Tostas de huevo escalfado con espinacas y ensalada de rabanitos
 / 
clock 30min | easyFácil | 2 COMENSALES

Tostas de huevo escalfado con espinacas y ensalada de rabanitos

Una cena suculenta, un almuerzo saludable o, por qué no, un desayuno tardío de domingo o brunch. Estas tostas de huevo escalfado, con espinacas, burrata y ensalada de rabanitos son un auténtico capricho foodie. ¿Puedes resistirte?

¡Gracias por votar! ¡Ya has votado!

Una cena suculenta, un almuerzo saludable o, por qué no, un desayuno tardío de domingo o brunch. Estas tostas de huevo escalfado, con espinacas, burrata y ensalada de rabanitos son un auténtico capricho foodie. ¿Puedes resistirte?

  • 1 rebanada de Pan de centeno grande
  • Cebolleta
  • 200 g de Espinacas frescas
  • 1 bola de Burrata
  • 2 Huevos
  • 1 litro de Agua
  • 100 ml de Vinagre de vino blanco
  • 1 puñado de Rabanitos
  • 1 puñado de Rúcula u otra hoja verde
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Aceite de oliva virgen extra
  1. 1.

    Pela y pica la cebolleta en brunoise fina. Acerca una sartén al fuego con un hilito de aceite y pocha la cebolla a fuego suave durante cinco o siete minutos.

  2. 2.

    Pasado ese tiempo, cuando la cebolla comience a transparentar, incorpora las espinacas, pon a punto de sal y sube un poco el fuego, para que se evapore el agua que soltarán las espinacas. Saltea durante unos minutos.

  3. 3.

    Desmenuza la burrata y reserva.

  4. 4.

    Parte los rabanitos en láminas finas con la ayuda de una mandolina, y éstas, a su vez en bastoncitos muy pequeños. Pon los en un bol y añade la rúcula (y otra hoja verde que te guste). Pon un poquito de sal y aliña con aceite de oliva virgen extra. Mueve bien y reserva.


  5. 5.

    Ahora, vamos con el huevo escalfado. Acercamos un cazo amplio al fuego con agua junto con vinagre. Más menos, por cada litro de agua debe haber 100 mililitros de vinagre. Es decir, la proporción debe ser del 10 por ciento.

  6. 6.

    Cuando rompa a hervir, apartamos del fuego y con la ayuda de una cuchara hacemos un remolino.

  7. 7.

    Echamos el huevo dentro del remolino (en lugar de cascarlo sobre el cazo directamente, es más sencillo si lo tenemos en una taza y dejamos escurrir el huevo desde la taza al remolino de agua y vinagre). Tapa el cazo o cazuela durante tres minutos. Pasado ese tiempo, saca el huevo con la ayuda de una espumadera.

  8. 8.

    Tuesta el pan de centeno con semillas y parte por la mitad, en forma de triángulo. Coloca por encima un poco de las espinacas salteadas. Añade un poco de burrata. Coloca el huevo escalfado por encima. Reparte alrededor la ensalada de rabanitos. Añade un poco de sal por encima del huevo y muele pimienta generosamente. Riega con un hilito de aceite de oliva virgen extra. ¡A disfrutar!.