Consejos eficaces que debes aplicar si quieres romper con el individualismo

La falta de conexión con los demás puede tener un impacto negativo en la salud mental y emocional, lo que lleva a un aumento de la ansiedad, la depresión y la insatisfacción general con la vida

Por Pilar Hernán

‘Tendencia a pensar y obrar con independencia de los demás, o sin sujetarse a normas generales’, así es como la RAE define el individualismo, una tendencia cada vez más presente en la sociedad actual. “En una sociedad marcada por el individualismo, donde a menudo priorizamos nuestros propios intereses y necesidades por encima de los demás, surge la necesidad de explorar cómo superar estas barreras que nos separan de la conexión y el bienestar emocional”, nos cuenta Marc Rodríguez, Psicólogo Especialista en Inteligencia Emocional (@rodriemocion), quien nos ayuda, desde una perspectiva psicológica, a entender mejor las raíces del individualismo, así como sus efectos perjudiciales.

Las raíces del Individualismo

El experto nos cuenta que el individualismo, en su esencia, se basa en la creencia de que cada individuo debe centrarse principalmente en sus propios intereses, metas y bienestar. Así, en cierta manera tiene una semejanza al egoísmo sin la connotación de pese a quien le pese.

“Si bien el individualismo tiene raíces históricas y culturales, también está influido por factores psicológicos y sociales. Las experiencias pasadas, el temor a la vulnerabilidad y la presión de la sociedad moderna para tener éxito contribuyen al desarrollo de actitudes individualistas. En un mundo que nos empuja a una competitividad feroz, a veces, el individualismo se ve como una manera de sobrevivir y la ley del más fuerte. La sensación constante de reto y amenaza nos hace pensar en la unidad básica, uno mismo, para garantizar nuestro bienestar”, explica el psicólogo.

Los efectos del Individualismo

Aunque el individualismo puede impulsar el logro personal, también conlleva una serie de efectos perjudiciales. “No es oro todo lo que reluce, a menudo la soledad, el aislamiento social y la falta de apoyo emocional son algunas de las consecuencias más notables. No podemos negar que somos seres sociales y apostar siempre por uno mismo conlleva un precio a pagar. La falta de conexión con los demás puede tener un impacto negativo en la salud mental y emocional, lo que lleva a un aumento de la ansiedad, la depresión y la insatisfacción general con la vida como principales dolores causados por un individualismo demasiado marcado”, nos comenta el psicólogo.

Lee también: ¿Tiempo para uno mismo o hiperindividualismo? Por qué cada vez te apetece menos estar con gente

Cómo superar las barreras del individualismo

En opinión del experto, superar las barreras del individualismo es un proceso que requiere autoconciencia y esfuerzo continuo, no es algo que podamos obviar pero debemos trabajar de forma diaria para poder evitar.

Aquí hay algunas estrategias efectivas para fomentar una mayor conexión con los demás y promover el bienestar emocional:

  • Practicar la empatía. Empatizar con los demás implica ponerse en su lugar y comprender sus emociones y perspectivas. La empatía fortalece las relaciones y fomenta la colaboración, nos hace salir de nuestra propia burbuja para entrar en un entorno social en el que debemos garantizar el bienestar de la mayoría o al menos de los seres queridos.
  • Cultivar relaciones significativas. Invierte tiempo y energía en construir relaciones sólidas con amigos y familiares. Estas conexiones pueden proporcionar apoyo emocional valioso además de tener efectos directos sobre los marcadores de salud mental y física, tener conexiones valiosas es sano, literalmente.
  • Participar en actividades comunitarias. Unirse a grupos o proyectos comunitarios brinda la oportunidad de contribuir al bienestar de otros y sentirse parte de algo más grande que uno mismo. Pocas cosas aportan más bienestar mental que tener un amplio sentido de propósito y significado, echar una mano como se diría habitualmente, es algo que ayuda a ambas partes, quien da y quien recibe.
  • Fomentar la comunicación abierta. Hablar abiertamente sobre las emociones y las necesidades con amigos y seres queridos puede ayudar a superar la barrera del aislamiento emocional.
  • Practicar la gratitud. Reconocer las bendiciones en la vida y expresar gratitud puede promover sentimientos positivos y fortalecer las conexiones con los demás. La gratitud se ha trabajado y estudiado en decenas de estudios y es una emoción de más alto nivel, practicarla de manera frecuente ha demostrado ser un valor protector muy eficaz.

Lee también: Los rasgos de una personalidad agradecida y cómo practicar la gratitud

Beneficios de superar las barreras del individualismo

“Animo a todos a reflexionar sobre la importancia de la conexión humana y a tomar medidas activas para cultivar relaciones significativas y promover la empatía en nuestra vida diaria. Al hacerlo, no solo mejoraremos nuestra propia calidad de vida, sino que también contribuiremos a un mundo más compasivo y unido”, explica.

A medida que trabajamos juntos para superar las barreras del individualismo, podemos dar forma a una sociedad más conectada y empática. A menudo cuesta ver el impacto de trabajar esta colaboración y empatía, pero a modo de resumen, los beneficios directos más notorios incluyen:

  • Mayor bienestar emocional. Al centrarnos en las relaciones significativas y la empatía, experimentaremos un aumento en nuestro propio bienestar emocional. La sensación de apoyo y conexión con los demás nos ayudará a lidiar mejor con el estrés y las adversidades. Aquí es donde cobra sentido la frase, para recibir primero hay que dar.
  • Salud mental mejorada. La soledad y el aislamiento social se han relacionado con problemas de salud mental, como la depresión y la ansiedad. Al promover la conexión y el apoyo mutuo, podemos reducir estos riesgos y fortalecer nuestra salud mental, buscar relaciones de calidad es un factor cardioprotector entre otros beneficios.
  • Desarrollo personal. La práctica de la empatía y la colaboración puede contribuir significativamente al crecimiento personal. A través de las relaciones interpersonales, aprendemos a comprendernos mejor a nosotros mismos y a los demás, muchas de las cosas que nos suceden son un reflejo que podemos ver en los demás.
  • Modelo para las futuras generaciones. Al adoptar un enfoque menos individualista, estamos sentando un ejemplo valioso para las futuras generaciones. Les mostramos la importancia de la cooperación y la solidaridad en la construcción de un mundo mejor, algo muy importante y más en la actualidad en la que un dispositivo móvil está sustituyendo una buena conversación con un amigo.

“Es fundamental reconocer que superar las barreras del individualismo no es un proceso sin obstáculos. Encontraremos resistencia, tanto a nivel personal como social. Sin embargo, con determinación y perseverancia, podemos vencer estos desafíos y avanzar hacia una sociedad más conectada y compasiva. Al final como todo en esta vida, requiere de compromiso, dedicación y un propósito claro. Pero estoy seguro de que se puede lograr. O como mínimo, esa es la esperanza que debemos mantener”, concluye.