hermosa, cálida y amigable, y me dijo: “Hola, Gemma, es un placer conocerte”. Trajo mucha ropa para la sesión. Para mi total sorpresa, se cambiaba frente a mí y se probaba diferentes looks. A los 33 años, estaba en su mejor momento. Su belleza natural brillaba y el único maquillaje que se aplicó fue un poco de lápiz de labios. Quería simplicidad en esa imagen, para enfocarnos en su rostro, así que le pedí a Diana que posara sin collar ni pendientes.

Entablamos una buena relación, hablamos y nos reímos durante esas dos horas como si fuéramos mejores amigas.

Ella y yo teníamos algo en común: las dos éramos madres orgullosas de dos niños, aunque los míos eran mucho mayores. Adoraba a Guillermo y a Harry y me contó que les encantaba el fútbol, jugar al aire libre y ver a sus amigos. Me relató cómo iba a recogerlos a la escuela, porque ansiaba verlos. Cuando le mostré los bolígrafos que había hecho con sus nombres grabados, se emocionó.

Diana de Gales especial©GettyImages

Fotografié a Diana en varias ocasiones. Una vez me invitaron a almorzar al Palacio de Kensington. Me arreglé muy formal, pero cuando Diana abrió la puerta vestía un suéter de cachemira rosa con vaqueros, mocasines y sin maquillaje.

“Ven, Gemma, estamos almorzando en el comedor”, me dijo, llevándome hasta aquella enorme mesa donde comimos lubina con un delicioso vino blanco.

Una noche regresé tarde a casa y escuché que sonaba mi teléfono: “¿Quién es?”, pregunté. “Es Diana”, fue la respuesta. No esperaba escuchar la voz de la princesa, así que pregunté: “¿Diana quién?”. Hubo carcajadas. Sí, era tarde, pero creo que su vida era así. Tenía días muy ocupados, pero probablemente se sentía sola por la noche y quería escuchar una voz amiga.

La nuestra fue una breve pero maravillosa amistad. Estaba conduciendo cuando me enteré de que había muerto. Abrumada por la emoción, detuve mi coche en un estacionamiento y lloré.



Más sobre