Shaila Dúrcal nos habla de su gran cambio tras haber perdido casi veinte kilos en cuatro meses

‘Siempre me he considerado una mujer fuerte, pero tenía debilidades, como todos. Ahora estoy mucho mejor, ahora puedo con todo’

Shaila Dúrcal HOLA 4024

Te quedan x días gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Te quedan pocas horas gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Estás en tu periodo de prueba gratuita. Sigue disfrutando de ¡HOLA!+.

HOLA.com, tu revista en internet

Tu período de prueba gratuita en ¡HOLA!+ se ha activado con éxito

Disfruta de todo el contenido totalmente gratis durante 7 días.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Ya tienes una suscripción activa.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Irradia energía positiva en cada una de sus palabras. Shaila Dúrcal se siente muy bien, optimista y más segura de sí misma, pero no solo por haber perdido casi veinte kilos, porque la felicidad no se mide con los dígitos de una báscula, sino por haberse enfrentado a las excusas que uno mismo se pone para no cambiar sus hábitos y apostar por una vida saludable. En este viaje personal, en el que se ha enfrentado a sus problemas, sus miedos y sus puntos débiles, ha aprendido que es más fuerte de lo que pensaba y que es capaz de lograr lo que se proponga. Para ello ha contado, como siempre, con el apoyo incondicional de su marido, Dorio Ferreira, con quien lleva trece años de matrimonio, y de su familia, a la que ahora tiene mucho más cerca. El verano pasado aterrizaba en España, después de haber estado viviendo en Estados Unidos y, ahora, se prepara para lanzar dos nuevos trabajos discográficos y para abrirse camino, como ella dice, “a este lado del charco”, después de varios años triunfando en América, sobre todo, en su México lindo, un país que ocupaba un lugar muy importante en el corazón de su madre, Rocío Dúrcal, y también en el de ella. A sus cuarenta y dos años recién cumplidos, la cantante afronta una nueva etapa y comparte con nosotros cómo ha sido este proceso de cambio y cómo mira al futuro con ilusión y una eterna sonrisa.

Portada ¡HOLA! 4024©Hola

—Acabas de cumplir cuarenta y dos años y lo haces con nueva figura y nuevos hábitos, ¿estamos ante una nueva Shaila?

—Pues sí. Creo que todo el mundo pasa por etapas en la vida y presentía que era importante venir a mi tierra, porque, con todo esto de la pandemia, todos estábamos desubicados y, como dice el GPS, ‘recalculando’. Eso era parte de lo que estaba experimentando y sabía que volver a España traería muchos cambios y era algo que tenía que hacer. Me iba a enfrentar a momentos importantes y lo quería hacer con mi familia y con la gente que quiero a mi lado. Todo esto es una transición que llevo un tiempo haciendo. Primero, empecé por dejar de fumar, después del accidente del dedo, y acabo de cumplir cuatro años ahora.

—Ahí empezaste a coger más peso.

—Al dejar de fumar te cambia todo y, además, hormonalmente ya estaba luchando con la tiroides, que sufro de hipertiroidismo por todos los cambios de dietas que he tenido. Desde los once años he sido una mujer muy grande, muy alta y he pasado por etapas muy difíciles en las cuales me han ‘buleado’ y me han hecho de todo… Entonces, he tenido ese problema de peso, que he llevado conmigo durante años. Luego, suceden cosas en la vida, te cambia la situación, pero lo importante es darte cuenta y apostar por la salud y por una nueva vida. Porque esto que estoy haciendo ahora es cambiar mis hábitos para siempre. Ya tengo cuarenta y dos años bien puestos y la verdad es que estoy muy contenta y me siento muy alegre por afrontar esta situación, porque eso es algo también que he aprendido en estos últimos años: afrontar situaciones y saber que, cuando uno se equivoca, tiene que cambiar.

Shaila Dúrcal HOLA 4024©Valero Rioja
“Siempre he tenido complejos, aunque mis padres me ayudaron mucho a ver mis lados buenos y eso compensaba. Tenía complejo de ser gordita, de tener tripa, de llevar cosas sueltas…”, nos cuenta Shaila Dúrcal, que, junto a estas líneas, posa impresionante tras haber cambiado sus hábitos de vida con el método Pronokal, con el que comenzó hace cuatro meses.

—¿Te ha costado dar el paso?

—Vives contigo mismo todos los días y es muy fácil caer en rutinas que no te das cuenta de que solo te ayudan a sentirte bien al instante. Llevaba muchos años con muchos viajes, mucho jet lag… Todo se me acumuló un poco. No solamente es la comida, pero es lo principal, porque no solo se trata de hacer deporte. He tenido épocas más sedentarias, de Netflix and chill, pero otras en las que me ponía como loca a hacer deporte y, además, cuando aprendo uno, me gusta hacerlo profesionalmente, con gente que realmente sabe. Antes de empezar el tratamiento que estoy haciendo, pensé que me iba a costar. Esa era mi mentalidad al principio, porque todos tenemos esas defensas y nos ponemos excusas, pero llega un momento en el que alguien llega, te informa y te dice: “Si quieres, puedes lograrlo”. Y, ahora, me gusta poder decírselo yo a la gente. Todo el mundo quiere algo que le facilite la vida y este método está muy bien logrado por eso, porque te dan alimentos ricos en proteínas que nos encantan a todos, tanto dulce como salado, tienes el snack perfecto con el que estás comiendo proteína, y también te enseña a comer tus vegetales.

“Sabía que volver a España traería muchos cambios y esto era algo que tenía que hacer. Me iba a enfrentar a momentos importantes y lo quería hacer con mi familia cerca”

—¿Cómo es exactamente el método que estás siguiendo y cuánto peso has perdido?

—Llevo perdidos diecinueve kilos en cuatro meses. Sigo el método Pronokal, un tratamiento seguro y eficaz con supervisión médica. Básicamente, hace entrar el cuerpo en un estado de cetosis, de forma que bajas de peso eliminando lo que realmente te sobra, que es la grasa que se ha acumulado en el cuerpo. Y todo esto, comiendo vegetales y proteínas saludables. Además, el cuerpo se recupera de toda la paliza que le metemos con muchos carbohidratos y azúcares. Ese es el primer paso de los cinco que tiene. En mi caso, el tratamiento durará un periodo de dos años, pues incluye la fase de mantenimiento, pero depende de cada persona y del peso que tengas que bajar, que sea saludable para ti. Un médico te va ayudando y te va ajustando según las etapas y el peso que vas perdiendo. Yo lo hago con mi doctora, Ana Beltrán, que es una maravilla y siempre está ahí pendiente de mí. También te hacen un análisis genético del metabolismo con el que te adaptan el tratamiento de forma individualizada. Además, hay una aplicación en la que te van controlando el peso durante todo el tratamiento, puedes ver qué tienes que comer, recetas y el ejercicio que tienes que hacer.

Shaila Dúrcal HOLA 4024©Valero Rioja

—¿Cómo te encuentras ahora mentalmente?

—Muy bien. Es lo primero que me ha cambiado, te animas, estás contento, alegre, las endorfinas están a tope… Te das cuenta de que comer mal no es saludable ni para el estado anímico. Ahora estoy de mejor humor y me cuesta todo mucho menos.

—¿Cómo era antes tu relación con la comida?

Siempre intentaba usar la comida como tapadera para muchas cosas, entonces tenía, por así decirlo, una mala relación en el sentido de que no era constante a la hora de tener una rutina de comida normal. Desde pequeñita mis padres viajaban mucho, entonces cada uno tenía un horario de comidas y los malos hábitos empiezan ahí, de pequeño. Luego te haces adulto y ya arrastras muchas cosas adquiridas de cuando eres pequeño y es horrible.

“En este proceso he aprendido que soy capaz de tener una muy buena vida y una muy buena salud”

—¿Tenías complejos?

—Siempre. Creo que no hay ninguna mujer que no tenga complejos, ¿no? También mis padres me ayudaron mucho a ver mis lados buenos y eso compensaba. Siempre he tenido complejo de ser gordita, de tener tripa, de llevar cosas sueltas… Porque flaquita siempre he sido de las piernas, de las muñecas… Tenía como cuerpo de gallinita, como digo yo.

—¿Alguna vez te has sentido deprimida?

—Obviamente, porque he pasado cosas en mi vida que han despertado esas partes oscuras, como la pérdida de mi madre. Pero bueno, aprendes a vivir con ello, pero el problema es que a mí siempre me atacaba con la comida. Entonces, uno se esconde ahí.

Shaila Dúrcal HOLA 4024©Valero Rioja

—A pesar de atravesar momentos malos, siempre has estado con una sonrisa.

—Sí, y la gente se pregunta: “¿Por qué lo cuenta ahora?”. Siento que los medios de comunicación se han sorprendido porque yo diga que me he deprimido alguna vez.

—Es bueno verbalizarlo, mucha gente pasa por depresiones.

—Creo que es supernormal. No me lo ha diagnosticado un psiquiatra, pero tú sabes cuándo tienes una depresión y son los mismos pasos que en un duelo.

Loading the player...

—Y hay que normalizarlo.

—Sí, y el otro día me reía porque conté que nunca he tenido la necesidad de ir a un terapeuta porque a mí ir a un desconocido a contarlo me cuesta mucho…, pero os lo estoy contando a vosotros. Para mí la prensa es más como mi familia, es curioso. También me pasa que me cuesta más cantar en familia que cantar frente a desconocidos… Prefiero veinte mil personas que tres de mi familia, es curioso.

“Me he sentido deprimida, he pasado cosas en mi vida que han despertado esas partes oscuras, como la pérdida de mi madre. Aprendes a vivir con ello, pero a mí me atacaba con la comida”

—En este periodo de aprendizaje con la comida, ¿qué has aprendido de ti misma?

—Que soy capaz. Creo que eso es algo que nos hace falta, la validación de decir: “Soy capaz de hacerlo, soy capaz de tener una muy buena vida y una muy buena salud”. El chiste es quererlo. Y creo que en la vida todo es así, como alcanzar el trabajo de tus sueños, la cuestión es quererlo y hacerlo. Eso es lo que aprende uno cuando ve los logros. Lo que tantas veces me había costado antes ponerme en esta situación de cambiar mis hábitos y, fíjate, qué fácil ha sido.

—¿Te sientes más fuerte ahora?

—Sí. Aunque siempre me he considerado una mujer fuerte, pero tenía esas debilidades, como todos. Ahora estoy mucho más fuerte, ahora puedo con todo.

—Has superado también el duro golpe que supuso para ti perder parte de tu dedo en un accidente con tus perros. ¿Cómo te encuentras ahora?

—Es un proceso de vida. Son esas cosas que, de repente, te echa la vida y no sabes qué hacer. Pero he aprendido mucho, he aprendido a ver la estética también de otra manera. Ahora empiezo a ponerme en el dedo hasta anillos, hago bromas… La gente se espera que lo esconda, pero ahora no. Así estaba al principio, porque no lo había lidiado. Tenía que pasar por ese proceso, como cuando pierdes a alguien, así me lo explicaron en el hospital. Para mí fue eso, llorar mucho, pero luego lo pasas y lo ves como una marca de guerrero.

Shaila Dúrcal HOLA 4024©Valero Rioja
“Vienen mogollón de proyectos, porque, con esto del dedo, se retrasaron. Tengo un disco de boleros maravilloso que estoy haciendo, donde voy a cantar con Pitingo y con Miguel Poveda, y, por otro lado, el mío, con canciones inéditas. No sé si los lanzaré a la vez, pero alguna locura vamos a hacer con tanta música que tenemos”, cuenta la cantante.

Su nueva vida en España

—En todo este camino y en los momentos difíciles de tu vida siempre ha estado tu marido, Dorio, a tu lado.

—Mi supermarido. Estoy muy feliz porque hemos cumplido trece años de casados y estoy muy contenta con él, que siempre me acompaña a todas partes.

—¿Qué tal tu vuelta a España? Ya lleváis un año.

—Está siendo muy divertido. Estoy muy contenta de estar con mis hermanos, con mi familia, con mis perritos aquí… Este verano hemos podido disfrutar un poco de Huesca, los Pirineos, también estuvimos en Ibiza unos días… Hemos tenido, por lo menos, un poquito de veraneo que no tuvimos en la peor parte de la pandemia.

—¿Echas de menos Estados Unidos y México?

—Siempre lo echas de menos porque los lugares en los que he vivido siempre serán para mí ‘casa’, y me encanta volver porque me acuerdo de los años que he vivido ahí. A Estados Unidos viajo todo el rato, voy a estar constantemente yendo, y a México también, que allí están mis suegros y es donde me casé.

“Ahora me encuentro muy bien mentalmente. Te das cuenta de que comer mal no es saludable ni para el estado anímico. Ahora estoy de mejor humor y todo me cuesta muchísimo menos”

—Pero en Madrid estás muy bien.

—Estoy genial, porque llevaba mucho tiempo sin vivirlo, sin disfrutar del tráfico, del ambiente, de esas pequeñas cosas que parece que uno olvida, pero no.

—Ahora tienes varios discos en camino.

—Vienen mogollón de proyectos, porque, con esto del dedo, se retrasaron y hay una gran sensación de expectativa, porque mis fans han estado tiempo esperando. Tengo un disco de boleros maravilloso que estoy haciendo, donde voy a cantar con Pitingo y con Miguel Poveda. Y, por otro lado, el mío, con canciones inéditas que no sé si lo lanzaré a la vez, pero alguna locura vamos a hacer con tanta música que tenemos. Ahí tengo a mi marido todo el rato en el estudio. Ahora ya nos vamos a meter a grabar unos temas para poner voces finales, ultimar detalles y ponernos con los videoclips, porque también creo que es importantísimo estar hoy en día en las redes sociales con contenido audiovisual.

—¿Algún reto más?

—Siempre hay más: estadios y sitios que uno quiere pisar, sobre todo, tengo muchas ganas de abrirme camino en Europa. Ahora que estoy aquí quiero abrir un poco de este lado del charco. Estaría genial ir a Italia, que no he ido. Ahora quiero extender mi carrera.

—Entonces, ¿estás en un momento pletórico?

—Creo que sí, hay que aprovechar. Uno tiene edad para hacer cosas y para viajar, así que donde nos lleve el camino, lo que hagamos será bienvenido.


TEXTO: CRISTINA OLIVAR

FOTOS: VALERO RIOJA

ESTILISMO: IRIA BALLESTA/INÉS MARINERO

MAQUILLAJE Y PELUQUERÍA: CYNTHIA DE LEÓN

ASISTENTES DE FOTOGRAFÍA: PEDRO MELO Y ANDRÉS BARBOSA

ASISTENTE DE ESTILISMO: SONIA MORALES

LOOK 1: VESTIDO DE ZARA/KIMONO DE VICTORIA/PENDIENTES DE RITA AND CO. PARA ES FASCINANTE/ANILLOS DE RABAT

LOOK 2: VESTIDO DE MICHAEL KORS/CINTURÓN DE ETRO/PULSERA DE APRIRO PARA JUST ONE/SANDALIAS DE MASCARÓ

LOOK 3: CAMISA Y PENDIENTES DE ZARA/BRAZALETE DE TISSA FONTANEDA PARA ES FASCINANTE/ANILLO DE TOUS

Más sobre