Los cien días de la princesa Leonor en un castillo

A diferencia de la princesa Alexia, a la que le costó “mucho acostumbrarse al principio”, la princesa de Asturias está encantada con su vida en Gales desde el primer día. Ha superado todos lo retos y vuelve a casa con las mejores calificaciones

Hola 4032 Leonor colegio Gales

Te quedan x días gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Te quedan pocas horas gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Estás en tu periodo de prueba gratuita. Sigue disfrutando de ¡HOLA!+.

HOLA.com, tu revista en internet

Tu período de prueba gratuita en ¡HOLA!+ se ha activado con éxito

Disfruta de todo el contenido totalmente gratis durante 7 días.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Ya tienes una suscripción activa.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

La alumna Leonor de Borbón Ortiz también ha entrado en la cuenta atrás para volver a casa. La Navidad está a la vuelta de la esquina y en el calendario de UWC Atlantic College se han vuelto a marcar los días para el descanso escolar: del diez de diciembre al cinco de enero.

La princesa de Asturias llegará a Madrid la próxima semana con los alumnos españoles que también estudian en Gales y justo a tiempo para ver a su madre, antes de que ésta emprenda un nuevo viaje internacional. Aun con la amenaza y las restricciones de la nueva variante del coronavirus, Omicron, el día trece se la espera en Senegal para inaugurar la sede del instituto Cervantes.

Princesa Leonor©GettyImages
La princesa de Asturias llegará a Madrid la próxima semana con los alumnos españoles que también estudian en Gales.

Después de cien días, que se cumplen el día siete de diciembre, la princesa regresará a Zarzuela con las mejores notas -sigue siendo una magnífica estudiante- y casi al mismo tiempo que se haga pública la felicitación de Navidad de palacio. Un christmas que como todos estos años volverá a enmarcar posiblemente alguno de los acontecimientos que vivieron a lo largo de 2021.

Todos están deseando verse de nuevo y la infanta Sofía la espera cargada de planes. La princesa de Asturias tiene casi un mes por delante para disfrutar de todo en unas Navidades muy diferentes: mucho más largas, y sin roscón de Reyes en la casa de su abuelo materno. Para entonces ya estará de vuelta en el colegio.

Lo que sí hará seguramente es acompañar a su padre, Felipe VI, durante la grabación del Discurso de Navidad que siguiendo la tradición se emitirá en Nochebuena. En los últimos años, estuvo a su lado y en este, seguirá aprendiendo.

Princesa Leonor©@uwcatlantic
Princesa Leonor©GettyImages/ @uwcatlantic
Después de cien días en el Castillo de San Donato, la Princesa regresa a Zarzuela, y lo hace con las mejores notas (sigue siendo una magnífica estudiante).

La princesa Leonor se sentirá orgullosa de haber superado todos los retos: la nostalgia de su vida anterior lejos de casa, la convivencia en una realidad incómoda -cero lujos, no es un mundo maravilloso- y el nuevo escenario académico. También ha tenido que adaptarse a otra forma de enseñar (y de aprender) pasando de un sistema tradicional a otro alternativo que busca el desarrollo integral y valora sobre todo la experiencia y la diversidad. Y, seguramente, habrá recibido otra lección de humildad: una más entre alumnos con notas espectaculares.

Estaba muy mentalizada para el gran cambio, era su sueño -el colegio fue su elección con la aprobación de los reyes-, quería vivir esa experiencia por encima de todo y se integró desde el primer momento. A diferencia de la princesa Alexia a la que “le está yendo bien”, dijo Máxima, aunque “le costó mucho acostumbrarse al principio, comenzando con el hecho de que toda la educación es en inglés”, la princesa de Asturias estuvo encantada desde el principio con su nueva vida.

Una demostración más de su educación, de los valores, de que está acostumbrada a estar y a tratar con todo tipo de personas y, muy importante, que tiene los pies en la tierra.

Princesa Leonor©@uwcatlantic
Princesa Leonor©@uwcatlantic
Leonor ha encontrado otro ‘hogar’ en el Castillo de San Donato (siglo XII), tiene una nueva y enorme ‘familia’: 300 alumnos de 90 nacionalidades; y un nuevo mundo.

Leonor ha encontrado otro ‘hogar’ en el Castillo de San Donato (siglo XII), tiene una nueva y enorme ‘familia’: 300 alumnos de 90 nacionalidades; y un nuevo mundo. UWC centro adscrito a la institución Colegios del Mundo Unido, le está dando la oportunidad de ser una joven como las demás y la princesa las aprovecha todas.

Cumple con los horarios a rajatabla -las clases empiezan a las ocho de la mañana y se exige la presencia de los alumnos en las casas antes de las 21:30 durante la semana-, se ha adaptado a compartir habitación con tres compañeras; baño, cocina y cuarto de estudio, y no ha tenido ningún problema a la hora de hacer su cama o lavar su ropa. También había “ensayado” en casa.

Cada día es diferente y todo depende del alumno, de sus aspiraciones, sus esperanzas y la forma en que aborda su viaje de aprendizaje… Aprendiendo, compartiendo y enseñando. No hay hermandades, pero los alumnos se agrupan por culturas para dar a conocer sus países y lo engloban todo: Historia, política, tradiciones, cocina, bailes regionales. Es la norma. A Leonor también le llegará el turno de ‘descubrir’ España, el país en el que reinará en algún día lejano.

Leonor, Princesa de Asturias©CASA DE SM EL REY
Todos están deseando verse de nuevo y la infanta Sofía la espera cargada de planes.

Se confiaba en que, en este año académico, se pudieran retomar las dos horas de servicio semanales a la comunidad, pero todavía no ha sido posible. Las actividades de acompañamiento de ancianos, educación de niños, etc., siguen siendo online para mantener la burbuja… Pero la princesa Leonor puede trabajar en los invernaderos cultivando un huerto; cuidar animales en la granja -burros, ovejas- o hacer tareas de apicultor… También ir a clases de pintura, cerámica, teatro, cocina, sin olvidar la larga lista de deportes que pueden practicar en el exterior. Desde escalada en pared, a fútbol, voleibol, baloncesto, bádminton, hockey sala, balonmano… Y si llueve y hace mucho frío en el exterior, tampoco hay problema. Cuentan con Moondance Sports Hall, un pabellón con paredes acristaladas, casi a pie de playa, de usos múltiples para actividades deportivas y vida. Desde una cancha de baloncesto a una cafetería, donde se reúnen para charlar, comer, jugar al billar, ver películas, bailar, y cantar karaoke.

Más allá de lo académico, esto es lo que ofrece St Donat, un impresionante castillo del siglo XII abierto al mar sobre los acantilados de Gales. 50 hectáreas de bosques, tierras de cultivo, jardines Tudor y también uno de los lugares más embrujados de Gales.


Más sobre