Hablamos con el florista favorito de Kate Middleton y Camilla Parker-Bowles, Shane Connolly

Este artista irlandés es el hombre de confianza de la Duquesa de Cambridge y la Duquesa de Cornualles. Fue el encargado de crear sus ramos para sus bodas

Kate Middleton boda

Te quedan x días gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Te quedan pocas horas gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Estás en tu periodo de prueba gratuita. Sigue disfrutando de ¡HOLA!+.

HOLA.com, tu revista en internet

Tu período de prueba gratuita en ¡HOLA!+ se ha activado con éxito

Disfruta de todo el contenido totalmente gratis durante 7 días.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Ya tienes una suscripción activa.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Pocos pueden decir que han formado parte del engranaje de las bodas de dos futuros reyes de Inglaterra. Shane Connolly, sí. Este florista irlandés, afincado desde hace más de treinta años en Londres, fue el encargado de crear los ramos que llevaron Catherine Middletony Camilla Parker-Bowles en sus respectivos enlaces, además de decorar, con todo detalle, la Abadía de Westminster para el ‘sí, quiero’ de los Duques de Cambridge.

Su impecable trabajo, que quedará para la historia, le ha hecho merecedor de una distinción como Royal Warrant of Appointment por parte del príncipe Carlos y la reina Isabel II.Un reconocimiento que sólo pueden recibir aquellos que han suministrado servicios a la monarca y al Príncipe de Gales al menos cinco años, y que los acredita como proveedores reales.

Shane Connolly retrato©Sophia Spring
Shane Connolly, el florista en quien ha confiado la Casa Real británica, aterrizará en nuestro país el próximo mes de octubre para participar en el Festival Flora.

Sin embargo, más allá de su conocida labor al servicio de la Casa Real británica, Connolly se ha convertido en una de las figuras más importantes de la floristería. Un artista de nuestro tiempo concienciado con la protección de nuestro entorno y del medio ambiente.

Pronto, este maestro de las flores aterrizará en nuestro país para participar en el Festival Flora, que se celebra del 11 al 21 de octubre en Córdoba, y nos confiesa estar “tremendamente emocionado” de poder formar parte del mismo. Tanto que nos ha hecho un hueco en su apretada agenda para contarnos algunos secretos de su trabajo, que ha conquistado a los royals británicos.

kate middleton©GettyImages
En el Reino Unido existe una gran tradición de cuidado de flores y plantas, y la Familia Real británica también ha demostrado su interés por la jardinería en numerosas ocasiones. En la imagen, los Duques de Cambridge.

De psicólogo a florista ‘real’

Shane Connolly nos cuenta que, por el momento, no puede desvelarnos nada de lo que tiene preparado para el Festival Flora. Será una sorpresa, pero sí nos garantiza que será “un tributo” a nuestro país, y, por supuesto, intentará ser “tan sostenible como sea posible, usando sólo flores que crezcan en España”.

- ¿Cómo descubrió que lo suyo era la jardinería y la floristería?

- Fue hace mucho tiempo. Siempre me han gustado los jardines y cultivar cosas. Incluso cuando era un niño solía plantar verduras. Mis padres realmente me animaron a ello, pero lo cierto es que no lo veía como una profesión. Al llegar a la universidad, elegí estudiar Psicología, y en cuanto comencé mis estudios universitarios, me presentaron a unos amigos que me enseñaron su precioso jardín. Me contaron que ellos se dedicaban a preparar flores para eventos, fiestas y bodas. Pensé que era algo extraordinario, así que me ofrecí a ayudarles. Les echaba una mano, y ahí fue cuando me di cuenta de que eso era lo que realmente quería hacer. Aquello combinaba mi interés por los jardines, por las personas (tienes que tener don de gentes) y el arte. Siempre quise ser artista, pero no era muy bueno. Lo de la jardinería fue todo un descubrimiento, tenía alrededor de 22 años.

“Creo que hubo una gran conexión con la Duquesa de Cambridge y la Duquesa de Cornualles (...) Estábamos en el mismo camino”

- Nació en Irlanda del Norte, ¿cómo es que acabó viviendo en Inglaterra?

- Viví en Irlanda del Norte e hice mi grado universitario allí, pero cuando estudiaba, tuve la posibilidad de hacer unas prácticas como psicólogo en Londres durante seis meses. Así fue como conocí a estos amigos de los que he hablado antes. Volví por un año… y aquí sigo 35 años después.

- ¿Considera que el interés por la jardinería ha crecido en los últimos años?

- Pienso y espero que la gente entre más en contacto con la naturaleza y se dé cuenta de que forma parte de nuestras vidas. He notado que la gente tiene más ganas de cultivar plantas. Las flores nos traen belleza, y creo que hay algo muy especial en ver cómo funciona su ciclo de vida. Para mí es muy reconfortante, sobre todo en un momento como el que vivimos de pandemia. Nos encontramos al borde de un acantilado. Necesitamos cambiar nuestras vidas, la forma en que nos acercamos a la naturaleza y al arte de las flores. Hay que ser más sostenible. En lo que concierne a las flores, hay que apostar por la proximidad (cuanto más cercana sea la procedencia de tus flores, mejor porque así no dejan un impacto de huella de carbono). Y lo mejor es también ser estacional, es decir, usar las flores en función de la estación en la que crezcan. Por otro lado, hay que tener en cuenta cómo se preparan estas flores. Los floristas han usado durante mucho tiempo espuma y esto es no biodegradable. Deberíamos dejar de utilizarla.

Kate Middleton©GettyImages
“He notado que la gente tiene más ganas de cultivar plantas, de conocer los cuidados de las flores”, nos cuenta Connolly.

“Creo que el príncipe de Gales ha hecho un trabajo impresionante”

- Habla mucho sobre sostenibilidad y medio ambiente. El príncipe Carlos siempre ha estado muy concienciado con ello.

- Lo sé… y al principio nadie lo tomaba en serio. Creo que ha hecho un trabajo impresionante. Pienso que él es apasionante. Nunca ha desistido en su empeño por hacernos ver la importancia de cuidar el medio ambiente, y lo ha hecho con una gran pasión y honestidad, así que respeto a cualquiera que lo haga así. Otro ejemplo de ello es David Attenborough, que a sus 95 años continúa enseñándonos la belleza del mundo.

- Es también conocido que una de las grandes pasiones de la Duquesa de Cornualles es la jardinería. ¿Cree que este interés de la Familia Real por todos los asuntos relacionados con la naturaleza y el medio ambiente tiene un impacto positivo en la sociedad?

- Probablemente, la gente se involucrará más. Aunque puede llevar un poco de tiempo, lo cierto es que en Inglaterra siempre ha existido un interés por ello. Sin embargo, creo que solía asociarse como un pasatiempo de las clases altas, que sólo los adinerados podían tener un jardín, y ahora es algo mucho más democrático. Considero que el hecho de que la Familia Real haya mostrado su amor por la jardinería ha ayudado a que la gente vea que está muy bien tener tu propio jardín.

Kate Middleton©GettyImages
Para el enlace de la Duquesa de Cambridge (a la izquierda), en 2011, Connolly elaboró un ramo de lirios (casualmente su flor favorita y la de Catherine Middleton), jacinto, hiedra y mirto, que guarda un gran significado para la Familia Real británica. Desde hace casi dos siglos esta planta de primavera crece en los alrededores del palacio de Osborne, la majestuosa casa de vacaciones de la reina Victoria en la Isla de Wight. Fue un regalo que la abuela del príncipe Alberto (su marido) le hizo en 1845, y la monarca decidió plantarlo allí. Ahora los ‘descendientes’ de esta planta todavía se encuentran en estos terrenos, y se han convertido en un elemento imprescindible en los ramos de las ‘royals’ británicas. A la derecha, la Duquesa de Cornualles, quien eligió un ramillete de flores de primavera que incluían lirio de los valles y prímulas en blanco, lavanda y amarillo.

- Fue el encargado de crear los ramos de la Duquesa de Cambridge y la Duquesa de Cornualles para sus respectivas bodas. ¿Qué es lo que tiene en cuenta a la hora de preparar un bouquet?

- Lo primero, es la persona. Considerar su estatura, por ejemplo, es algo básico. Pero también hay que tener en cuenta lo que viste, el mensaje que se quiere enviar… Ni la Duquesa de Cambridge ni la Duquesa de Cornualles necesitaban impresionar a nadie. Su ramo era para mí y para ellas algo muy personal, sencillo, no debía ser demasiado elaborado. Había que utilizar flores que tuvieran un significado para las dos, y fue así como abordé este trabajo. Fue una de las cosas más fáciles de hacer en sus bodas. Me refiero a que el resto sí que era un trabajo para al público, para las cámaras… pero ese pequeño montón de flores que llevaban era sólo para ellas. Daba igual si al resto no les gustaba.

“Ni la Duquesa de Cambridge ni la Duquesa de Cornualles necesitaban impresionar a nadie con su ramo (...) Ese pequeño montón de flores que llevaban era sólo para ellas”

- ¿Cómo afrontó estos encargos? ¿Con nervios?

- Creo que hubo una gran conexión con ambas. Las dos querían algo que fuera estacional (es decir, flores propias de la estación en la que se casaron), unas flores respetuosas con la naturaleza, británicas… sencillas. Estábamos en el mismo camino. No estaba nervioso por ellas. Obviamente, lo que te preocupa es la prensa, porque lo que detestarías sería darte cuenta de que te has olvidado de algo a través de los medios. ¡Sería terrible! Así que uno es incluso más cuidadoso de lo que suele ser habitualmente. Quieres que el cliente esté muy contento, pero es cierto que ayuda mucho que confíen en ti (algo que hicieron absolutamente), que les gustes y viceversa.

- Las royals suelen marcar tendencia y servir de inspiración para otras novias…

- No sé. La verdad es que nunca me han gustado los ramos de novia grandes porque creo que es muy complicado para la mayoría de mujeres llevarlos. Sobre todo en un día como ése, que tienen que estar pendiente de manejar sus propios vestidos… no creo que los grandes ramos sean apropiados para todo el mundo. Pienso que mucha gente se sorprendió al ver que el ramo de la Duquesa de Cambridge era tan pequeño, y seguro que eso animó a otras novias a no decantarse por grandes bouquets (aunque todavía sigue habiéndolos... y parece que llevan un jardín encima). Creo que tienes que tener la altura de una supermodelo para llevar eso bien.

Abadía de Westminster boda duques de Cambridge©GettyImages
Además del ramo de la novia, el día de la boda de los Duques de Cambridge, Shane Connolly se encargó de adornar la Abadía de Westminster.

Así decoró la Abadía de Westminster para la boda de un futuro rey

- También se encargó de adornar la Abadía de Westminster para la boda de los Duques de Cambridge. ¿Fue difícil?

- Utilizamos árboles, así que fue realmente fácil. Los pusimos unos días antes, los regamos… Todo fue perfecto y tranquilo. No usamos nada delicado. [En el pasillo se pusieron arces de campo (que simbolizan la modestia y la humildad), y carpe europeo (que representa la fuerza y la perseverancia) en el altar. Lo que hicimos fue trasplantarlos sobre lirios del valle y fresas salvajes sacados de Windsor (y que devolvimos allí tras la boda). “Queríamos que pareciera que la naturaleza había entrado de puntillas en ese lugar tan antiguo”, detalla].

Después del ‘sí, quiero’, todo se repartió. Los árboles ahora crecen en los jardines de la familia (el príncipe de Gales plantó algunos de ellos en su casa de Llwynywermod, en Gales) y en el National Memorial Arboretum (un espacio de 25.000 árboles que rinde homenaje a quienes han servido y siguen sirviendo a Reino Unido).

- Desde luego, fue todo un reto. ¿Guarda alguna anécdota o recuerdo de esos días?

- Todo estaba inmaculadamente organizado. Si te citaban a una hora, podías acceder a la abadía unos minutos antes. Claro que tenía un teléfono para cualquier urgencia, pero no hubo ningún problema. Todo fue muy bien, y fue realmente especial. Creo que lo que siempre recordaré será cómo se sentía el país entero. Se creó una atmósfera de felicidad. Había algo mágico en la boda de aquella joven pareja que se iba a casar y hacerlo delante de todo el mundo.

“Había algo mágico en la boda de aquella joven pareja (los Duques de Cambridge) que se iba a casar y hacerlo delante del mundo entero”

- ¿Qué se siente al ser galardonado como Royal Warrant por la Familia Real Británica?

- Es un gran honor. Nunca pensé que debería tenerlo. Cuando uno recibe un reconocimiento así, te sientes muy emocionado y humilde. Al mismo tiempo, conlleva una gran responsabilidad. El Príncipe de Gales y la Reina están muy concienciados sobre todo lo relativo al medio ambiente y la sostenibilidad. Es decir, que establecen unos requisitos muy altos para lograr una distinción de este tipo. El hecho de convertirte en Royal Warrant, significa también que tienes la responsabilidad de mostrarles a tus compañeros que realmente lo estás cumpliendo. Es muy importante para la Familia Real.

- ¿Su trabajo para la Familia Real ha hecho que aumente su popularidad?

- Creo que lo que sí ha atraído es que más gente se interesa por tu trabajo, y, por otro lado, la gente cree que tus servicios son muy caros por haber trabajado para ellos (lo que no es cierto en absoluto). Es una mezcla de sentimientos. Algunos creen que has pasado a un nivel demasiado alto, pero eres elegido simplemente porque haces las cosas con honestidad y total normalidad. Estoy seguro de que sucede lo mismo con la Familia Real en España. Sólo quieren ser normales.

Abadía de Westminster boda duques de Cambridge©Cortesía Shane Connolly
Después del ‘sí, quiero’, todas las plantas y árboles utilizadas para decorar la Abadía de Westminster se repartieron.