COCINA  /  RECETAS
Cheesecake ligero con fresas
 / 
clock 01:00 | easyFácil

Cheesecake ligero con fresas

4 COMENSALES
¡Gracias por votar! ¡Ya has votado!

Un capricho para desayunar por la mañana y una divertida receta para hacer a varias manos. Los niños pueden ayudar con la masa, con las varillas, a colocar las fresas… lo más complicado será dejarla preparada en la nevera… ¡sin probarla!

Para la base:
  • 170 g de Galletas tipo Digestive
  • 45 g de Azúcar blanco
  • 95 g de Mantequilla
Para el relleno:
  • 800 g de Queso cremoso
  • 160 g de Azúcar blanco
  • 2 cs de Harina
  • 4 Huevos talla M
  • 65 ml de Nata para montar
  • 2 gotas de Esencia de vainilla
Para decorar:
  • 1 puñado de Fresas pequeñitas
LA BASE:
  1. 1.

    Para elaborar este cheesecake ligero con fresas, comenzaremos por triturar las galletas hasta que parezca una harina gruesa, casi como pan rallado.

  2. 2.

    Derretimos la mantequilla en el microondas o al fuego y se la añadimos a las galletas.

  3. 3.

    Incorporamos también el azúcar y lo mezclamos todo bien.

  4. 4.

    Engrasamos ligeramente un molde con un poco de mantequilla, tanto el fondo como las paredes y recortamos un círculo con papel de horno del mismo tamaño del fondo. Lo colocamos y pegamos bien.

  5. 5.

    Cubrimos la base del molde con la mezcla de matequilla, galletas y azúcar y las paredes y apretamos bien, para que quede una base compacta. El grosor debería ser como de 3 o 4 milímetros más o menos.

  6. 6.

    Metemos en el frigorífico para que se endurezca durante al menos media hora.
EL RELLENO:
  1. 1.

    Para hacer el relleno, batimos el queso con el azúcar hasta obtener una mezcla homogénea.

  2. 2.

    Añadimos las 2 cucharadas de harina y los huevos, uno a uno, sin dejar de batir.

  3. 3.

    Incorporamos la nata y la esencia aroma de vainilla. Mezclamos todo bien.

  4. 4.

    Sacamos el molde de la nevera y lo rellenamos con esta mezcla.
ADORNAR Y HORNEAR:
  1. 1.

    Lavamos las fresas, les retiramos el tallo y las partimos por la mitad.

  2. 2.

    Colocamos las fresas por toda la superficie de la tarta, con el corte hacia arriba.

  3. 3.

    Metemos la cheescake en el horno, que ya debe estar caliente a 180°C y horneamos durante 15 minutos.

  4. 4.

    Pasado este tiempo bajamos la temperatura a 120°C y seguimos horneando durante una hora, o una hora y diez minutos.

  5. 5.

    Sacamos del horno y pasamos un cuchillo por todo el lateral de la tarta, para que se despegue.

  6. 6.

    Dejamos enfriar en la nevera durante toda la noche.

Este y muchos más trucos y recetas top, en tu mail cada semana si te suscribes a nuestra newsletter de COCINA aquí.