'Mindfulness' para una maternidad consciente.©AdobeStock

Maternidad

Cómo utilizar el ‘mindfulness’ para conseguir una maternidad consciente

Te damos las claves para conectar tu cuerpo con tu bebé durante el embarazo, el parto y el postparto

El embarazo es un momento muy especial en la vida de toda mujer en el que se dan muchos cambios y muy rápido. El cuerpo tiene que ir adaptándose para acoger y permitir el desarrollo de una nueva vida, que crece a su ritmo día a día, pero también se producen importantes cambios en la mente de la futura madre, que se prepara para proteger y cuidar a su bebé. Por tanto, tanto la salud de la madre como su actitud es fundamental. Y es que, como nos dicen el Dr. Andrés Martín Asuero y María Teresa Oller, dos expertos que han desarrollado un exitoso programa de mindfulness para el embarazo en el Hospital Clínic de Barcelona, “podemos hacer mucho para mejorar nuestro bienestar y el del bebé si resolvemos con serenidad nuestros miedos, nos olvidamos de ideas preconcebidas sobre la maternidad y exploramos la experiencia de forma abierta, calmada y amable”.

Para ello, el mindfulness es una de las mejores herramientas, no solo para vivir un embarazo pleno, feliz y saludable, sino también para enfrentarnos al parto y al postparto con una buena actitud. Tres momentos con un alto impacto en la maternidad en general. Ambos, que han publicado recientemente su libro Maternalmente (Editorial Diana), nos proponen unas técnicas sencillas y ejercicios que nos pueden ayudar a reducir el estrés, fomentar un vínculo con nuestro bebé y hacer que estos tres momentos vitales -embarazo, parto y postparto- sean disfrutados de una manera consciente. Porque, como nos dicen, “todo este proceso se vive esencialmente a partir del cuerpo”.

Libro 'Maternalmente' (Editorial DIANA).©Editorial Diana

Posturas para practicar mindfulness durante el embarazo

La ansiedad, la depresión o el estrés durante el embarazo son factores de riesgo para la propia mujer y el desarrollo del bebé, ya que se ha demostrado que tiene implicaciones negativas para el desarrollo neurológico fetal. Por ello, la conexión entre ambas vidas es muy íntima, para lo bueno y para lo madre. “Tomar conciencia de este sistema madre+feto”, nos explican los expertos en su libro, “debería llevarnos a enfatizar el bienestar de la madre como una forma de garantizar el óptimo desarrollo del bebé”. De ahí que la medicina del siglo XXI debería atender este tipo de necesidades. De ahí el mindfulness como herramienta para un mejor embarazo.

Para practicarlo, hay tres posturas básicas perfectas para una mujer embarazada que los expertos nos detallan:

  1. Tumbada en el suelo boca arriba con la espalda bien apoyada sobre una esterilla, con las piernas estiradas y ligeramente separadas y elevadas. O bien de lado, si la postura es demasiado incómoda por el aumento del volumen en la tripa, pero siempre sobre el lado izquierdo, para no presionar la vena cava inferior y facilitar la irrigación de la placenta.
  2. Sentada en una silla con las plantas de los pies en el suelo y con las rodillas por debajo de la cadera. La espalda erguida y sin tensión.
  3. De pie, con los pies en el suelo a la altura de las caderas y con los brazos libres a lo largo del cuerpo.

Una vez adoptada la postura, “sonríe para relajar la cara, el cuerpo y la mente y comienza tu práctica”, que puede estar guiada por cualquier aplicación móvil, página de Internet especializada o, si ya tienes cierta experiencia, por tí misma. Lo importante es desconectar y dedicarte tiempo.

¿Mindfulness para un parto más consciente?

Muchas futuras madres se hacen esta pregunta, porque no son conscientes de lo que les puede aportar la práctica de mindfulness de cara al parto, algo que los expertos nos explican por puntos:

  • Nos enseña a vivir el parto momento a momento, sin anticiparnos, pero tampoco quedándonos apegadas a un momento en concreto. Nos conecta con la experiencia en sí y regula el miedo.
  • A no reaccionar al dolor, siendo conscientes de las sensaciones, emociones y pensamientos a medida que van apareciendo. Nos enseña cómo el dolor tiene un sentido.
  • A aceptar la incertidumbre ante lo desconocido, pues no sabemos qué pasará.
  • A cultivar la amabilidad hacia tí misma, nos soltamos de lo que se espera de nosotras.

Para ello, la práctica de la atención en la respiración (lo que hacemos en mindfulness), “puede funcionar como un ancla al momento presente, para mantener la calma”.

Establecer un vínculo con tu bebé durante el postparto

Por último, como nos explican los expertos, el mindfulness también puede ayudarnos una vez tenemos a nuestros bebés entre los brazos. “En la medida en que madres y padres desarrollamos la capacidad de llevar la atención al momento presente con cariño y apertura, nos convertiremos en un ejemplo para nuestros hijos”, dicen los expertos. Por ello, desde su punto de vista, hay tres aspectos en los que el mindfulness puede contribuir a una crianza consciente:

  1. Desarrollo de la capacidad de atención.
  2. Mejora de la conciencia y regulación emocional.
  3. Manejo del estrés y aumento de la resiliencia.

Para ello y para fomentar el vínculo con nuestro bebé, como nos explican en el libro, hay una serie de prácticas sencillas que, a través del mindfulness y la atención plena, podemos trabajar. Entre ellas, nos sugieren:

  • Fomentar el contacto visual interactuando con la mirada del bebé, aunque al principio vea borroso.
  • Fomentar también el contacto táctil, a través de las caricias o de los masajes.
  • Mantener al bebé cerca, con un contacto de proximidad física que facilitará además la adaptación del bebé.
  • Comunicarnos verbalmente con él, hablándole y cantándole, por ejemplo.
© ¡HOLA! Prohibida la reproducción total o parcial de este reportaje y sus fotografías, aun citando su procedencia.