chica-dando-gracias

Los rasgos de una personalidad agradecida y cómo practicar la gratitud

Ser agradecidas activa las regiones cerebrales asociadas con la recompensa social y los lazos interpersonales y mejora nuestra salud física y mental. 

por Nuria Safont

La gratitud es un sentimiento que aparece cuando percibimos que algo es positivo para nosotros. Todos sentimos que debemos dar las gracias en algún momento. Sin embargo, ser una persona agradecida y practicar la gratitud es distinto. En este caso, buscamos el agradecimiento como estilo de vida, algo que, según los estudios tiene muchos beneficios. De hecho, la gratitud como ejercicio diario nos aporta un mayor bienestar. Así nos lo explican desde Freeletics, que nos recuerdan que la gratitud también se entrena, y apuntan a un estudio de la Universidad del Sur de California titulado Correlaciones neuronales de la Gratitud, en el que se observa que el agradecimiento activa las regiones cerebrales asociadas con la recompensa social y los lazos interpersonales y que mejora nuestra salud física y mental. 

Así también lo piensa Ixi Ávila, coach de inteligencia emocional: "Si nos paramos a observar hay muchas razones por las que podemos sentir agradecimiento. Para empezar, el hecho de que nuestro corazón lata es un regalo que nos ha sido dado, no hemos tenido que trabajar duro para lograrlo. Tenemos un corazón latiendo y trabajando a nuestro servicio 24 horas al día y la mayoría de personas lo damos por hecho e infravaloramos la suerte que tenemos". 

Este es el secreto de las personas felices y con mayor paz interior

¿Cuáles son los rasgos de una personalidad agradecida?

Pese a que no hay una regla que defina a una persona agradecida, sí hay algunos signos que caracterizan a estos individuos:  

  • Su gratitud es sincera, no estratégica 
  • Suelen mostrarse agradecidas con todo el mundo y con la mayoría de las situaciones que acontencen en sus vidas 
  • Tienen en cuenta a su interlocutor al dar las gracias y se adaptan a él y a las circunstancias 
  • Suelen ser personas detallistas, les gusta regalar  
  • Suelen mostrarse positivas y optimistas 
  • Se enfrentan a los obstáculos e intentan superarlos 
  • Muestran la misma gratitud por los demás que por ellas mismas 
  • Cultivan el amor propio 
  • Encuentran satisfacción en todo aquello que hacen 
  • Saben perdonar y perdonarse 

Los rasgos de personalidad de las personas adultas con altas capacidades 

¿Cuáles son los beneficios de la práctica de la gratitud?

Como decíamos, la la gratitud tiene muchísimos beneficios. Estos son algunos de ellos, según nos explica Ixi Ávila: 

  • Nos ayuda a apreciar y a valorar el presente.
  • Se magnifican las sensaciones de bienestar y satisfacción.
  • Fortalece el sistema inmunológico.
  • Aumenta la resistencia al estrés.
  • Mejora la calidad del sueño.
  • Aumenta nuestra compasión y generosidad.
  • Reduce sentimientos de soledad.
  • Nos ayuda a perdonar. A menudo se dice que es el pegamento que mantiene a las personas unidas.

"No es compatible sentir envidia y gratitud al mismo tiempo. A nuestro sistema emocional le gusta la novedad y por eso enseguida se adapta, la gratitud nos ayuda a no dar la vida por hecho y valorar que estamos aquí", aclara Ixi Ávila. Pero ¿cómo empezar a mostrarnos más agradecidas?

¿Eres una persona envidiosa y no lo sabes? Averígualo con este test

Empieza a entrenar la gratitud 

No tenemos por qué sentirnos mal si observamos que no respondemo a los rasgos de una personalidad agradecida. De hecho, en la sociedad en la que vivimos, es normal sentir mucha presión y envidia. Pero la podemos entrenar. Al principio puede que no te salga de forma natural agradecer, porque no has entrenado tu atención para que se focalice en todas las razones que hay para agradecer. Pero con constancia lo podemos conseguir. Por ello, la coach recomienda dos ejercicios para comenzar:

1. Diario de Gratitud

Puedes empezar la práctica de gratitud escribiendo. Por ejemplo, antes de dormir puedes escribir en el diario entre 3 y 5 razones por las que sientes agradecimiento por ese día. Uno de los errores más comunes a la hora de realizar este ejercicio es que se convierte en una especie de ‘lista de la compra’ donde cada noche enumero las mismas razones por las que se supone que debería sentir agradecimiento, pero no conecto emocionalmente con nada.

Ejercicio 1: agradezco tener salud, tener a mi familia, tener una casa, etc. Son cosas importantes pero no estoy conectando con el sentimiento de agradecimiento. Por eso, algo que suele funcionar muy bien es concretar. Cuanto más específica sea la práctica de agradecimiento, más fácil será sentir la emoción.

Ejercicio 2: agradezco ese comentario que me ha hecho hoy mi pareja que me ha ilusionado, agradezco ese paseo que me he dado al sol, ese momento de descanso en el que he podido parar a meditar unos minutos, tomarme un té calentito y recargar las pilas, etc.

2. Carta de Gratitud

Otro ejercicio que tiene muchos beneficios es poner la gratitud en práctica con los demás. A menudo, cuando agradecemos, lo hacemos de forma muy generaliza: ‘Gracias por todo’ y tampoco nos paramos a conectar desde la vulnerabilidad. Por eso, recomiendo el ejercicio de la carta de la gratitud.

La idea es que conectes con una persona hacia la que sientas agradecimiento. Piensa en las acciones que esa persona tomó para enriquecer tu vida y escribe una carta en la que especifiques todo lo que sientes. Una vez que la tengas, y en la medida de lo posible, la idea es entregarla en persona y leerla en alto. Esto tendrá un efecto muy positivo tanto en la persona que lo recibe como en ti.

Responde a estas preguntas para saber si eres una persona altamente sensible

Dejar de lado la queja y ser agradecida 

Los expertos de Freeletics también nos animan a entrenarla. Y aseguran que componer nuestro propio diario de gratitud nos va a permitir focalizar nuestra atención en todo aquello positivo que sucede a nuestro alrededor, lo cual es bueno para nuestra salud física y mental, en lugar de permanecer en la queja y el dolor, o asumiendo papeles de víctimas. Cuantos más escribas, mejor nos iremos sintiendo. 

Estos diarios son medios que nos ayudan a despertar la conciencia y observar todas las cosas grandiosas que generalmente pasamos desapercibidas en nuestro día a día. Los expertos en las ideas en las que podemos reflexionar:

  • ¿Qué salió bien hoy?
  • ¿Quién hizo algo bueno por ti durante el día?
  • ¿Qué cosas podrían haber ido mal pero no ocurrieron?

En resumen, el agradecimiento debe formar parte de nuestra vida. Si somos capaces de integrarlo en nuestra mente, seremos capaces de asumir en su justa medida, y de manera natural, aquellos hitos que vayamos consiguiendo, pero también nos permitirá ser más tolerantes con nosotros mismos, siendo conscientes de todo lo bueno que nos rodea y de los objetivos o metas que nos quedan por cumplir.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie