Aprovecha para hacer limpieza en tu cocina con estos trucos infalibles

Aprovecha para hacer limpieza en tu cocina con estos trucos infalibles

Quizás nunca encuentres un momento tan bueno como este para limpiar y ordenar tu cocina (y tu casa en general). No vamos a emular a Marie Kondo porque esto más que de orden, va de limpieza. Te contamos algunos trucos caseros para dejar tus principales electrodomésticos como nuevos. Y cuando los tengas limpios y relucientes, ¡anímate a preparar recetas como las que te traemos en ¡HOLA!

Por

A menudo, en el día a día, no tenemos demasiado tiempo para llevar a cabo limpiezas en profundidad. Por eso es quizás el momento de aprovechar y dejar nuestra casa como los chorros del oro. Nos centramos en una de sus estancias principales y más concretamente en los electrodomésticos que más utilizamos tanto para cocinar, como para conservar alimentos. Te vamos a mostrar algunos truquillos para 'sacar brillo' al horno, microondas, placa y nevera.

Hay numerosos productos específicos para limpiar cada uno ellos que son imprescindibles para su buen mantenimiento. Pero también puedes 'tirar' de opciones más caseras -y económicas- de gran eficacia para estas limpiezas más exhaustivas y rigurosas. Elementos 'domésticos' como el vinagre, el bicarbonato, el limón... serán tus grandes aliados en este sentido y, además, te ayudarán a combatir malos olores.

Antes de empezar, tampoco olvides, por muy obvio que parezca, que después de cada uso -sobre todo en lo que a horno, microondas y placa se refiere-, hay que limpiar. Será la única forma de no acumular excesiva suciedad que luego será más difícil de eliminar y esto ayudará a mantener tus electrodomésticos en las mejores condiciones de funcionamiento durante más tiempo.

Cómo limpiar el horno

Hay veces que tienes incrustados restos de alimentos en el horno y hay manchas que se te resisten. Para conseguir que te quede súper limpio, prueba una de estas 3 fórmulas:

Mezcla vinagre y bicarbonato e introduce la mezcla en un pulverizador con el que rociarás todo el horno, paredes, suelo y techo. Conecta la temperatura a 120ºC y déjalo actuar 10 minutos. Deja que se enfríe, pasa un paño húmedo ¡y listo!

Introduce en el horno un recipiente resistente al calor lleno de agua y el zumo de 4 limones, conecta a 250ºC de temperatura y espera 30 minutos. La grasa saldrá sola con una bayeta o un paño.

Y para las manchas más rebeldes, hay una tercera opción que es hacer una pasta con 10 cucharadas de bicarbonato, 4 de agua caliente y 3 de vinagre, extiéndela por todo el horno, déjala actuar durante varias horas (no hace falta ni que lo enciendas), y con un simple trapo la suciedad saldrá sola.

Un microondas reluciente

Mete un recipiente apto para este tipo de horno con 1 vaso de agua y 2 cucharadas de vinagre, actívalo durante 5 minutos a la máxima potencia y deja la puerta cerrada algún minuto más para que el vapor penetre bien y despegue la suciedad. Abre, espera un poco para no quemarte, saca el recipiente, y pasa por todo el microondas un paño con un poco de bicarbonato. Acláralo con una bayeta mojada.

Para casos menos extremos, y no con tanta suciedad, también te valdrá con introducir un recipiente con agua y zumo de limón y seguir el mismo proceso que en el caso anterior.

Vacía y desinfecta bien tu nevera

Los mismos productos (limón, vinagre y bicarbonato) te servirán también para limpiar tu nevera y dejarla como nueva, tanto por dentro como por fuera.

Ten la precaución de desenchufarla y vaciar todo lo que tengas en el interior y coloca unos paños en el suelo para el agua de descongelación. Aprovecha para hacer esta limpieza cuando estés bajo mínimos de productos o deja los que tengas en una nevera portátil o con bloques de hielo para no romper la cadena de frío.

Saca los cajones y las baldas para poder limpiar mejor y acceder a cualquier rincón de la nevera. Aprovecha y friégalos en la pila con agua y jabón. Para el resto de superficies del frigorífico, y del congelador, te valdrá con agua y vinagre o con agua y bicarbonato. Seca, tanto por dentro como por fuera, cuando acabes.

Cómo limpiar la placa de cocina

Lo más seguro es que tengas placa, de inducción o vitrocerámica o ambas, pero aún hay muchas casas que tienen cocina de gas, y te damos un par de ideas para quitarles la suciedad.

Te recordamos que hay que limpiarlas cada vez que las uses, para que no se incrusten los restos. Házlo siempre cuando estén frías y usa siempre productos especialmente indicados para este electrodoméstico.

En el caso de las cocinas de gas, emplea únicamente agua tibia y jabón, una esponja suave y una bayeta o papel de cocina para el aclarado. Los quemadores y las parrillas sumérgelos en agua muy caliente con jabón durante 30 minutos y después aclara.

Algunas recetas

Ahora que ya tienes tus 'herramientas de trabajo' limpias, sácales el máximo provecho y prepara con ellas las recetas más ricas y variadas. Mantén limpios también todos los utensilios de cocina, ten siempre disponibles paños, papel de cocina y bayetas, para ir usándolos mientras vas ensuciando. Te mostramos una selección de platos para que te pongas a darles buen uso.

Paso a paso: sopa de verduras al microondas

VER RECETA

Paso a paso: quiche de calabacín y tomate

VER RECETA

Paso a paso: pimientos rellenos de parmentier con salmón

VER RECETA

Paso a paso: pastel de pollo de corral

VER RECETA

Paso a paso: helado casero de galletas Oreo

VER RECETA

Este y muchos más trucos y recetas top, en tu mail cada semana si te suscribes a nuestra newsletter de COCINA aquí.