Céline Dion

Céline Dion y el collar de 'Titanic', una historia de amor que dura 21 años

Fue en 1998, y de la mano de su marido, cuando la artista lució la icónica joya con forma de corazón de la película por última vez

por Mara Mariño

Las calles de París se ha convertido en una improvisada pasarela para Céline Dion durante la semana de la Alta Costura. Sus estilismos exclusivos han colado a la cantante en los primeros puestos de la lista de las invitadas mejor vestidas. Sin ir más lejos, el martes lució un estilismo nupcial que entusiasmó a los seguidores de su estilo que combina el espíritu de Hollywood de la alfombra roja y el toque chic francés. Pero entre tantos diseños de lujo, hechos a medida, también dejó espacio para looks más casuales perfectos para inspirarnos. El de ayer no solo es fiel seguidora de las tendencias de cada temporada, sino que consiguió un sentimiento de nostalgia y que sus fans retrocedieran en el tiempo más de dos décadas. 

VER GALERÍA

En su conjunto firmado por Vetements, combinaba una chaqueta oversize en color gris, con falda y camiseta de la colección Primavera/verano 2020 de la misma firma, una prenda en la que se podía leer "I love Paris Hilton". Además añadió un bolso de Balenciaga con asa de cadena y stilettos negros, creando una mezcla que lo mismo podría funcionar para una jornada en la oficina que para una cita con amigas. Sin embargo, lo más sorprendente de su look era el accesorio final, un colgante azulado. Sí, el mimso que todas recordamos tanto como los fans de Titanic: el Corazón del Mar.

VER GALERÍA

O, al menos, una interpretación que Demna Gvasalia, director creativo de Vetements, quiso hacer para la próxima temporada inspirada en la joya de ensueño. Un accesorio que sacó en la pasarela con la misma camiseta que escogió la cantante. El colgante original, un zafiro con firma de corazón rodeado de diamantes, creado por Asprey & Garrard para la película -inspirándose en un collar de la realeza francesa, que llevaba un auténtico diamante azul que estaba incrustado en la corona de Luis XVI-, se puso a la venta en una subasta benéfica siendo vendido por más de un millón de euros.

VER GALERÍA

La propia Céline tuvo la suerte de lucirlo hace más de 20 años. Y es que en 1998, en la 70ª edición de los Premios Oscar, la cantante acudió con el colgante original. Un detalle que tenía más cabida que nunca en el evento, ya que fue el año en el que la obra de James Cameron se hizo con 11 galardones, incluyendo el de mejor banda sonora, algo que corrió a cargo de la voz de la artista. My heart will go on, canción que interpretó en el escenario de los premios del cine de aquel año no solo se convirtió en el himno de la película sino uno de los mayores éxitos de la cantante. Si según la ficción, es una joya única en el mundo y una de las piezas más icónicas del cine, está claro que solo Céline podría llevarla con tanto estilo y significado.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie