Sexo-en-nueva-york-destinos-de-cine-pelicula

La Gran Manzana, para apasionadas de la moda y el lujo

Nueva York es una ciudad de cine y, como tal, un imán para las cámaras y todo tipo de historias. Apúntate a la que recorre la ciudad de los rascacielos siguiendo los pasos de las cuatro protagonistas de la película y la serie ‘Sexo en Nueva York’ y descubriendo las elegantes boutiques, restaurantes de lujo, joyerías, galerías y coctelerías por las que se mueven.

by MIRIAM QUEROL

Todo es posible en Nueva York. Hay incluso quien es capaz de recorrer la Gran Manzana subida en unos vertiginosos ‘manolos’ de satén color azul eléctrico de más de diez centímetros de tacón. Los mismos con los que Sarah Jessica Parker da el sí quiero, en la ficción, al millonario Mr. Big en esta película y serie en la que la ciudad es otra más de las protagonistas.

VER GALERÍA

La tienda del diseñador español Manolo Blahnik, a escasos metros del MOMA, en Midtown, es uno de los lugares recurrentes de Carrie Bradshaw, gurú del shopping, cuya política de ahorro consiste en “tener el dinero donde lo pueda ver: colgado en mi armario”. Durante las seis temporadas de la serie y las dos películas siguientes, Carrie y sus amigas han puesto de moda tiendas y locales de Manhattan, algunos de los cuales se incluyen en una ruta mitómana por la ciudad. Un recorrido con cerca de cuarenta paradas que también se detiene en la fachada del apartamento de la protagonista, en el número 66 de Perry St.

VER GALERÍA

Muchas de los historias transcurren entre los abigarrados rascacielos de Midtown. En la exclusiva Madison Avenue se encuentran boutiques como Balenciaga, Lanvin o Vera Wang Bride Shop, donde una de las protagonistas se prueba fabulosos trajes de novia. Y en la Quinta Avenida, además del mítico Tiffany que inmortalizó Audrey Hepburn en Desayuno con diamantes, asoma el escaparate de otro de los clásicos en el armario de Carrie: Jimmy Choo.

Quien persiga el verdadero look ‘carrie’, una visita obligada es la tienda de ropa y complementos de Patricia Field, estilista de la serie y nominada a un Oscar por el vestuario de El diablo se viste de Prada. La firma, que tiene una línea bautizada, cómo no, Sex & The City, se encuentra en Bowery, mítico barrio de la canalla época de la prohibición, situado entre el Village y Chinatown, hoy rehabilitado y convertido en un vecindario a la última. A pocas manzanas, en West Village, el salón de belleza Helena Rubinstein Beauty Gallery y la tienda de Marc Jacobs recuerdan otras escenas y modelitos de las neoyorkinas. La parada culinaria de rigor en este barrio es la pastelería Magnolia Bakery, donde las chicas de la serie se hinchan a cupcakes de todos los colores.

VER GALERÍA

Un poco más al norte, cerca de Union Square, la juguetería erótica Pleasure Chest, a la que acuden el grupo de amigas en un célebre episodio, recuerda porqué la serie incluye la palabra ‘sexo’ en el título. También en Union Square, The Old Town invita a parar y saborear una hamburguesa en su barra de estilo genuinamente americano.

En el Soho, la ruta recala en la galería de arte Louis K. Meisel, donde trabajaba una de las protagonistas. Hacia el sur, en Little Italy, es imprescindible tomar un cosmopolitan en Onieals, cuyos dueños en la ficción eran los ex de dos de las amigas. Y ya en el extremo sur de Manhattan, en el Meatpacking District, moderno barrio que ha cambiado los almacenes de carne por las tiendas y locales más trendies de la ciudad, la parada gastronómica de Sex & The City está en el restaurante francés Pastis. 

VER GALERÍA

Si la ocasión requiere un local más clásico, siempre se puede acudir al restaurante Jean George o la delicatessen Payard. Están en el Upper East Side, al otro extremo de la isla, así que no habrá más remedio que agitar un brazo y solicitar, como buen neoyorkino, uno de esos entrañables taxis amarillos. Por el camino, pasarán ante los ojos de todo cinéfilo los besos de los amantes de Love Story en el Central Park, la quietud del puente de Brooklyn filmada por Woody Allen, el descomunal King Kong encaramado en lo alto del Empire State y tantos otros fotogramas de esta ciudad que enamora una y otra vez al cine

GUÍA PRÁCTICA 

CÓMO LLEGAR
Existen vuelos directos diarios desde Madrid por precios que oscilan entre 400 y 700 € según la época del año.

DÓNDE DORMIR
En el archiconocido Hotel Plaza transcurren algunos episodios de la serie, puesto que el rico Mr. Big era un habitual. El lujoso apartamento de este en la película es en realidad el Piano Suite del Hotel Giraffe, otra opción para pasar una noche de cine.

VER GALERÍA

DÓNDE COMER
Desayunos y chocolates en Payard (payard.com), magdalenas y cupcakes en Magnolia Bakery (magnoliabakery.com), hamburguesas en The Old Town (oldtownbar.com), un brunch en Pastis (pastisny.co), una cena en Jean George (jean-georges.com) y un cosmopolitan en Onieals (onieals.com).

LA RUTA
La empresa On Location Tour (onlocationtour.com) organiza una ruta con cerca de 40 paradas por los escenarios de la serie por unos 40 dólares en autobús y algo más caro si se contrata una limusina para un tour personalizado. 

Y si te interesa Nueva York no te pierdas:

- 20+1 planazos en Nueva York… ¡y todos gratis!

- Nueva York en familia, todo un bocado para grandes y pequeños

- Restaurantes donde toparse con famosos en Nueva York


Más sobre:

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie