COCINA  /  RECETAS
Croquetas de salmorejo
 / 
clock 01:00 | easyFácil

Croquetas de salmorejo

4 COMENSALES
¡Gracias por votar! ¡Ya has votado!

Esta receta resulta sorprendente: croquetas de salmorejo. Supone una vuelta de tuerca en la lista de variedades de croquetas –cada vez más amplia- y aún más para la tradicional forma de comer salmorejo.

  • 7 ud de Tomates maduros y bien rojos
  • Sal
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Vinagre de Jerez
  • 1 diente de Ajo
  • 1 lata de Atún en conserva
  • 3 rebanadas de Pan
  • 200 g de Jamón serrano en taquitos
  • 1 Huevos
Para el rebozado y fritura:
  • 1 Huevo
  • 300 g de Pan rallado
  • Aceite de oliva
  1. 1.

    Para hacer estas croquetas de salmorejo, lo primero que tenemos que hacer es preparar un salmorejo tradicional. Para ello, lava los tomates y pélalos. Puedes hacerlo con ayuda de un pelador de filo estriado o bien escaldándolos. Para esto último, haz en cada tomate un corte en forma de cruz e introdúcelos en agua hirviendo durante 30 segundos. De ahí pásalos a un bol con agua y hielo para cortar la cocción. Una vez hecho esto, los podremos pelar con tan solo tirar de su piel.

  2. 2.

    Parte los tomates en trozo medianos y ponlos en la batidora (lo ideal es usar un robot de cocina, una batidora de vaso, aunque también sirve una batidora de mano, pero en este caso pon todos los ingredientes en un bol amplio).

  3. 3.

    Pela el ajo y pártelo por la mitad para retirar el germen. Añádelo a los tomates.

  4. 4.

    Pon también las rebanadas de pan, la sal y el vinagre (un salmorejo más o menos avinagrado es cuestión de gustos, pero para no pasarte lo mejor es poner poquito ahora y al final rectificar y añadir más si te gusta).

  5. 5.

    Tritura con paciencia hasta que tengas una crema lisa y homogénea.

  6. 6.

    Ve añadiendo el aceite de oliva virgen extra en un hilo fino al tiempo que sigues batiendo para que se integre y la crema vaya tomando consistencia.

  7. 7.

    Ahora es el momento de probar el salmorejo y rectificar de sal, de vinagre o de aceite de oliva. Si has usado una Thermomix, no será necesario pelar los tomates.

  8. 8.

    Prepara el huevo duro. Para ello cuece los huevos durante 12 minutos en abundante agua con sal hirviendo. Una vez cocidos refréscalos bajo el chorro de agua fría y pélalos.

  9. 9.

    Añade al salmorejo los taquitos de jamón, el huevo cocido picado y el atún bien escurrido de aceite.

  10. 10.

    Hasta aquí, todo normal… para preparar un salmorejo tradicional. Pero a partir de ahora comienzan las variaciones para hacer croquetas con este salmorejo. Llena con tu salmorejo (que debe estar bien espesito) moldes tipo hielera y llévalo al congelador, donde deberá estar al menos tres horas para que se compacte.

  11. 11.

    Pasado ese tiempo, prepara tu estación de fritura. Esto es, bate el huevo y pon un plato con pan rallado al lado.

  12. 12.

    Saca los pedazos de salmorejo del congelador y pásalos rápidamente por el huevo batido y el pan rallado. Repite la operación para que el rebozado quede más compacto. Para evitar tener problemas durante la fritura, es importante pasar dos veces por huevo y pan rallado y apretar muy bien rebozado.

  13. 13.

    Una vez que tengas todas las croquetas formadas, vuelve a llevarlas al congelador durante 30 minutos.

  14. 14.

    Acerca al fuego una sartén amplia con abundante aceite y, cuando esté bien caliente, ve friendo en pequeñas tandas tus croquetas hasta que estén bien doradas por todos los lados.

  15. 15.

    Sácalas a un papel absorbente para retirar el exceso de aceite. ¡Ya están listas tus croquetas de salmorejo!

Este y muchos más trucos y recetas top, en tu mail cada semana si te suscribes a nuestra newsletter de COCINA aquí.