Este es el jamón ibérico ‘ready to eat’

Este es el jamón ibérico ‘ready to eat’

Con la vista puesta en los más jóvenes, disfrutar de este producto español tan nuestro se convierte en una experiencia gastronómica única, sin cortes y lista para disfrutar

Por

Tienes una cena con tu familia o amigos y no sabes qué llevar. Una botella de vino es un clásico, pero buscas algo diferente, porque si los tiempos han cambiado (sobre todo, este año que hemos dejado), las sorpresas también deben reinventarse. Si nos paramos a pensarlo, en realidad, hemos normalizado muchos usos y costumbres que antes no practicábamos: el take away en los propios restaurantes, pedir comida a domicilio de varios sitios a la vez y que nos llegue en un solo envío o pedir tu menú de la semana vía whatsapp. En toda esta revolución, el e-commerce en general (no solo en el plano gastronómico) ha multiplicado exponencialmente su visibilidad, su oferta y demanda. Y en esta transformación de la experiencia de consumo quiere estar, sin duda, nuestro jamón ibérico.

Un jamón ibérico ‘ready to eat’

Sí, como las colecciones de ropa en las que no tienes que esperar meses de intenso trabajo de diseño y costura -en este caso, sería más bien de un corte correcto-, IbericBox nace con el objetivo de conseguir que absolutamente todos disfrutemos de un buen jamón ibérico en casa, de una forma sencilla y sin demasiado trabajo, o que se convierta incluso en esa botella de vino que llevar a una velada con tus amigos. Se trata de desestacionalizar el consumo de ibérico -más allá de la Navidad, su gran momento- y que se convierta en una opción para cualquier día, joven y actualizada. Eso sí, sin perder un ápice de calidad y sabor, que debemos hacer haciendo gala de uno de nuestros productos patrios.

Así, entras en su página web y eliges entre cualquiera de sus productos, todos ellos presentados con su corte y con un packaging que hace que puedas tenerlo en casa en menos de 48 horas y llevarlo contigo o enviarlo como regalo. Así demuestran, además, que un buen ibérico no solo se consume en pata o paleta, también es un producto fantástico al corte. A nosotros nos encanta como ‘ese algo de picar’ que llevas para ver el último estreno de Netflix o ponerte al día con un aperitivo rápido. Rápido, pero muy gourmet.

Trazabilidad del producto demostrada

La trazabilidad de los productos es otra de las grandes cuestiones que se han puesto sobre la mesa en este último año. Nos gusta saber qué es lo que comemos, que ha sido elaborado de manera ética y con la mayor sostenibilidad posible. Es otra de las características que, además, buscan priorizar los más jóvenes.

Por eso, los productos de Iberic Box cumplen con plena transparencia su proceso de cría y curación. Su carne procede de animales de raza ibérica criada al aire libre y en granjas que, cada vez, son más sostenibles y respetuosas con el bienestar de los animales, que son alimentados siempre con bellotas y piensos elaborados por los propios ganaderos. Los jamones se elaboran en las provincias de Huelva y Salamanca, preservando cada pieza el tiempo necesario para conservar el sabor y aroma intenso y complejo que caracteriza a un buen jamón ibérico.

¿Qué se nos ocurre para que lo pruebes?

Nada más y nada menos que un par de recetas en las que lucir este producto y que te dejamos a continuación, tan solo tendrás que pinchar en el enlace o imagen.

Paso a paso: boniato asado con jamón ibérico, granada y vinagreta de miel

Una combinación que, seguramente, no te esperabas, sobre todo, porque todos los ingredientes que acompañan al jamón ibérico tienen un toque dulce.

Paso a paso: croquetas de jamón ibérico

Si no quieres servirlo tal cual, pero seguir disfrutando de un sabor de los de siempre, sin duda, esta es la receta que debes elegir.

Para más información pincha en este enlace