La reflexión de Isa Pantoja tras la entrevista de su hermano:

La nostalgia invade a Isa Pantoja tras el nuevo capítulo en el conflicto de su madre y su hermano

El problema entre Kiko Rivera e Isabel Pantoja parece irreversible

por Belén Nava M.

El paso del tiempo no ha conseguido apaciguar la tormenta que hay entre Kiko Rivera e Isabel Pantoja, más bien todo lo contrario. Según avanzan los meses, la situación entre ellos parece ir a peor y la reconciliación se antoja cada vez más complicada. Esta misma semana la artista recuperaba el coche que le había regalado a su hijo y solo horas después él contaba en Lecturas que se siente huérfano a pesar de que no lo es y dejaba claro que no va a denunciar a su madre a pesar de que le debe, según sus estimaciones, tres millones de euros. El distanciamiento entre ellos afecta directamente a todo su entorno, especialmente a familiares tan cercanos como Isa Pantoja. Invadida por la nostalgia, la otra hija de la cantante ha hecho una reflexión en la que comienza a decir: "En momentos así, mi mente se traslada a un sitio muy especial".

VER GALERÍA

PULSA AQUÍ PARA VER LA FOTOGALERÍA COMPLETA

En medio del campo, rodeada de animales como caballos y ovejas y viendo disfrutar de la naturaleza tanto a su hijo como a Asraf, con el que acaba de celebrar dos años de amor, Isa ha seguido compartiendo sus sentimientos. "Por aquel tiempo yo pensaba diferente al resto y, sin embargo, ahora me gustaría volverme a sentir así para que dependiese de mí... El  destino es caprichoso y al lugar donde has sido feliz, no debieras tratar de volver... o eso dicen", ha escrito Isa. Cabe recordar que coincidiendo con las fiestas navideñas, se desplazó hasta Cantora para estar con su madre durante un rato e interesarse por cómo se encuentra tras el problema con Kiko, del que se enteró durante su paso por la segunda edición de La casa fuerte. Desde entonces no se han vuelto a ver aunque la colaboradora televisiva no descarta volver a la finca para tratar de suavizar la tensión familiar, que va in crescendo.

Kiko Rivera, paz en plena tormenta

A pesar de que la última entrevista de Kiko solo ha avivado el conflicto con su madre, no se arrepiente de sus declaraciones, en las que cuenta, por ejemplo, que ha borrado su número de teléfono para no tener la tentación de llamarla y cuestiona la figura de su tío Agustin"Menú del día: paz en el alma, amor en el corazón, gratitud por la vida, fe en tu proyecto", ha escrito. Una publicación en la que ha recibido numerosas muestras de cariño como la de su mujer, Irene Rosales, quien se ha convertido en su pilar fundamental en estos complicados momentos a los que se han sumado golpes tan duros como la pérdida de los padres de la colaboradora con escasos meses de diferencia. El DJ, que ha reconocido no estar pasándolo bien, también está recibiendo el cariño de otras personas de su círculo como sus hermanos, Cayetano y Francisco Rivera, con los que le hemos visto compartir diferentes planes.

-Ramón Calderón demanda a Kiko Rivera

-Isabel Pantoja desmiente a Kiko Rivera en su último desencuentro

VER GALERÍA

Mientras que Isabel Pantoja, que acaba de lanzar un nuevo disco llamado Canciones que me gustan, se mantiene alejada del foco mediático en este conflicto, otras personas de la familia están en primera línea como su sobrina Anabel. La colaboradora de Sálvame sigue teniendo buena relación tanto con su tía como con su primo e intenta no tomar partido por ninguna de las partes, pero sí ha dado su opinión acerca de este conflicto en el que considera que Kiko lo ha dado todo ya por perdido. Además, cree que el enfado entre ellos ha llegado tan lejos porque no se ha hablado en privado y porque hay involucradas más personas. "Mi opinión es que esto se tenía que haber hecho fuera, no en las revistas. Ella ha mandado un mensaje a la televisión también… al final no se van a arreglar al final porque están entre otras personas, entre mediadores y nunca se van a acercar", ha explicado la influencer visiblemente afectada.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie