¿Por qué Marta Ortega siempre es la invitada perfecta? Entramos en su fabuloso armario

La mujer más poderosa de la moda apuesta por la alta costura en las grandes ocasiones

Marta Ortega collage

Te quedan x días gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Te quedan pocas horas gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Estás en tu periodo de prueba gratuita. Sigue disfrutando de ¡HOLA!+.

HOLA.com, tu revista en internet

Tu período de prueba gratuita en ¡HOLA!+ se ha activado con éxito

Disfruta de todo el contenido totalmente gratis durante 7 días.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Ya tienes una suscripción activa.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Marta Ortega no solo es la presidenta de Inditex, sino también la mejor embajadora de las marcas del grupo textil fundado por su padre. En su día a día es frecuente ver a la hija de Amancio Ortega vistiendo prendas de Zara o de Massimo Dutti, que suele combinar con accesorios de lujo. Como en su reciente edición del Longines Global Champions Tour en Madrid, donde fue fotografiada junto a su marido, Carlos Torretta, y sus dos hijos, llevando un vestido midi de popelín blanco, con detalle de bordados perforados, de la división Limited Edition del buque insignia de la casa, y unas sandalias de suela gruesa de Celine.

Marta es experta en mezclar prendas low cost con los complementos de las firmas más top y elevar así sus elecciones estilísticas. Porque como experta en moda conoce de primera mano que la clave está en los detalles. De hecho, mucho antes de ser nombrada presidenta de Inditex ya era considerada un referente de estilo: cada una de sus apariciones en público va seguida del efecto wishlist, es decir, prenda que se pone, prenda que se agota en cuestión de minutos y sus admiradoras tienen que reservarla en su lista de deseos hasta ver si la reponen.

Marta Ortega H+©GTres
Marta Ortega, en la imagen con Carlos Torretta, arriesga con tendencias solo vistas en la pasarela, como el vestido de red que llevó el año pasado en el enlace de Felipe Cortina y Amelia Millán.

Pero en el fascinante armario de Marta Ortega también hay espacio, y mucho, para el diseño couture, su favorito para las grandes ocasiones. Al principio, confiaba sus looks de altura al neoyorquino de origen cubano Narciso Rodríguez. Pero cuando conoció a Pierpaolo Piccioli, director creativo de Valentino y autor de los cuatro vestidos de su boda con Carlos Torretta, Marta no sólo entabló una gran amistad con el diseñador, también abrió su vestidor a un mundo de sofisticación y creatividad sin límites.

Marta Ortega H+©Bibiana Fierro y Equipo
Carlos Torretta y Marta Ortega, con un mini Birkin de Hermès, vestido y abrigo de Valentino, en la boda de Álvaro Falcó e Isabelle Junot

Eso sí, como siempre y en su línea, sin excesos. La heredera, que atesora una de las grandes lecciones que aprendió del añorado diseñador Alber Elbaz, “sé grande en el trabajo y pequeña en la vida” —tal y como reveló la ejecutiva a The Wall Street Journal—, puede vestir de alta costura y llevar colgados del brazo bolsos que rondan los 50.000 euros, pero nunca llama la atención por un maquillaje exagerado, un peinado artificioso o unas joyas superlativas, aunque las lleve, pero siempre encuentra el equilibrio.

Marta Ortega H+©© Juan Carlos Amaya
Junto a su marido, en la boda en Jerez de Carlos Cortina y Carla Vega-Penichet. Su vestido camisero y de estilo batín fue replicado por alguna de las firmas del imperio textil que preside convirtiéndose en uno de los hit de las pasadas navidades.

Marta sigue los códigos de etiqueta que marca el protocolo de las bodas. Pero al igual que otras mujeres que se distinguen por ser las invitadas más admiradas, se sale de la norma y huye de la uniformidad, arriesgando con tendencias solo vistas en la pasarela —como los vestidos de red que llevó también el año pasado en los respectivos enlaces de Felipe Cortina y Amelia Millán, y Pedro Bravo y Carlota Pérez-Pla—, o con zapatos-joya. Siempre defiende como nadie lo que lleva puesto.

Marta Ortega H+©GTres
Con un rutilante vestido color plata de Paco Rabanne, en septiembre de 2018, en la boda de Verónica Corsini y Francis Btesh, en Menorca.

El poder de Marta como invitada perfecta es de hecho la mejor arma de estrategia de las firmas del imperio textil que preside. Como ejemplo, el vestido camisero de estilo batín en raso fucsia que llevó en la boda de Carlos Cortina y Carla Vega-Penichet, el pasado verano en Jerez, firmado por Valentino, fue replicado en algunas de las firmas de Inditex y se convirtió en uno de los hits de los looks de fiesta de las pasadas navidades.

Asimismo, el bolso que la presidenta escogió hace unas semanas para la fiesta preboda de Ramón Hermosilla y Carla Covarrubias en México, de satén de seda verde neón con plumas de avestruz del mismo color y asa-joya, de la colección primavera-verano 2022 de Valentino, tiene una versión al alcance de todos los bolsillos, también en tejido satinado, solo que de color fucsia, y con plumas en el apartado de bolsos de fiesta de Zara para este verano.


Más sobre