Torrijas más ligeras, menos calorías sin perder sabor

Torrijas más ligeras, menos calorías sin perder sabor

Hacerlas al horno en lugar de freírlas hará que su contenido calórico se vea reducido. Esto no significa que podamos abusar de este postre, pero sí que se convierta en un capricho goloso algo más ligero

Por

Las torrijas son, sin duda, uno de los postres más característicos de Semana Santa y, no nos engañemos, también uno de los más calóricos. No por este motivo debamos prescindir de ellas y no darnos el capricho. Al final, son tan solo unos días. Pero, con lo ricas que están, no podremos decirle que no a una, a dos o a tres. Y ahí, en el no parar, está el problema si lo que queremos es cuidar la línea y comer mejor. 

Desde los ingredientes con los que se elaboran, que no son precisamente ligeros -leche entera, azúcar, pan blanco y una buena dosis de aceite de oliva-, hasta el proceso de su elaboración, que exigen una buena fritura. Todo ello hace que sea un dulce bastante energético y, en ocasiones si abusamos, hasta pesado. Por eso, te vamos a proponer una alternativa más saludable en la que prescindimos del aceite de oliva y de la sartén, utilizando, en su lugar, el horno, ese gran aliado que tenemos en la cocina y en el que, muchas veces, no reparamos a la hora de elaborar ciertos platos o recetas que habitualmente se solucionan con una fritura. Ojo, no sirve de nada pensar que como las hemos hecho en el horno puedo comerme veinte, el horno no las convierte en unas verduritas al vapor, pero al menos salen más ligeras.

Además, también vamos a modificar los ingredientes con productos como el pan integral o la leche de soja. Vale, no nos engañemos, el resultado no será exactamente el mismo, pero te aseguramos que salen una torrijas bastante apañadas, ricas sobre todo y de las que podrás abusar un poquito más que de las de verdad. 

¿Cuáles serán ahora mis ingredientes?

Mientras algunos ingredientes se mantienen, como la piel de naranja y limón, el huevo o la canela (vamos los que no hacen daño) otros cambian:

  • Pan integral en lugar de pan blanco, porque es más rico en fibra, minerales y vitaminas del grupo B; además de ser mucho más saciante.
  • Leche de soja en lugar de leche entera de vaca, porque aporta menos grasa y colesterol que está, además de no contener lactosa o caseína, para evitar el hinchazón abdominal o posibles intolerancias.
  • Miel en lugar de azúcar refinado, porque aunque es otro endulzante más, gran parte de su dulzor procede de la fructosa, que nos ayuda a mantener los niveles de insulina estable.

La receta de nuestra torrija saludable

Para descubrir esta versión light de la que hablamos, tan solo tendrás que pinchar en la imagen o en el paso a paso. Verás que los ingredientes son muy fáciles de encontrar y lo único que tienes que hacer es encender tu horno.

Paso a paso: torrija en versión saludable

VER RECETA

Leer también: Torrijas tradicionales paso a paso

Este y muchos más trucos y recetas top, en tu mail cada semana si te suscribes a nuestra newsletter de COCINA aquí.