Revisiones postparto a tener en cuenta.©AdobeStock

Revisiones posparto: cuántas son y qué se examina

Las citas médicas relacionadas con la maternidad no acaban en el parto. En el puerperio hay una serie de exámenes muy importantes que conviene conocer. En ellas se observa el estado físico y emocional de la madre y se dan pautas sobre la lactancia y otros cuidados del bebé.

Tras dar a luz la mujer tiene que someterse a una serie de exámenes ginecológicos que van a determinar si todo está bien. Son las revisiones posparto, que suelen estar a cargo de la matrona. En ellas, también se evalúan otros aspectos importantes, como la lactancia materna, y el estado del bebé.

Son citas que no hay que saltarse porque la matrona dará mucha información que puede ser muy útil en un momento en que la nueva madre tiene que asimilar muchos cambios.

La primera revisión posparto

 La primera revisión posparto se realiza en el periodo que va desde el alta en la maternidad hasta la primera semana de vida (o, como máximo, los primeros 10 días).

En esta primera visita, muy importante, se va a examinar lo siguiente, según detalla María Suárez de Lezo Ferrer, matrona de ¡Llama a la comadrona!, matronas a domicilio (www.llamaalacomadrona.es):

En la madre

  • Sangrado: si este es normal y adecuado en cuanto a color, olor y abundancia.
  • Altura del útero: cuando el útero permanece demasiado alto puede indicar que hay coágulos dentro, impidiendo su normal contracción.
  • Episiotomía: se valora el estado de los puntos para ver si la cicatrización es correcta y no hay infección.
  •  Lactancia materna: cómo está el pecho, si hay grietas, ingurgitación, cómo son las tomas, si el niño se engancha bien…
  • Situación física y emocional: qué tal está la nueva madre desde todos los puntos de vista y cómo se está adaptando a la situación.

En el bebé

  • Peso: se ve cómo ha evolucionado el peso desde el nacimiento.
  • Color: por si no estuviera suficientemente hidratado o tuviera ictericia.
  • Deposiciones y micciones: que pueden indicar si está haciendo el número de tomas adecuado o si, por el contrario, este es insuficiente.
  •  Cordón umbilical: se examina el estado del cordón para ver si en qué punto está y si se hubiera caído, si ha cicatrizado bien, si está enrojecido…
  • Cuidados básicos: también se informa de los cuidados básicos del bebé sobre los que pueda haber alguna duda: como el baño, el sueño…
Madre dando de mamar a su hijo©AdobeStock

La segunda revisión posparto

La segunda revisión se fija hacia las seis semanas, una vez que pasa la cuarentena. En ella se tienen en cuenta estos aspectos, tal como relata la matrona de ¡Llama a la comadrona!:

  •  Suelo pélvico: “Hasta el mes y medio posparto hay que esperar para valorarlo”, indica María Suárez de Lezo. Así, esta visita es el momento idóneo para examinar si hubiera algún prolapso de cuello de útero o de vejiga o si hay incontinencia de algún tipo.
  • Episiotomía: se valora si hay dolor en la cicatriz y la elasticidad de la piel.
  • Planificación familiar: en esta visita se informa a la mujer de los métodos anticonceptivos de los que puede hacer uso si no quiere buscar un embarazo de forma inmediata. Así, se ve qué tipo de anticoncepción es más adecuado en su situación concreta,  teniendo en cuenta si está dando el pecho o no y otros factores.

Señales de alarma en el posparto

Además de las revisiones rutinarias donde puede comentar sus problemas y sus dudas, la mujer ha de estar atenta en el posparto a una serie de señales de alarma por las cuales tendría que consultar antes de las citas previstas. Son las siguientes:

  • Sangrado excesivo o con mal olor: cuando el sangrado (loquios) es demasiado abundante o tiene mal olor, conviene pedir una cita para valorar qué está sucediendo y paa hacer un cultivo de una muestra.
  • Dolor al orinar: las molestias en la micción son indicativo de una consulta por si hubiera infección.
  • Fiebre alta: una temperatura superior a 38º C en las primeras semanas posparto obliga a consultar para determinar qué está sucediendo (puede ser una infección, una mastitis…).
  •  Inflamación o enrojecimiento de las mamas: durante el proceso de lactancia las mujeres pueden sufrir algunos problemas que, con la ayuda adecuada, se resuelven para continuar amamantando al bebé. Conviene consultar para darle solución cuanto antes.
  • Punto abierto en la episiotomía: a las mujeres que le han practicado episiotomía los puntos se les suelen caer entre la semana y los 10 días. Son puntos que se reabsorben y no suelen dar problemas aunque en ocasiones se puede abrir alguno interior. No es lo común, pero habría que consultar si fuera así.

La importancia del estado anímico

Además de todos los factores físicos que pueden entrar en juego en la recuperación posparto, el estado anímico de la madre es un punto crítico que también se valora en las revisiones del puerperio.

“En la primera revisión, las mujeres no son tan conscientes de su cambio psicológico por el nerviosismo y el cansancio. Es ya en la segunda visita posparto cuando suelen sentirse sobrepasadas por la crianza”, explica María Suárez de Lezo. “Si en ese momento, tras pasar la cuarentena, siguen mal anímicamente es porque tiene un problema en ese sentido. Muchas expresan que se suponía que tenían que estar felices y no lo están. El cansancio excesivo y no estar tan feliz como suponían es normal y no significa que haya una depresión posparto”, aclara.

Las madres recientes se preocupan por una gran cantidad de factores que, en muchas ocasiones, escapan a su control. “Estamos acostumbrados a tenerlo todo controlado y eso no es así con la maternidad”, subraya la matrona. 

Así,  surgen los miedos ante la lactancia materna, ante el peso del bebé, ante esos granitos que le acaban de salir, ante su llanto… hay muchas incertidumbres e inseguridades. “Todas las mujeres sienten en algún momento que todo lo que le pasa a su bebé es porque ella no lo hace bien, todo gira en torno a ella: si no duerme es por su culpa, si no gana peso, es por ella también…  Hay una gran culpabilidad en las madres”, destaca.

En este sentido, las revisiones posparto son una excelente vía para compartir estos pensamientos y para calmar los temores. La matrona podrá detectar si hay algún problema más grave de fondo o si la madre tan solo necesita un poco de apoyo. Por eso es muy importante no saltarse ninguna visita.


© ¡HOLA! Prohibida la reproducción total o parcial de este reportaje y sus fotografías, aun citando su procedencia.