ananueva

Ana Obregón al dar las campanadas sin su hijo Aless: 'Le mando un beso al cielo'

La presentadora ha despedido su año más complicado desde la Puerta del Sol junto a Anne Igartiburu

por hola.com

Lo tiene muy presente desde que falleció el pasado 13 de mayo a los 27 años de edad. Por eso sabíamos que el recuerdo de Aless Lequio también inundaría el corazón y el pensamiento de su madre, Ana Obregón, durante la retransmisión de las campanadas de Nochevieja de este año que ya ha terminado y que marcará para siempre la historia. Así ha sido. La actriz presentadora no ha podido evitar emocionarse al dedicar unas palabras a su hijo desde la madrileña Puerta del Sol. "Él decía que lo más importante es dedicar tiempo y amor a las personas que quieres, porque cuando te vas es lo único que te llevas, pero para tener eso tienes que tener a las personas que quieres contigo y para conseguir eso hay que ser responsables y los españoles lo somos", ha dicho la presentadora, recordando de esta manera una de las valiosas lecciones que aprendió del empresario.

VER GALERÍA

-Ana Obregón vuelve a abrazar a Aless en un bonito sueño que ha querido compartir

-Ana Obregón recuerda las tradiciones de Navidad de su hijo Aless

Instantes antes de que comenzaran las doce campanadas, y como telón de fondo la voz en directo de Nacho Cano cantando desde la Puerta del Sol vacía, Ana ha recordado las otras veces que ha despedido el año desde este lugar privilegiado. En todas ellas aprovechaba para lanzar un beso a Aless, quien la veía siempre desde casa. "Esta vez no puedo mandárselo y con vuestro permiso se lo mando al cielo", dijo Obregón sin poder contener la emoción. En ese momento, que su voz se corta y casi se queda sin aliento, su compañera Anne Igartiburu sabe que tiene que retomar, sin embargo, las cámaras muestran como la presentadora vasca -de sólidas tablas y siempre infalible- tampoco puede contener la emoción. Sus ojos están llenos de lágrimas, ella también es madre, como la propia Ana Obregón se encargó de recordar, aplaudiendo el hecho de que por primera vez en la historia desde que TVE retrasmite las campanadas, tradición que empezó en 1962, hayan sido dos mujeres que son madres las encargadas de conducirlo.. “Ana, te voy a decir una cosa… quiero que sepas que estamos contigo siempre y que tú nos has demostrado entereza, alegría mucha alegría siempre”, le ha transmitido Anne en ese momento.

Un mensaje clave en un momento de máxima audiencia

"Anne, si yo por lo que quería estar aquí es porque aun siendo una madre que ha perdido hijo, estoy mandando un mensaje de esperanza para toda España. Sé que todo el mundo lo está pasando mal, unos más que otros y que solo depende de nosotros y que con esta pandemia se puede acabar", se ha sincerado la presentadora, que tampoco se ha olvidado de mandar un mensaje contundente en un momento de máxima audiencia. "Hay que destinar más dinero para la investigación del cáncer", ha recordado. "Son los grandes olvidados, sé que la pandemia es tremenda pero el cáncer también", ha añadido.

VER GALERÍA

Además, ha aprovechado su discurso para elogiar la labor de los sanitarios, lanzar un mensaje de responsabilidad y concienciación "a todos los que tenéis la suerte de tener a vuestros seres queridos en casa". También ha elogiado la solidaridad que los ciudadanos han mostrado en los meses más difíciles: "Ha sido un año donde toda España se ha volcado. Mi padre siempre ha dicho que lo mejor de España son los españoles",

Anne Igartiburu ha agarrado fuerte la mano de Ana Obregón en los momentos más difíciles, se ha emocionado con ella al borde de las lágrimas y le ha recordado que no está sola. Ambas han sido las encargadas de despedir el año en Televisión Española -la cadena ha elegido por primera vez a dos mujeres para esta señalada retransmisión- y lo han hecho vestidas para la ocasión con estilismos muy elegantes. Mientras que la presentadora de Corazón ha brillado con un vestido rojo, la actriz lo ha hecho con un blanco, color del luto en otras culturas. Además ha reconocido que no ha sido nada fácil ya que era la primera vez en ocho meses que no salía de casa. 

VER GALERÍA

Con gran sentido del humor, ambas han bautizado esta ocasión como "CampanAnas" y Ana ha devuelto todo el cariño que ha recibido en estos complicados meses y ha dejado que familias que despiden el año con ausencias se sintieran identificadas con ella. La presentadora contó con dos apoyos muy importantes para ella. Desde que ha llegado a la Puerta del Sol, aproximadamente a las nueve de la noche según ella misma ha mostrado en un vídeo acercándose, ha estado acompañada de Susana Uribarri y Raúl Castillo. Ella es su representante, amiga y la artífice de que haya dado las campanadas mientras que él es su íntimo, una persona incondicional para Obregón.

Aless Lequio, un adiós que rompió el corazón no solo a su madre

Están siendo las primeras navidades que Ana Obregón pasa sin su querido Aless. La actriz y presentadora ha tenido que afrontar, en estos últimos meses, la pérdida más triste y dura de toda su vida. Pero, sin embargo, ha tratado de revertirlo en forma de luz, de sonrisa, de transformación del dolor en amor, de esperanza y de valiente lección de vida, la misma que dejó el joven emprendedor cuya trayectoria vital y profesional siempre fue sinónimo de fuerza y carácter

Para conocer lo más relevante de hola.com y no perderte artículos como este, suscríbete a nuestra newsletter aquí.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie