Si te duele la espalda, ten en cuenta tu suelo pélvico

Esas molestias lumbares tal vez te están avisando de que el estado de tu musculatura pélvica está débil. ¿Quieres saber por qué?

por hola.com

Los últimos estudios demuestran una estrecha relación entre nuestra espalda y la pelvis. Si no están alineadas y bien colocadas (espalda recta y pelvis en posición neutra), pueden impedir el funcionamiento correcto de la musculatura del suelo pélvico. Si ésta está debilitada o no está colocada correctamente, puede provocar dolores de espalda.


VER GALERÍA



Por eso es tan importante nuestra postura. Si no queremos tener problemas futuros, deberemos aprender a colocarnos correctamente en nuestra vida diaria: al sentarnos, estar de pie o cuando cogemos peso, por ejemplo.

Y tú, ¿adoptas posturas incorrectas? Las prisas y la falta de atención en nosotras mismas hacen que pasemos por alto qué posturas usamos a diario. Luego puede que nos pasen factura, así que es mejor tomar nota:

- ¡Muévete! No estés mucho tiempo de pie o sentada. Si, por nuestro trabajo o por otros motivos no tenemos más remedio, debemos acostumbrarnos a hacer “pausas posturales” cada cierto tiempo. Por ejemplo, levantarnos del lugar de trabajo y andar unos pasos o estirarnos.

- Suavidad: No realizar movimientos bruscos cuando ni adoptar posturas forzadas.

- ¡Ojo al sentarnos!: No debemos dejar caer la espalda, hay que mantenerla recta y asegurarse de estar sentada sobre los isquiones, que son los huesos que notamos al sentarnos.

La higiene postural, junto con una alimentación sana y el ejercicio adecuado, pueden mantener un suelo pélvico sano que prevendrá problemas futuros como la incontinencia urinaria y el dolor de espalda.

¿Quieres saber cómo ejercitar tu suelo pélvico? Descúbrelo en Centrada en ti de TENA Lady.

Volver a la portada

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie