Ingredientes:

-250 g de queso de cabra fresco
-1 calabacín verde
-1 calabacín amarillo
-2 tomates verdes
-30 g de pistachos verdes picados
-60 g de piñones tostados
-1 c.c. de 4 pimientas
-1 c.s. de perifollo picado
-1 c.s. de menta picada
-Pimienta negra
-Ramitas de hierbabuena para decorar.

Preparación:

Lavar los calabacines y cortarlos en láminas finas en sentido longitudinal con la ayuda de una mandolina.

Escaldar 2 minutos en agua hirviendo, escurrir bien y secar.

Forrar con papel film un molde de cake y tapizar el fondo y las paredes con las láminas de calabacín, alternando los colores.

Desmenuzar el queso con un tenedor y mezclar con las cuatro especias, el perifollo, la menta fresca y una pizca de pimienta recién molida. Extender la tercera parte de esta mezcla en el fondo del molde.

Espolvorear con los pistachos y disponer encima otro tercio de la mezcla. Incorporar los piñones y cubrir con el resto de la mezcla. Culminar con más láminas de calabacín, cubrir con papel film y reservar en la nevera durante un mínimo de 2 horas.
Lavar los tomates y cortarlos en gajos.

Presentación:

Cortar el pastel verde en porciones más o menos gruesas, disponer en los platos, acompañar con los gajos de tomate y decorar con unas hojitas lavadas de hierbabuena.