Claves para reinventarse y compaginar la maternidad con la vida laboral.©AdobeStock

Maternidad

Si eres madre y vuelves al trabajo, ¡no desesperes! Te damos las claves para sobrevivir

Compaginar tu vida familiar y laboral no es tarea fácil, pero con estos consejos no tienes por qué renunciar a ninguna

La maternidad es un punto y aparte para toda mujer en muchos aspectos e influye de manera determinante en su desarrollo profesional. Por ejemplo, según un estudio elaborado por IESE en colaboración con Laboratorios Ordesa, “el 57% de las mujeres españolas afirma que ha tenido que renunciar a un trabajo por no ser compatible con su maternidad”. En todos estos casos, la interrupción supone un parón profesional que pone freno al desarrollo laboral de la mujer.

Un hecho que pone de manifiesto el último libro de Billie Sastre y Franc Carreras, Mamis Digitales (Zenith), en el que abordan historias reales de los muchos y variados obstáculos que encuentran las madres en su carrera laboral debido precisamente a su maternidad. Otro de ellos suele ser la difícil conciliación laboral y personal, porque a todas les gustaría poder llevar o recoger a sus hijos del colegio sin renunciar a su trabajo y no lo consiguen. O algunas decidieron reinventarse, convertirse en autónomas, teletrabajar y, aún así, todo les sale mal.

De todas estas historias hablan ambos autores en este nuevo libro enfocado, principalmente, a esa reinvención que puedes (o, quizás, debes) hacer después de baja de maternidad y tu reincorporación al mundo laboral. En este momento, según ellos, “la ayuda de la tecnología es muchas veces la clave”, pero también lo son otros aspectos que van desgranando en cada uno de sus capítulos. Ellos lo llaman “habilidades y comportamientos”.

Libro 'Mamis Digitales' de Zenith.©Zenith

Y es que, como advierten, no estás sola. Muchas madres se han reinventado profesionalmente gracias a las redes sociales, otras han superado los obstáculos gracias al conocimiento de sus propias habilidades y otras han adquirido una serie de comportamientos que les han llevado a conseguirlo.

“Todas nos merecemos perseguir nuestros sueños y criar a nuestros hijos en persona, pero eso requiere esfuerzo”, nos dicen. Un esfuerzo que, en el caso de haberte lanzado al mundo laboral por tu cuenta, buscando un proyecto que te motive (es decir, te has convertido en autónoma), te lleve a ver cómo tus hijos demandan una atención que no puedes darles y, seguramente, debas afrontar sentimientos de culpabilidad, temor a ser juzgada y, con frecuencia, pérdida de autoconfianza y baja autoestima. Sin embargo, nos dicen los autores, “no te dejes vencer”. Tan solo tienes que encontrar las claves para seguir intentándolo hasta que todo sea más fácil.

Habilidades y comportamientos para ser madre, trabajadora y sobrevivir

Al igual que hacen los autores en su libro, las claves para conseguir reinventarse en el mundo laboral una vez nos hemos incorporado tras la baja de maternidad a la oficina o a ese nuevo proyecto que tanto queremos luchar, se pueden dividir en dos: habilidades y comportamientos. Las primeras son las herramientas para conseguir compaginar nuestra vida laboral y profesional, la segunda son las actitudes ante las situaciones que se nos van planteando.

Algunas de las habilidades a trabajar

1. La motivación y la persistencia son dos motores que debemos tener siempre a punto. La primera tiende a fallar cuando no vemos los resultados de nuestro esfuerzo en un corto periodo de tiempo y la segunda es la que nos da la oportunidad de conseguir llegar a ver esos resultados.

2. La reincorporación profesional tras la maternidad, dicen los autores, “tiene más efectos beneficiosos de los que imaginamos”. Es un momento en el que ganamos en madurez personal y nos sentimos con una actitud positiva y dispuesta, por lo que debemos aprovechar esta nueva herramienta que ahora tenemos.

3.Planificación para poder llegar a (casi) todo. Una tarea que implica, para no frustrarnos, la priorización y saber que hay que ir paso a paso.

4. Fíjate metas concretas para aumentar las posibilidades de su cumplimiento. Pero hazlo de una manera realista, teniendo en cuenta los recursos que puedes alcanzar y el tiempo del que dispones. Al hacerlo, no te olvides de que no pueden ser demasiado altas, porque pueden llegar a agotarte (ahora, tu realidad, ha cambiado).

Comportamientos a los que decir “sí”

5. Cuando las circunstancias te bloqueen, párate y adapta tu ritmo a tu realidad. Puede ser, nos explican los autores, que en ese momento en concreto no te sea posible dedicarte a un objetivo concreto, pero seguramente llegue el momento en el que puedas hacerlo. “Recuerda que no se trata de llegar antes a tu objetivo, sino de alcanzarlo en buen estado de salud física y mental”.

6. A veces, nos descuidamos a nosotras mismas porque damos por hecho que podemos con todo. “No te engañes, los esfuerzos por sacar tu trabajo adelante manteniendo tu mundo familiar en orden “consumirán tu vitalidad”. Cuida tu salud y llénate de energía con actividades que te gusten.

7. Las preocupaciones y distracciones, el sentimiento de culpabilidad o el exceso de tareas nos lleva al cansancio y la desmotivación. No nos concentramos en el trabajo, tampoco en casa y llegamos a una situación que nos crea ansiedad. En este caso, los autores nos recomiendan la meditación y lo que se conoce como “técnica de visualización”. ¿En qué consiste esta técnica? En reconducir tu mente hacia un objetivo o reforzar tu concentración. Lo ideal es que le dediques 15 minutos al día y tiene base científica: “nuestro cerebro subconsciente no distingue entre lo que es real y lo que imaginamos. Por eso, cuando proyectamos imágenes en nuestra mente de aquello que queremos lograr, estamos haciendo que ésta trabaje en esa dirección”.

8. Echa mano de tu círculo íntimo para encontrar tu centro de gravedad emocional y no desesperar (puede ser tu pareja, tu hermana o una amiga) y comparte la carga familiar. El perfeccionismo es gran enemigo.

© ¡HOLA! Prohibida la reproducción total o parcial de este reportaje y sus fotografías, aun citando su procedencia.