No te creerás lo fácil que es hacer tu propia masa de empanadillas casera

No te creerás lo fácil que es hacer tu propia masa de empanadillas casera

En el mercado la encuentras preparada, lista para rellenar y freír u hornear. Pero ¡es tan fácil hacerla! Que te contamos, paso a paso, cómo elaborar la masa de empanadillas casera

Por

Suelen comerse fritas o cocinadas al horno -de esta última manera aligeras un poco sus calorías-. Las saladas son las más populares y quizás el de atún, huevo cocido y tomate, el relleno más habitiual. Pero, además de saladas, las empanadillas, algo que gusta a casi todos los públicos, también admiten versiones dulces deliciosas. Es probable que las tengas congeladas listas para usar en cualquier momento -te sacarán de más de un apuro- o quizás lo que hayas comprado son las obleas para rellenar de la forma que más te apetezca... y todo eso está muy bien, pero ¿qué te parece preparar tú misma la masa?

Una vez que la tengas lista, puedes estirarla y dejarla con más o menos grosor, y rellenarlas con conservas, vegetales, carne picada, pescado, marisco queso... y un largo etcétera y terminarlas en una sartén con aceite caliente o en el horno. Pero empecemos por el principio y centrémonos en la masa.

¿Qué ingredientes necesitas para preparar la masa de empanadillas?

Nos gusta mucho cuando las recetas llevan pocos ingredientes y más si se trata de elementos que tenemos habitualmente en la despensa. Así que has de saber que para hacer esta masa de empanadillas no necesitas nada más que 4 ingredientes y que todos ellos son de lo más cotidianos. Así que puedes ir ahora mismo a por ellos para meter las manos 'en la masa', y nunca mejor dicho. Eso sí, te recomendamos que los peses con una báscula para que te la masa te salga perfecta.

Para unas 8-10 empanadillas, tan sólo utilizaremos:

Masa casera de empanadillas en 5 pasos

  1. En un bol grande mezcla la harina y la sal y añade el aceite y el agua
  2. Con una cuchara o una espátula, remueve bien, y cuando esté todo bien mezclado, amasa con las manos hasta que la masa sea homogénea pero no la 'sobes' en exceso
  3. Forma una bola con la masa, envuelve en papel film y deja reposar unos 30 minutos
  4. Pasado ese tiempo, quita el papel, trabaja la masa durante unos segundos, vuelve a tapar y deja reposar otros 30 minutos
  5. Espolvorea con un poco de harina la superficie de trabajo, estira la masa con un rodillo hasta que quede fina y corta con el borde de un vaso o un molde para formar las obleas circulares

Los rellenos de las empanadillas

Una vez que tienes las obleas listas, tienes que proceder a rellenarlas y en este enlace encontrarás varias opciones distintas entre las que seguro que encuentras alguna que te guste y también que se adapte a las preferencias de tus comensales. Los hay para todos los gustos y con los ingredientes más variados.

15 rellenos imprescindibles para tus empanadillas

Cómo cocinar las empanadillas

Después de colocar un poco del relleno encima de cada oblea, las tienes que doblar. Lo más habitual es darles forma de media luna, y presionar con un tenedor a lo largo de los bordes para sellar la empanadilla y que no se escape nada de su interior durante el cocinado. Pero hay más formaas, como por ejemplo, en redondo, colocando el relleno entre 2 obleas sin doblar, pero para cerrarlas también te recomendamos que hagas las mencionadas hendiduras con el tenedor o pintes con huevo batido los bordes y presiones bien con los dedos.Y si lo prefieres, opta por la forma triangular, que también quedan muy vistosas.

Una vez que tengas las empanadillas listas, puedes freírlas en aceite caliente y sacarlas sobre papel de cocina o pintarlas con huevo y terminarlas en el horno. Para esta última opción, menos calórica que la primera, introduce 10 minutos a 200ºC ¡y listo!

Este y muchos más trucos y recetas top, en tu mail cada semana si te suscribes a nuestra newsletter de COCINA aquí.