chica mirando a otra chica con desconfianza

¿Eres una persona envidiosa? Descúbrelo haciendo este test de personalidad

Contesta a estas preguntas para averiguar si tienes este rasgo de personalidad, una forma de ser que te puede traer muchos problemas, te hará vivir en una constante frustración y puede acabar convirtiéndote en una persona solitaria

por Nuria Safont

La envidia no es un rasgo de la personalidad que te hará feliz. De hecho, las personas envidiosas pueden tener graves problemas al vivir en sociedad. Además, no suelen ganarse la empatía de las personas que le rodean ya que la forma de ser envidiosa no se vive 'en silencio', sino que se adoptan actitudes que, aunque parerezcan inofensivas, van calando en los demás que acabarán tildando a la persona envidiosa como de poco fiar. Por tanto, si no quieres vivir en soledad, lo mejor que puedes hacer es intentar tratar esa envidia, consultar incluso con un profesional de la psicología y poco a poco librarte de ella, porque lo que está claro es que este tipo de sentimiento provoca mucho dolor emocional. Responde con sinceridad a estas preguntas que te ayudarán a sospechar si eres una persona envidiosa. 

Terapia del espejo, una herramienta eficaz para mejorar tu autoestima

 
 

¿Envidia sana o envidia mala?

Según explica la psicóloga y coach emocional Irene López, autora del libro 10 obstáculos que te impiden ser feliz (Alienta Editorial) las personas envidiosas viven en una constante insatisfacción. No disfrutan de la vida, de las amistades, de la pareja, ni del trabajo puesto que todos pueden convertirse en potenciadores de la envidia. 

La experta en psicología también explica que hay diferentes tipos de envidia, por ejemplo, la que todos hemos empleado alguna vez para justificar algún comentario: la envidia sana. En este caso, podríamos decir que este tipo de emoción es útil y que puede servir de motivación para mejorar. En cambio, la envidia mala se relaciona con la deshonestidad y la conducta inmoral. El objetivo de este tipo de envida es infravalorar los logros de los demás. 

Así es la personalidad de los diferentes tipos de ego, ¿cuál es el tuyo?

Cómo gestionar la envidia 

En su libro, Irene López nos propone varias maneras de intentar gestionar este sentimiento porque envidia podemos sentirla todos en momentos determinados, pero no puede ser una constante ni tiene por qué acompañarse de actitudes que puedan dañar a los demás. Estos son los tips que nos da la experta: 

Reconoce tu envidia. Reconocer que eres una persona envidiosa puede sorprenderte y dolerte, pero este es el primer paso para cambiar. Además, es un sentimiento muy humano y lo que debes hacer es llegar a la raíz del problema: ¿por qué tienes envidia? Si localizas dentro de ti esa razón te será más fácil aumentar tu autoestima fijándote en tus cosas buenas. 

Deja de mirar a tu competencia y pon el foco en ti. Una vez reconocida la raíz del problema, centra tu atención en ti. Ya que tener envidia produce mucho malestar. Si vives en la frustración permanente vas a perder un tiempo muy valioso para que todas tus capacidades florezcan. 

No caigas en la crítica. Deja de quejarte y de criticarlo todo. No te compares con los demás ni pienses que la vida de los otros es siempre mejor que la tuya. Esta forma de vivir solo te va a provocar emociones negativas. De lo único que te sirven las críticas constantes es de alimento a tu ego, que no te dejará atender a tus propias necesidades. 

Alégrate por los logros de los demás. Recuerda que la envidia se puede convertir en algo enfermizo y te hace estar en la oscuridad. Si no consigues alegrarte por los demás, nunca te congratularás sinceramente de los tuyos. Alegrarte por los éxitos de los otros, aunque solo sea de manera diplomática, te hará más libre. 

No pongas impedimentos a tu competencia. No pongas la zancadilla porque lo que demuestras con ello es tu inseguridad, tu baja autoestima y tu inmadurez. 

Convierte la envida en algo positivo. Si constantemente 'odias' estás toda tu vida consumiéndote con tus pensamientos intrusivos, destructores y arruinando tus relaciones. 

Aprende a expresarte. Toma un lápiz y un papel y empieza a escribir qué te hace sentir envidia, sé concreta, honesta, tu cerebro no entiende pensamientos difusos. Háblalo con alguien de tu confianza o busca un terapeuta. 

Dirige tu atención hacia las cosas positivas. Presta más atención en todas aquellas cosas positivas que te están pasando. Si solo te fijas en los demás, te estarás perdiendo tu propia vida. 

Test de personalidad para averiguar si sufres alexitimia

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie