DHA ácidos grasos Omega 3

DHA: qué es, dónde se encuentra y por qué es tan beneficioso incluirlo en la dieta

Es un nutriente altamente beneficioso para nuestra salud, ya que si se consume en las cantidades recomendadas puede ayudar a nuestro organismo a prevenir enfermedades

por hola.com

Tal vez no tienes muy claro qué se esconde tras las siglas DHA, pero sin duda debes tenerlas muy en cuenta por los múltiples beneficios que tiene este nutriente para tu salud. Tal y como nos explica nuestra colaboradora, la nutricionista Marta Lorenzo, son las siglas en inglés de Ácido docosahexaenoico, un derivado del Omega 3 ( ácido graso insaturado) que debemos aportar a través de la dieta a partir de alimentos como el pescado azul o la leche materna, pues nuestro cuerpo es incapaz de producirlo. Así, nos explica que es un nutriente altamente beneficioso para nuestra salud ya que si se consume en las cantidades recomendadas, puede ayudar a nuestro organismo a prevenir enfermedades como las siguientes:  

  • Cardiovasculares: este tipo de grasa reduce los niveles de colesterol malo (LDL) y mejora los del bueno ( HDL), ayudando a prevenir patologías como la hipercolesterolemia o la hipertensión.
  • Trastornos mentales: las personas que padecen transtornos mentales, como por ejemplo el trastorno bipolar o la esquizofrenia, tienen bajos niveles de Omega 3. Hay estudios recientes que demuestran que los suplementos de este nutriente disminuyen de forma notable la frecuencia de las recaídas de este tipo de personas.
  • Porblemas de la piel: mejora el estado de la piel y enfermedades como la psoriasis.
  • Vista: el DHA forma parte de la retina del ojo y, por ello, su consumo puede evitar la degeneración macular.
  • Neuroprotector: nos protege de enfermedades relacionadas con el Sistema Nervioso.
  • Mejora el desarrollo cerebral en niños (así como en bebés o incluso en el feto), incrementando su capacidad de aprendizaje, sociabilidad, comunicación, como también la agudeza visual. Y, además, reduce el riesgo de desarrollar autismo o TDAH.
  • Cáncer: la ingesta de niveles altos de Omega 3 reduce hasta en un 50% el riesgo de padecer cáncer de colon.

Relacionado: Ácidos grasos ‘Omega 3’: ¿en qué alimentos podemos encontrarlos?

Hay que tener en cuenta que no solo existe como Omega 3 el DHA, sino que podemos encontrar también otros ácidos grasos, como el ALA (ácido alfalinolénico) y el EPA (ácido eicosapentaenoico). Todos ellos son igual de beneficiosos, pero cada uno tiene una función diferente en el organismo, a pesar de que se dice que están relacionados entre sí, por ser el ALA capaz de convertirse en EPA y DHA y viceversa.

Esto hace pensar a la industria alimentaria que el hecho de consumir solo ALA cubre las necesidades de los tres, creyendo que la ingesta de uno satisface o cubre la cantidad recomendada de todos. No es así, ya que la eficacia en la conversión es bastante baja. Por lo que para conseguir la ingesta suficiente de los tres ácidos grasos solo lo podemos conseguir ingiriendo directamente cada uno por separado.

Relacionado: El mejor tratamiento ‘antiaging’ está en estos alimentos

La importancia de prestar atención al etiquetado de los alimentos

Esto es relevante a la hora de hacer la compra, ya que si la idea es conseguir una dieta rica en estos nutrientes o por lo menos llegar a la ingesta recomendada diaria (sobre todo en etapas muy significativas de la vida como el embarazo, la lactancia o la niñez), donde son especialmente importantes, debemos atender y aprender a leer los etiquetados y ver si realmente los alimentos que compramos contienen estos nutrientes ya sea de forma natural o por estar enriquecidos.

Los alimentos enriquecidos son un avance en el mundo de la alimentación, ya que podemos encontrar nutrientes saludables en productos que de forma natural no los contienen. Sin embargo, en este caso debemos diferenciar si un alimento es enriquecido en DHA porque se ha añadido este como tal, o se dice que lo contiene pero que realmente se ha integrado ALA, pensando que en el organismo vamos a obtenerlo debido a la conversión que he explicado anteriormente. Por ello, es fundamental mirar en el etiquetado y no fiarse de la publicidad del envase.

Relacionado: ¿En qué se diferencian los alimentos enriquecidos de los fortificados?

Algunos de estos alimentos enriquecidos en DHA u Omega 3 son:

  • Lácteos y derivados: leches, bebidas de soja, yogures líquidos o leches de continuación para bebés (simulando la leche materna).
  • Huevos: en este caso no se añade directamente al huevo, sino que se consigue a través de la alimentación de las gallinas.
  • Zumos, aceitunas, galletas...

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie