COCINA  /  RECETAS
Caldo de pollo en olla exprés
 / 
clock 35min | easyFácil

Caldo de pollo en olla exprés

¡Gracias por votar! ¡Ya has votado!

La ventaja de cocinar en olla exprés, entre otras cosas, es que nos permite ahorrar bastante más tiempo que si lo hacemos a la manera tradicional. Rescatamos esta receta del libro Cocina en olla exprés, de la editorial Cúpula, para mostrarte cómo elaborar 2,5 litros de un delicioso caldo de pollo con este utensilio, que se ha convertido en imprescindible en muchas casas.

  • 2 ud de Carcasas de pollo
  • 2 ud de Contramuslos de pollo o 1/2 pollo
  • 1 unidad de Cebolla
  • 1 unidad de Puerro
  • 3 ud de Zanahoria
  • 2 ramas de Apio
  • 1 hoja de Laurel
  • 2.5 l de Agua
  • 2 cc de Sal
  1. 1.

    Pela y limpia las verduras. Corta las que sean más grandes, como el apio o el puerro, por la mitad para que quepan en la olla más holgadamente. Resérvalas.

  2. 2.

    Limpia el pollo de cualquier resto de vísceras que pudiese tener y resérvalo.

  3. 3.

    Echa en la olla exprés todos los ingredientes y añade el agua y la sal.

  4. 4.

    Pon la olla a fuego fuerte, sin tapar, hasta que el agua comience a hervir.

  5. 5.

    A medida que hierva, irá apareciendo espuma en la superficie. Retírala con una espumadera hasta que el agua quede limpia y cierra la olla.

  6. 6.

    Cuando salgan los dos anillos de presión, baja el fuego al mínimo y deja cocer durante 15 minutos.

  7. 7.

    Pasado ese tiempo, retira la olla del fuego y deja que se enfríe por sí misma y pierda presión hasta que bajen los dos anillos.

  8. 8.

    Cuando puedas abrir la olla, retira la tapa. Pon la olla destapada al fuego y deja cocer otros 10 minutos.

  9. 9.

    Después, retira la olla del fuego y deja enfriar el caldo a temperatura ambiente.

  10. 10.

    Una vez que se haya enfriado, retira el pollo y las verduras y cuela el caldo sobre un recipiente.

  11. 11.

    Mete el caldo en el frigorífico y déjalo reposar unas cuantas horas, preferiblemente toda la noche. De esta forma, la grasa se solificará en la superficie y podrás retirarla más fácilmente, dejando así un caldo limpio de grasa. Para que quede perfecto, pásalo por un colador de malla muy fina o una muselina que te ayude a eliminar cualquier impureza que hubiera quedado.
NOTAS
  1. 1.

    Si quieres un caldo más espeso, tritura parte de las verduras con una batidora y añádelas al caldo antes de ponerlo en el frigorífico.

  2. 2.

    Una vez desgrasado el caldo, puedes congelarlo; así lo tendrás listo cuando lo necesites para preparar una deliciosa sopa o enriquecer cualquiera de tus platos.

  3. 3.

    El pollo utilizado para el caldo puedes deshuesarlo y añadirlo a una sopa de pollo. También puedes congelarlo una vez frío y así tenerlo listo para utilizarlo en diferentes preparaciones.

Este y muchos más trucos y recetas top, en tu mail cada semana si te suscribes a nuestra newsletter de COCINA aquí.