Croquetas de pollo
 / 
clock 50min | easyFácil | 4 COMENSALES

Croquetas de pollo

Es la receta de aprovechamiento por excelencia en la cocina española: las croquetas de pollo. Pero es que, además, si partimos de restos de un pollo asado, o de otro guiso de pollo: pepitoria, a la cerveza, a la naranja, restos de cocido… las croquetas quedarán aún más sabrosas.

¡Gracias por votar! ¡Ya has votado!

Es la receta de aprovechamiento por excelencia en la cocina española: las croquetas de pollo. Pero es que, además, si partimos de restos de un pollo asado, o de otro guiso de pollo: pepitoria, a la cerveza, a la naranja, restos de cocido… las croquetas quedarán aún más sabrosas.

Para la bechamel:
  • 1 Cebolla
  • 300 g de Pollo
  • 150 g de Mantequilla
  • 1 chorrito de Aceite de oliva virgen extra
  • 100 g de Harina
  • 700 ml de Leche
  • 300 ml de Nata para cocinar
  • Sal
  • Nuez moscada
Para la fritura:
  • Harina
  • 3 ud de Huevos
  • Pan rallado
  • Aceite de oliva
  1. 1.

    Lo ideal es preparar estas croquetas de pollo con recortes de pollo que nos hayan sobrado de otras elaboraciones. Con sobras de pollo asado las croquetas estarán riquísimas, pero también con el pollo de un cocido, o de otro guiso. De manera que para elaborar estas croquetas de pollo, lo primero que debemos hacer es picar bien menudo esos recortes de pollo. Si no tuvieras sobras de pollo, no tienes más que cocinar al vapor o a la plancha una pechuga de pollo con algunas hierbas aromáticas y después picarlo.

  2. 2.

    Pela la cebolla y pícala menuda.

  3. 3.

    Acerca una sartén al fuego con la mantequilla y un chorrito de aceite de oliva virgen extra y, cuando se derrita, incorpora la cebolla y deja pochar a fuego suave hasta que se ablande y comience a transparentan, lo que le llevará unos 8 minutos.

  4. 4.

    Incorpora el pollo picado y sigue cocinando un par de minutos más.


  5. 5.

    Añade la harina y da unas vueltas durante dos minutos para que se tueste un poco y pierda el sabor a crudo.

  6. 6.

    Añade la leche y la nata, que deben estar ya calientes, y mantén al fuego, suave, removiendo si parar hasta que la bechamel espese. Hay que tener paciencia, puesto que le llevará unos 25 minutos, pero no intentes ahorrar tiempo subiendo el fuego, o te arriesgas a que la salsa se pegue al fondo. Sabrás que la bechamel está lista cuando la masa se despegue de los laterales de la sartén. En ese momento, pon a punto de sal y de nuez moscada.

  7. 7.

    Pasa la bechamel a una fuente de tal forma que quede bien estirada y guarda en la nevera cuando se haya enfriado un poco. Lo ideal es que repose en la nevera durante toda la noche.

  8. 8.

    Da forma a tus croquetas con una cuchara sopera, pasa por harina primero, huevo batido después y, finalmente, por pan rallado.

  9. 9.

    Fríe en abundante aceite caliente en tandas pequeñas para que el aceite no pierda temperatura y, a medida que vayan estando doraditas, saca a un papel absorbente para retirar el exceso de grasa. ¡Ya están listas tus croquetas de pollo!