Adiós a Mila Ximénez, la mujer de las mil vidas

Modelo, ‘it girl’, periodista… Fue ‘reina’ de la ‘jet set’ y de la televisión

Enero'1984. Hola 2.055. Marbella. Manolo Santana y Mila Ximenez (embarazada).

Te quedan x días gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Te quedan pocas horas gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Estás en tu periodo de prueba gratuita. Sigue disfrutando de ¡HOLA!+.

HOLA.com, tu revista en internet

Tu período de prueba gratuita en ¡HOLA!+ se ha activado con éxito

Disfruta de todo el contenido totalmente gratis durante 7 días.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Ya tienes una suscripción activa.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Mila Ximénez era una guerrera. Hasta su último aliento, luchó contra el cáncer de pulmón que le diagnosticaron hace un año. Valiente y positiva, plantó cara a ese inesperado enemigo con el mismo espíritu combativo e indómito que la acompañó toda su vida.

Cercana y con una humanidad desbordante, tocaba de lleno el corazón de aquellos a los que quería y defendía a muerte. Pero, con el mismo ímpetu, se convirtió en azote de numerosos personajes, a los que asestaba sus dardos certeros, con su voz rasgada y sin pelos en la lengua, en sus intervenciones televisivas. Su carácter efervescente la hacía estallar contra aquellos que convertía en blanco de sus críticas para después reflexionar y pedir disculpas. Era un huracán, como la llamaban los que la conocían bien: arrolladora, como una fuerza de la Naturaleza que deja una profunda huella tras su paso.

Bio. Mila Ximénez©GTres
Mila Ximénez, exhibiendo una gran sonrisa sobre la pasarela. En enero de 2020, la periodista fue una de las estrellas del desfile de la colección de primavera-verano de Ágatha Ruiz de la Prada, una de sus mejores amigas, en Madrid Fashion Week.

Milagros Ximénez de Cisneros Rebollo, nacida en Sevilla un 21 de mayo de hace sesenta y nueve años, vivió intensamente, exprimiendo cada minuto de su agitada existencia. Tanto que podríamos decir que Mila fue la mujer de las mil vidas. Enfermera, modelo en sus primeros años en Madrid, it girl... Fue ‘reina’ de la jet set y de las crónicas de sociedad —que después ella misma escribiría en su faceta de periodista— y, como en una montaña rusa, descendió desde lo más alto hasta llegar a tocar fondo. Tras superar los obstáculos que el destino puso en su camino, se reinventó iniciando una nueva etapa en televisión, medio en el que también ‘reinó’ hasta que la enfermedad le impidió continuar con su trabajo.

Valiente y positiva, plantó cara hasta el final a la enfermedad con el mismo espíritu combativo e indómito que la acompañó toda su vida

Tenía dieciocho años cuando conoció a su primer amor, un médico mayor que ella, en el hospital Nuestra Señora del Rocío, de Sevilla, en el que Mila trabajaba. Viajó con él a Madrid y vivió su particular idilio hasta que se dio cuenta de que aquella relación era “una tortura”, como relató ella misma años más tarde.

El campeón de su corazón

En la primavera de 1979 conoció a la leyenda del tenis Manolo Santana —el supercampeón ‘Supermanolo’, como lo llamaban en esos días—, y con él, la fama, las fiestas, el reconocimiento social... Su noviazgo con el deportista le abrió las puertas de un mundo de lujo y glamour. Tras superar varias crisis durante su noviazgo, el 9 de febrero de 1983, contrajeron matrimonio civil en el Juzgado de Villalba (Madrid). Adolfo Suárez — ya ex presidente del Gobierno— y la princesa Tessa de Baviera ejercieron como testigos. El capitán de la Copa Davis, que ya tenía tres hijos de su primer matrimonio con María Fernanda Dopeso, estuvo acompañado por su hija Beatriz. Una vez convertidos en marido y mujer, celebraron una comida íntima con sus familiares más allegados, unas veinte personas en total, en Lucio.

09/02/1983. Villalba (Madrid). Boda de Manolo Santana y Mila Ximenez.©Hola
09/02/1983. Villalba (Madrid). Boda de Manolo Santana y Mila Ximenez.©Hola
El 2 de febrero de 1983, Mila y Manolo Santana se casaron civilmente en el juzgado de Villalba, con Adolfo Suárez (abajo, con los novios y el padre de Mila) y la princesa Tessa de Baviera como testigos. La novia vestía un traje de chaqueta y falda blanco y una estola de piel del mismo color.

Quinientos invitados

Por la noche, ofrecieron una gran fiesta, con cena y flamenco, en la discoteca que estaba de moda en aquella época, Mau Mau. La cita fue todo un acontecimiento social al que acudieron quinientas personas, entre ellas, numerosos rostros de la crónica social: la princesa Sofía de Habsburgo; Carlos Falcó e Isabel Preysler, marqueses de Griñón; los marqueses de Cubas, Fernando Falcó y Marta Chávarri, que estaba embarazada de su hijo, Fernando; Rocío Jurado y Pedro Carrasco, Cari Lapique... También estaban invitados los Reyes don Juan Carlos y doña Sofía, pero optaron por felicitar a los novios vía telegrama.

Manolo Santana y Mila se casaron por lo civil en 1983, con Adolfo Suárez y Tessa de Baviera de testigos. A la fiesta de su boda acudieron quinientos invitados

Debido a los compromisos profesionales del tenista, los recién casados disfrutaron de una mini luna de miel en Marbella. Un año después, el 15 de abril de 1984, el nacimiento de su hija, Alba, colmó de felicidad a la pareja, que presentó a la recién nacida en las páginas de ¡HOLA! desde la clínica en la que había venido al mundo.

02/1983.Costa del Sol.Luna de Miel.Manolo Santana y Mila Ximenez.©Hola
Mila Ximénez y Manolo Santana©Hola
Arriba, los recién casados en Marbella, durante su luna de miel. Un año más tarde, el 15 de abril de 1984, nació su hija, Alba, a la que presentaron en las páginas de ¡HOLA! (abajo).

Inesperada separación

Pero al matrimonio le duró poco la estabilidad. Aunque siempre mantuvieron la ilusión de casarse por la Iglesia —antes les fue imposible al no tener Manolo Santana la nulidad de su primer matrimonio con María Fernanda—, tres años después del nacimiento de su hija, en enero de 1987, anunciaban en nuestras páginas su separación de mutuo acuerdo. Fue una noticia totalmente inesperada, ya que, un mes antes, habían expresado su deseo de tener otro hijo, cuando mostraron en exclusiva en nuestra revista la nueva casa que acababan de estrenar en Marbella. “Cuando me casé con Manolo, idealizaba el matrimonio. Creí que todos los días de casados serían de la misma intensidad. Pensaba que la atracción, la dedicación y las ilusiones permanecerían inalterables. Me he dado cuenta de que no es así”, reconocía a ¡HOLA! la sevillana. “Estoy resignada. Yo fui al matrimonio sin las taras de un anterior fracaso matrimonial, cosa que no le ocurría a Manolo”, añadía.

A principios de los ochenta, el tenista y la sevillana eran la pareja del momento. Su felicidad fue completa cuando, al año de su boda, nació su hija, Alba

Dos años después de la separación, firmaron la sentencia de divorcio y Mila declaró también en nuestras páginas: “He tardado mucho en olvidar a Manolo. Ha sido muy difícil sustituirlo en mi vida”. Aunque, al principio, mantenían buena relación —“con mi exmarido me llevo muy bien. Ha sido un personaje precioso en mi vida, alguien a quien sigo respetando muchísimo”, declaraba Mila en el mismo reportaje— e, inicialmente, la televisiva se hizo cargo de su hija, poco después tuvo que renunciar a la custodia de la pequeña por su precariedad económica. De esta forma, Alba se fue a vivir a Marbella con su padre, que entonces ya había rehecho su vida con Otti Glanzielus, su tercera esposa.

Enero'1984. Hola 2.055. Marbella. Manolo Santana y Mila Ximenez (embarazada).©Hola
Mila, embarazada, en Marbella. Arriba, Manolo y Mila el día del bautizo de su hija.

“Perdí el timón de mi vida, tuve que renunciar a la persona que más quería en mi vida y pensé: “Me he vuelto a equivocar””, confesaba emocionada años después. Comenzaban así diez años en los que Mila deambuló por casas prestadas entre Granada y Madrid. Una época que quiso borrar de su mente, de la que solo recordaba que no había sido feliz en ningún momento y que sacó fuerzas para seguir adelante con un único objetivo: “Tenía que demostrarle a la persona que más quería en el mundo de lo que yo era capaz porque no se lo había demostrado hasta entonces”.

rename Mila bio portadas©Hola
rename Mila bio portadas©Hola

La mayor prueba de amor

En aquel momento, Mila hizo todo lo posible por hacer feliz a su hija y mantenerla ajena a sus problemas económicos: “Me iba a la Puerta del Sol y vendía plata, pieles… Alba se dio cuenta de que las cosas no iban bien porque le regalé un CD que venía gratis con el cuento de Celia”, desvelaba.

“He tardado mucho en olvidar a Manolo. Ha sido muy difícil sustituirlo en mi vida”, confesó Mila en ¡HOLA! tras su divorcio de la leyenda del tenis, del que se había separado dos años antes, en 1987

Alba  revivió la traumática separación de sus padres en ¡HOLA!: “Hubo dos momentos en mi vida en los que me tengo que separar de mi madre, con muchísimo dolor para ella. La primera vez, a los seis años, una edad muy crítica, y me doy cuenta de lo pequeña que yo era y de lo poco que pude entender las situaciones que viví por aquel entonces... Pero recuerdo tantas cosas…”, confesaba la joven en nuestra publicación en 2013. “A los que dicen que mi madre me abandonó, yo les digo que ella me ofreció la mayor prueba de amor que puede ofrecer una madre: renunció a mí para que yo tuviera un futuro. Mi madre renunció a mí con todo su amor y rota por el dolor”, relataba entonces la hija de Mila, quien, a pesar de todo, logró tener una infancia estable.

Mila Ximénez y Alba Santana©Archivo ¡HOLA!
La periodista con Alba en la Feria de Abril de 1987.

Emociones encontradas

El 16 de junio de 2006 fue, probablemente, uno de los días más felices en la vida de Mila. Su hija, Alba, contrajo matrimonio, tras casi dos años de noviazgo, con el economista Aviv Miron. La ceremonia civil tuvo lugar por la mañana en los juzgados de Marbella. Por la tarde, protagonizaron una ceremonia religiosa, que se celebró por el rito judío, la religión de Aviv, en el hotel Puente Romano. Manolo Santana ejerció de padrino y Mila, que acudió acompañada de su hermano, Manolo, no pudo evitar las lágrimas. “Estoy muy emocionada. Veo a mi hija muy jovencita para casarse, pero ha elegido a un hombre fantástico”, reveló la sevillana, para la que la boda supuso el reencuentro con su exmarido, con el que en esa época la relación era bastante tensa.

BIO Mila Ximénez©Hola

Los hombres de su vida

Además del padre de su hija, Manolo Santana, la colaboradora de Sálvame ha hablado en más de una ocasión de los hombres que han formado parte de su vida sentimental, como Rafael Aguilera o Antonio Arribas.

Tras separarse del tenista, una joven Mila empezó una nueva vida como mujer soltera. En el verano de 1987, saltó a las portadas por su romance con el actor José Sacristán. La pareja se admiraba mutuamente y tuvieron distintos encuentros en Madrid y Marbella. “Él reúne las condiciones que me gustan en un hombre”, dijo entonces la estrella televisiva. Sin embargo, el noviazgo no se afianzó y ambos decidieron poner punto final a su relación. “El problema con Pepe es que era demasiado intenso y yo estaba en un momento en el que lo quería era divertirme. Fue una relación corta”, comentó sobre el reconocido intérprete.

Mila tuvo que renunciar a ocuparse de su hija cuando esta tenía seis años. La niña se fue a vivir a Marbella con su padre y la tercera mujer de este, Otti

Después se especuló con el romance entre Mila y Antonio Arribas, un empresario muy conocido de la noche marbellí, al que también se relacionó en su momento con Carmina Ordóñez. “Fue una persona tremendamente importante en mi vida y no lo supe hasta que se fue. La pérdida de Antonio Arribas ha sido irreparable”, dijo, en 1994, en una entrevista en televisión.

“Siempre me he acercado no a hombres canallas, pero sí a hombres que no me lo han puesto fácil”, aseguró diez años más tarde, también en televisión.

Alba Santana©Juan Sánchez Espejo/ ¡HOLA!
Alba el día de su boda, con su padre y padrino, Manolo Santana. Derecha, la joven con sus dos hijos, Alexander y Victoria.

Su gran amor

Pero el amor de su vida fue Rafael Aguilera, un psiquiatra marroquí millonario con el que Mila vivió una intensa historia de amor secreta que comenzó en los años 90. Pero, como señaló la andaluza, aquello no podía funcionar no solo por la distancia, sino por su manera de ver la vida. Además, Aguilera siempre quiso que Mila dejara el mundo de la televisión, algo que no entraba en los planes de la periodista. “Somos de distintos continentes y tenemos distintos contenidos. Él tiene una forma de vida distinta a la mía. Él vive en Marruecos y yo en España”, comentó cuando confirmó su ruptura. En febrero de 2018, Rafael falleció de manera fortuita cuando se encontraba cenando a muy pocos metros de la casa de la sevillana. “Me enteré porque me lo dijo Kiko Hernández, que le había llamado una chica diciéndole que me lo comunicara”, relató Mila. “Ese fue el amor de mi vida. Después de aquello, no he vuelto a enamorarme”, añadió.

Bio. Mila Ximénez©GTres
Mila con Isabel Pantoja y Encarna Sánchez, en cuyo programa radiofónico colaboró la sevillana.

Su papel preferido

Polémica, ácida y divertida, la sevillana se convirtió en la tertuliana ideal de los shows televisivos. Pero, sin duda, el papel de su vida que ha desempeñado con más orgullo ha sido el de abuela. Su hija, Alba, que desde hace una década vive en Holanda, se convirtió en madre por primera vez de un niño, Alexander, el 23 de enero de 2007, en una conocida clínica de Madrid. Y el 10 de octubre de 2012, casi cinco años después, tuvo a la pequeña Victoria, también en la capital —en el mismo centro hospitalario y el mismo día en el que Blanca Cuesta dio a luz a su tercer hijo con Borja Thyssen—. A pesar de la distancia, los niños siempre tuvieron una estrecha relación con su abuela materna. Todo gracias a la tecnología y a las constantes visitas que realizaban Alba y su familia a España. Por ello, Mila manifestó en alguna ocasión el gran cariño que sentía hacia Aviv, su yerno: “Ha sido fundamental en todo. Ha dejado trabajos en Estados Unidos muy buenos para que sus hijos estuvieran con sus abuelas. Él dice que, mientras vivamos, tenemos que disfrutar de los niños”.

Bio. Mila Ximénez©GTres
Mila con Rocío Carrasco.

De protagonista a cronista

Mila no llegó a terminar la carrera de Periodismo, pero se consideraba periodista, una profesión que ejerció durante gran parte de su vida. Tras separarse de Manolo Santana, la sevillana empezó a escribir en diferentes publicaciones, entre ellas, el diario ABC, donde firmaba una sección semanal llamada Café con Santana (cuando había tomado el apellido de su marido tras la boda), también realizó crónicas desde Marbella y algunas entrevistas, como la que hizo, en 2001, a un joven Luis Alfonso de Borbón para nuestras páginas. Asimismo, colaboró en el programa de radio Directamente Encarna, conducido por Encarna Sánchez, en la Cadena Cope. Tuvo una época de parón donde apenas apareció en ningún medio y, tras este bache, reapareció en la televisión en el año 2000. Ha trabajado como colaboradora en sucesivos programas, como Crónicas marcianas, A tu lado, TNT, La noria, Sálvame diario y Sálvame deluxe.

El papel del que se sentía más orgullosa era el de abuela, a pesar de que sus dos nietos, Alexander y Victoria viven en Ámsterdam

Mila Ximénez también participó en algunos realities de la cadena en la que trabajaba. Fue una de las concursantes de  Supervivientes 2016, donde quedó en el tercer puesto, llegando hasta la final. Desde el primer día que comenzó la supervivencia, la sevillana quiso abandonar, pero, poco a poco, gracias a su espíritu guerrero, consiguió ir superando el hambre, el frío y todo tipo de tempestades hasta colocarse en la final. En 2019 también formó parte del elenco de concursantes de Gran Hermano Vip, en su séptima edición. Mila llegó también hasta la final, tras permanecer cien días en la casa de Guadalix de la Sierra.

Bio. Mila Ximénez©GTres
Con algunos compañeros de ‘Sálvame’, en la celebración del programa número 100.

La reconciliación más esperada

Durante años, Isabel Pantoja se convirtió en el centro de las críticas más aceradas de Mila. Pero, en julio de 2019, la televisiva y la cantante protagonizaron un momento histórico en televisión: el abrazo de su reconciliación. Al parecer, tras ver a la tonadillera en Supervivientes, la colaboradora cambió drásticamente su opinión sobre Isabel. “Te he cogido cariño estando en la isla y yo no te tenía ninguno”, le confesó Mila. “Antes me ponían a parir porque yo te ponía a parir. Ahora me llamarán todos pelota, ya verás”, añadió la sevillana antes de fundirse en un gran abrazo con la artista, poniendo fin a su famosa enemistad. “Gracias por todo. Y ahora sí que te conozco de verdad», afirmó Isabel, enterrando así el hacha de guerra. De hecho, Isabel le preguntó por su inquina hacia ella: “¿Pero qué pasaba? Yo no te he hecho nada”. A lo que Mila contestó: “Ni idea. Me dio por ahí, qué quieres que te diga”.

En el año 2000 se reinventó como colaboradora de televisión. Polémica, ácida y divertida, Mila incluso participó en varios realities

Hace tan solo unas semanas, Mila incluyó una frase en la biografía de su perfil de Instagram con la que dijo cómo quería que se la recordara: “Mi única biografía es seguir intentando ser mejor”.

rename BIO. Mila Ximénez©CordonPress
rename BIO. Mila Ximénez©CordonPress/ OUI MOTION
Arriba, tras concursar en ‘Supervivientes 2016’. Abajo, izquierda, ese mismo año, junto a Chelo García-Cortés y Terelu Campos, en el cumpleaños de esta última. Al lado, junto a Jorge Javier Vázquez y Terelu en la boda de Belén Esteban

Más sobre